Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Opinión: dejad en paz a Raúl

Se levanta la polémica por la presencia de Raúl en un acto del Barça en Nueva York

Acto de Raúl con el Barcelona (Mundo Deportivo)

Hoy me he quedado estupefacto al ver como los noticieros deportivos dedicaban la mayor parte de su tiempo a cuestionar la aparición de Raúl González  Blanco en un acto del Fútbol Club Barcelona. Y prácticamente nada de ese tiempo se ha invertido en señalar que su presencia se debía a que es el embajador de la Liga en Estados Unidos, es decir, a que estaba haciendo su trabajo. Es un dato que conviene obviar, para aprovecharse del morbo y generar polémica en torno a una figura mediática.

De este modo estamos ante la absurda injusticia de cuestionar el madridismo de uno de los iconos más importantes en la historia del Real Madrid. Por tanto, se insinúa que Raúl profesa una simpatía especial hacia el Barça, sin que le tiemble la voz a ninguno de esos “periodistas”. Para reforzar este argumento se insiste en que, en dicho acto, Raúl le dio un abrazo a Hristo Stoichkov, ex-jugador culé y declarado antimadridista. O visto de otra manera, se supone que es un mal ejemplo que, dos leyendas del fútbol mundial, se demuestren cariño y respeto.

Raúl se ha convertido en un símbolo para el madridismo, entre otras muchas cosas, por su entrega en los partidos contra el eterno rival, donde se le ha visto marcar gol con una brecha en el ojo, o silenciar al Camp Nou tras empatar un partido en los últimos minutos. Este último gesto, o la vez que cantó el himno del Barça acabando con la palabra m*****, siempre han sido condenados por el propio jugador, ya que no los considera propios de un comportamiento adecuado. Pero es un hecho, que también los considera un error porque se dejó llevar por sus sentimientos, esos que a estas alturas se quieren poner en duda.

He de admitir que a mi también se me hace extraño ver a Raúl al lado de personajes como Ronaldinho, Stoichkov o Bartomeu bajo el escudo del Barça, aunque no deja de ser una imagen que no debería llevarse más lejos de lo que es una curiosidad o una anécdota.

Pero esta claro que la prensa deportiva ya no distingue la pasión del amarillismo, y que prefiere vender como mala la actitud de Raúl, por no odiar a sus rivales o por no buscar el regocijo en las derrotas de los demás. O lo que es lo mismo, por no comportarse nunca como un perdedor.


@simonnieve

Con la tecnología de Blogger.