Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

El campeón debuta con victoria (101-90)

Triunfo madridista en la apertura de la temporada en la Liga Endesa. Hunter y Ayon, los más destacados

Smith lanzando a canasta (Unicaja)

Liga Endesa-J1

Real Madrid101
Unicaja90
Ficha técnica
Real Madrid (26+31+14+30): Llull (14), Fernández (5), Maciulis (6), Randolph (2) y Ayón (16) -quinteto inicial-, Draper (5), Nocioni (3), Doncic (6), Reyes (13), Carroll (14), Hunter (12) y Taylor (5).

Unicaja (24+26+23+17): Lafayette (5), Nedovic (13), Waczynski (5), Suárez (12) y Musli (14) -cinco titular-, Okouo (-), Fogg (6), Díaz (6), Díez (11), Smith (6), Brooks (12) y García (-).

Árbitros: Martín Bertrán, Carlos Cortés y Jordi Aliaga. Eliminaron a Brooks por faltas personales (min 36.30).

Incidencias: Partido inaugural de la temporada 2016-2017 de la Liga Endesa disputado en un casi lleno Barclaycard Center.
Hablar de un Real Madrid-Unicaja, es hablar de un clásico ya de nuestra liga que ha servido para dar el pistoletazo de salida a una nueva temporada de la Liga Endesa. Y qué manera de comenzar, un partido de altos vuelos dignos de dos auténticos equipazos que están señalados a estar entre los cuatro primeros de la clasificación. El partido se ha resuelto en los últimos minutos por un Real Madrid que sacó a pasear su rodillo aprovechándose de la situación de Unicaja, con problemas de faltas, muy desgastados fisicamentes y con poco acierto que hizo que no pudiesen aguantar el ritmo. Al final, victoria de los vigentes campeones de liga por 101-90.

Desde el salto inicial el Unicaja mostró su juego, ese que van a ver sus seguidores durante todo un año, mucho tiro exterior debido a la calidad de sus jugadores y atacando el rebote ofensivo, y no comenzaron mal, pues pronto se pusieron ocho arriba con un 6-14. Llull mantenía a los campeones con sus canastas, pero estaba muy solo. La entrada de Othello Hunter al parquet sirvió para que el Real Madrid cerrase el rebote, ganara confianza y abriese un agujero en la zona, que ha sido aprovechado por los blancos durante todo el partido con constantes Pick and Roll ayudados de la pasividad defensiva de los malagueños. Así, con un duelo de altas espadas se llegaba al final del primer cuarto con un 26-24.

Con el comienzo del segundo cuarto, un buen parcial local, siempre apoyados en la zona y un notable tiro exterior comenzó a poner diferencias. Foog, el nuevo base de Unicaja y uno de los llamados a ser líderes de los costasoleños sufría al subir la bola con la defensa de Draper y eso se notaba en el electrónico. En este segundo cuarto los blancos se llegaron a ver diez arriba, pero un tiempo muerto de Plaza, y dos triples posteriores de Carlos Suárez volvieron a dejar la diferencia en solo cuatro puntos. Con la bocina señalando el descanso, el marcador reflejaba lo que parecía más bien un partido de NBA, 57-50, un partido casi sin defensa donde los blancos, normalmente, salen vencedores.

Pero si en algo se caracterizan los equipos de Plaza es por su carácter, por no arrojar nunca la toalla, por querer competir hasta el final y por no bajar los brazos. El Unicaja comenzó el tercer cuarto como había empezado el partido, con una oda al baloncesto en ataque, con un equipo de pocos centímetros, con Brooks de 5, que dejó muy buenas sensaciones y con un ataque un poco alocado pero eficaz. Todos los jugadores verdes anotaban y Laso no sabía muy bien cómo pararlos. Con todo esto, el Unicaja se fue ganando a la batalla de los últimos diez minutos con una corta ventaja, 71-73, pero que le permitía soñar con una proeza.

Todo parecía salir como Plaza queria, pues al comienzo del último cuarto, un triple de Alberto Díaz aumentaba la diferencia de los malagueños. A continuación vinieron varios ataques desafortunados de ambos equipos que no movieron el marcador, hasta que la perla eslovena, Luka Doncic, con toda esa calidad que desprende le dió por anotar un triplazo, ajustó el marcador, y justo después dos “bombas” más de Carroll y Taylor volvieron a poner al Real Madrid por delante. Se puede decir que este fue el punto de inflexión del partido, pues aunque Plaza paró la sangría, el Unicaja no volvió a ser el que era, el Madrid olió sangre y terminó de matar a su rival. Brooks, uno de los mejores de los verdes, cometió su quinta falta personal, Plaza se la jugó con Suárez de 5, al Unicaja no le salía nada y el Real Madrid cerró el partido al contraataque. Al final, victoria de los locales por un 101-09


@Jalberto1997



Con la tecnología de Blogger.