Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Un ''proyecto'' de 90 jugadores

Raúl Agné es el sexto técnico de un Zaragoza por el que han desfilado 90 jugadores desde el 1 de julio de 2013

Ángelo Henríquez, un prometedor delantero chileno, fue uno
de los absorbidos por el Real Zaragoza
“XXX será el encargado de dirigir la nave blanquilla en un nuevo intento de regresar a Primera División”. Ya parece una frase cíclica cada año. No en vano, ya es costumbre que se lea dos veces por temporada en la capital del Ebro. Así las cosas, desde la llegada de Agapito Iglesias (prometemos no volver a citar este nombre) en 2006, solo Víctor Fernández, Marcelino García Toral y Manolo Jiménez han completado una temporada de principio a fin. Los resultados fueron diversos: Víctor clasificó al equipo para la Copa de la UEFA, Marcelino lo subió a Segunda y Jiménez lo descendió. 

Centrémonos en esa época desde el descenso de 2013. Paco Herrera tomó las riendas de una SAD abocada a la ruina gracias a Jesús García Pitarch. Tras perder 3-0 en Jaén y con su destitución más que decidida, salvó el match ball y aguantó hasta marzo. Víctor Muñoz resurgió como el Ave Fénix el día que se cumplían 10 años del Galacticazo de Montjuic. El zaragozano lo mantuvo en Segunda, no era tarea sencilla, y siguió al frente mientras buitres comisionistas, alemanes y mexicanos apuraban los restos del Real Zaragoza. En noviembre, y a un punto de playoffs con un equipo hecho en dos semanas, fue destituido para apostar por Ranko Popovic. El serbio estuvo a seis minutos en 2015 de subir pese a cosechar 4 victorias en los últimos 19 partidos de liga regular. Ranko aguantó dos ultimatums la siguiente temporada, la 15/16, pero recibió la carta de despido como regalo de Navidad. Él y Martín González. Llegó Narcís Juliá y apostó por Lluís Carreras. El catalán es el que mejor estadística de puntos tiene, poco más del 50%, pero un trágico final fue su tumba. La historia de Milla ya nos la sabemos.

Los 90 jugadores

Arriba: José Mari, Cortés, Paglialunga, Álvaro, Leo Franco
y Paredes. Debajo: Montañés, Abraham, Roger, Luis García
y Víctor Rodríguez
¿Y qué pasa con los jugadores? La lista no es, ni mucho menos, corta. Tras el debut de José Enrique hace dos semanas, son 90 jugadores los que han defendido la camiseta desde aquella derrota 1-3 ante el Atlético de Madrid que certificó el descenso a Segunda División. 90 jugadores que podrían ser más si el Zaragoza ficha un sustituto de Cezary Wilk. 90 jugadores en 3 temporadas y unas pocas jornadas. Desde centenarios como Rico hasta canteranos con apenas minutos disputados como el ruso Antón Shvets o el alcañizano Álvaro Meseguer. De esos 90, ¡¡90!!, 15 son defensas centrales y 19, mediocentros, como posiciones más destacadas. Además, han desfilado por el túnel de vestuarios 7 porteros, 7 laterales derechos, 7 laterales zurdos, 11 extremos, 12 mediapuntas y 13 delanteros. Noventa jugadores que han servido para una permanencia apurada, quedarse a 7 minutos de Primera, firmar la mayor humillación en 84 años de Real Zaragoza y, de momento, ir 15º en Segunda. Y no se han tenido en cuenta canteranos como Pablo Moreno, Raúl Guti o David Subías que han completado convocatorias sin llegar a debutar.

El proyecto imposible

El Real Zaragoza 14/15, hecho en 2 semanas, ha sido el que
más cerca ha tenido la gloria
No cabe en la mente de ningún director deportivo (que, por cierto, van 3) planificar un proyecto a largo plazo de esta manera. Pero, ¿era posible crear un proyecto continuista? Veamos: De 31 futbolistas utilizados en la 13/14, solo siguieron 3 jugadores de la primera plantilla: Pablo Alcolea, José Fernández y Javi Álamo, más los del filial como Whalley, Tarsi o Tierno. Como detalle, 6 de esos 31 ya están retirados. La urgencia con la que Martín González confeccionó la plantilla 14/15 provocó que muchos fueran cedidos y se diera paso prematuramente a algunos canteranos, como el delantero David Muñoz, ahora en el filial del Málaga. Tras quedarse a 7 minutos de subir, 11 futbolistas siguieron ejercitándose en las instalaciones de la carretera de Valencia. Sobre el resto, la continuidad era prácticamente imposible por rendimiento futbolístico, tanto positivo (Borja Bastón o Willian José) como negativo (Lolo o Tato), o por cuestiones económicas (los citados anteriormente José Fernández o Javi Álamo).

La plantilla que Martín González diseñó para el Real Zaragoza 2015/2016 fue la más cara en cuanto a límite salarial. Llegaron 11 jugadores nuevos, a los que hay que añadir los 6 fichajes de invierno ya con Narcís Juliá. El resultado, ya saben, lo de Llagostera, y tal… ¿Cuántos podrían continuar tras esa hecatombe? Pocos, desde luego. Ocho para ser exactos: Cabrera, Wilk (tampoco tuvo mucha culpa el chaval), Ángel, Ros, Lanzarote, Isaac, Dongou y Erik Morán. Para la presente 16/17 han llegado 12 futbolistas nuevos, más los que han aportado desde el Deportivo Aragón. En junio sabremos cómo acaba la película.

La inestabilidad del Real Zaragoza ha sido total, desde el banquillo, pasando por el césped y llegando hasta el palco. Los desastres deportivos han propiciado el tránsito de jugadores, la mayoría sin pena ni gloria, e imposibilitado la continuidad de un proyecto. Cada verano ha sido necesaria una reforma íntegra del vestuario y, con los cambios en todas las estructuras, también ha sido imposible generar una cantera de la que echar mano cuando sea posible. Y menos mal que tenemos a Cani y Zapater para ponernos un nombre en la camiseta.





Con la tecnología de Blogger.