Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Dirk Nowitzki regresa y Harrison Barnes le da a los Mavs su segundo éxito al hilo (90-88)

Con el retorno del emblema de la franquicia, Dallas pudo superar a unos Clippers que sufrieron notables bajas por 90-88. El alemán aportó 17 puntos y 4 rebotes en 15 minutos de juego



Tras una ajustada victoria en Portland -apenas la segunda fuera del American Airlines Center- los Mavericks viajaron a Los Ángeles para enfrentarse a unos Clippers que no contaron con Chris Paul y Blake Griffin, los dos titulares que en los últimos playoffs también fueron perjudicados por las lesiones. En un intenso y parejo encuentro, la noticia principal fue el regreso de Dirk Nowitzki a las canchas luego de casi un mes de inactividad. La superestrella de Dallas estuvo bajo una restricción de minutos y sólo jugó 15 minutos en el partido, todos en la primera mitad. Para nada le afectó a Nowitzki tanto tiempo fuera de acción. El alemán tuvo un brillante segundo período y anotó en ese cuarto la mayoría de sus 17 puntos finales. Con el pick-and-roll como principal arma ofensiva de los Mavs con Nowitzki en cancha, el alemán le sacó el mayor provecho a los desemparejamientos y con varias canastas a distancia logró un efectivo pasaje de juego. Sin embargo, Austin Rivers cerró la primera mitad con un triple sobre la chicharra que le terminó dando la ventaja parcial a los Clippers por 51-50.

Reanudada la acción, en el tercer cuarto los Mavs ya no contaron con Nowitzki y el partido se les hizo cuesta arriba. Los Mavericks vieron cómo sus porcentajes de campo bajaron debido a su ineficacia desde larga distancia y no pudieron construir una sólida ventaja. Por el lado de los Clippers, quienes brillaron fueron los sustitutos, entre ellos Jamal Crawford. El veterano se cargó la ofensiva del conjunto angelino y mantuvo a su equipo en la delantera sobre gran parte de la segunda mitad. Sin embargo, los Mavs siempre se mantuvieron al acecho y sobre el final recurrieron a Harrison Barnes en el costado ofensivo. El alero tuvo una efectiva noche ofensiva y fue determinante en las últimas posesiones. Con el partido empatado, DeAndre Jordan tuvo en sus manos la posibilidad de darle a los Clippers una mínima ventaja, pero desperdició dos tiros libres que le dieron un aire renovado a Dallas. En el otro costado, con el reloj de posesión casi sobre el final, Barnes ejecutó un movimiento individual frente a la dura defensa de Luc Mbah-a-Moute que le dio la ventaja final a los Mavericks y la victoria definitiva, concluyendo así con 24 puntos.


Con dos importantes triunfos consecutivos en condición de visitante ante rivales de peso y con Barnes como principal figura ofensiva, los Mavs ya no están en soledad en el último puesto del Oeste y, el lunes próximo, buscarán un tercer éxito seguido en New Orleans cuando visiten a los Pelicans, un rival que también está en la zona baja de la conferencia. Los Clippers, por su parte, juegan su siguiente partido el día de Navidad ante los Lakers.


@Joacocarrascal


Con la tecnología de Blogger.