Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

En el Oeste manda Golden State y los Clippers siguen sin levantar cabeza (115-98)

Golden State jugó con la desesperación de unos Clippers que nunca tomaron la iniciativa de un partido marcado por el ritmo defensivo. Curry (19P,4R,6A,7RO)fue el mejor del partido incluso fallando los ocho triples que intentó



Tras la derrota frente a Indiana, los chicos de Doc Rivers entraban en el Staples Center con la idea de redimirse y reencontrarse con el juego que desplegaron al comienzo de la temporada regular, y ¿qué mejor rival para hacer sonreír a tu público que Golden State? Por su parte, los de Oakland llegaban a Los Ángeles después de endosarle 142 puntos a Indiana, parece que Kerr ya ha terminado de ajustar los engranajes de la franquicia.

El primer cuarto (37-19) fue un reflejo fiel de lo que iba a deparar el partido, y los 36 minutos restantes fueron un baile que sólo disfrutaron los visitantes ante la mirada impasible de los angelinos. Los Clippers nunca supieron atacar la defensa polivalente de los Warriors y sufrieron mucho bajo el aro a causa de un Draymond Green (22P, 5R, 4A) que dejó su mejor marca de la temporada estampada en la pintura del Staples. Curry (19P, 4R, 6A, 7RO) sumó su segundo partido de la temporada sin anotar desde más allá de 7,25, pero el base de la parte fea de San Francisco sacó a relucir su juego interior y habilidad defensiva  e igualó su mejor marca en cuanto a robos (7). Durant (16P, 8R, 7A) y Thompson (24P, 4R, 3A), y un 50% en T3 con 6/3, secundaron el ataque de los Warriors.


Crawford (21P) y Paul (15P, 6R, 5A) fueron los únicos que supieron leer el partido e imprimirle el ritmo que necesitaba, pero no fueron suficiente. Su banquillo miraba impasible los cambios defensivos planteados por Golden State y la superioridad ofensiva bajo el aro de un equipo que sigue jugando sin pivot titular. 32-15 es quizás la mejor manera de resumir lo que esta madrugada pasó en el Staples. Las asistencias son el reflejo de la química de un equipo, y aquí tampoco hubo rival para los Warriors. 

Los Ángeles recibirán ahora al equipo de Nueva Orleans (tres derrotas consecutivas), que parece el rival perfecto para recuperar la tendencia positiva. Por su parte, Golden State viajará hasta Utah para verse las caras con Hayward y los suyos. El Oeste queda así más diferenciado, con San Antonio como única franquicia capaz de seguirle el ritmo a los Warriors.


@Eugenio_Juan


Con la tecnología de Blogger.