Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Sevilla FC 4-1 Málaga CF: El Sevilla liquida al Málaga con cuatro goles en diez minutos

Dos goles de Vietto y otros dos de Vitolo y Ben Yedder acabaron con un Málaga valiente al principio del encuentro


LaLiga Santander- Jornada 16

Sevilla4
Málaga1
Ficha técnica
Sevilla: Sergio Rico; Mercado (Kolodziejczak, m.46), Nico Pareja (Kranevitter, m.46), Rami, Sarabia; N’Zonzi, Iborra, Nasri; Vietto, Ben Yedder (Diego González, m.67) y Vitolo.

Málaga: Boyko; Miguel Torres, Llorente, Villanueva, Ricca (Recio, m.46); Rosales, Fornals, Camacho, Juankar (Chory Castro, m.64); Juanpi (Ontiveros, m.46) y Sandro.

Goles: 1-0, Vietto (m. 25); 2-0, Vietto (m. 28); 3-0, Ben Yedder (m. 34); 4-0, Vitolo (m. 35); 4-1, Sandro (m. 63).

Árbitro: Carlos Clos Gómez (Comité Aragonés). Expulsó por doble amarilla al sevillista Rami, en el minuto 61, primero por hacer una falta a Juankar y seguidamente por protestar. Además, amonestó a los locales Nico Pareja (m.29) y N’Zonzi (m. 57); y a los visitantes Ontiveros (m.71), Rosales (m.82) y Mikel (m.92). También mostró cartulina amarilla al técnico sevillista, Jorge Sampaoli.

Incidencias: Sánchez Pizjuán (30000 personas).
Nueve meses son muchos sin ganar fuera de casa. Eso es tan verdad como que después de las cenas navideñas le vamos a coger miedo a pasar por la báscula del baño. Porque el Málaga tuvo en la noche de ayer la oportunidad para dar un golpe en la mesa y ya de paso dar una alegría a todos esos valientes aficionados blanquiazules que desafiaron a la lluvia y al frío para animar a su equipo. Pero no mostró la actitud necesaria para sacar algo positivo del Sánchez Pizjuán, un auténtico fortín y que pocos equipos se han atrevido a plantar cara a Sampaoli y a sus jugadores en sus visitas a Nervión
.
El Málaga comenzó el choque intentado presionar la salida del balón del Sevilla, con una alineación de cinco defensas, con la cual Juande Ramos intentó la proeza de que los hombres de Sampaoli se vieraon con el balón en los pies pero sin posibilidad de mirar a portería. Cierto es que lo logró en el primer tramo de partido, aunque a partir del minuto 25 el castillo de naipes impuesto por Juande se vino abajo con un arrebato de locura de la delantera sevillista. Cuatro goles como cuatro soles desarbolaron por completo a los blanquiazules (amarillos en este caso).

Antes de que Boyko quisiera coger el autobús sin mediar palabra, Fornals tuvo la primera oportunidad reseñable del encuentro, con un disparo que se salió por poco de la portería defendida por el joven guardameta de Sergio Rico. Y después llegó la enajenación mental de los delanteros vestidos de blanco. Los dos primeros tantos fueron de Vietto, ese jugador cedido por el Atlético de Madrid y que está asombrando a medio mundo. El primero de ellos gracias a un excepcional pase de N' Zonzi y el segundo más de lo mismo pero esta vez con un jugadón de Vitolo (anoten el nombre de este chico) y a cuyo disparo no acertó a despejar Boyko. El balón le cayó al argentino y doblete en dos minutos. Y justo cuando se intuía una cierta reacción del Málaga, llegó un nuevo gol para llevar a la grada del Pizjuán al delirio y a la felicidad más absolutas. Esta vez fue Ben Yedder, que aprovechó un pase de Nasri, tocado con una varita en los últimos partidos, para empujar nuevamente la pelota a la red ante la pasividad de la zaga malaguista. No le dio tiempo al Málaga ni de sacar de centro cuando se encontró con otro gol. Y adivinen de quien. Pues claro de Vitolo, quién va a ser. Buena jugada en conjunto del Sevilla, pase de Vietto, tanto del canario y pchoque más que finiquitado con 55 minutos por disputarse.

Llegó el tiempo de descanso y la gente que se encontraba en Nervión dudó si comerse el bocadillo en el estadio o irse a su casa, abrir la cesta de navidad y cenar con la chimenea puesta mientras veían ganar claramente a su equipo. Inexplicablemente se quedaron, aunque la disputa segunda parte bien podía haberse evitado. Esa es la verdad. Tanto Juande como Sampaoli realizaron un doble cambio en los vestuarios. Pero ni por esas el partido varió su rumbo. Incluso fue el Sevilla el que se atrevió a ir a por el quinto tanto.

Pasaban los minutos y no ocurría nada en ninguna de las dos áreas. Hasta que Rami fue expulsado por cometer una falta a Juankar y seguidamente por protestar airadamente al árbitro. Roja y a la ducha antes de tiempo. Pero claro, Sandro no podía irse de Sevilla sin dejar su sello de calidad. Marcó un golazo de falta directa, con Sergio Rico haciendo la estatua.

Puede ser verdad ese dicho que de los sueños se vive. Sin embargo, los jugadores del Málaga veían una losa muy importante cada vez que miraban al luminoso. Así las cosas, los jugadores sevillistas fueron listos y no dejaron que el Málaga les arruinase las cenas con la familia y siendo tema de conversación en esta época de regalos y compromisos con la familia. Clos Gómez pitó el final y todos los ahí presentes se fueron más contentos que unas castañuelas, salvo el nutrido grupo de boquerones que intentarán olvidar estos diez minutos fatídicos en los que su máximo rival machacó a los pupilos de Juande Ramos. No obstante, este entendible enfado se ocultará cuando se pase por la báscula el siete de enero.




Con la tecnología de Blogger.