Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

UD Las Palmas 1-0 Real Sporting: El Sporting se hunde en Las Palmas

Un gol de El Zhar fue suficiente para ver como la imagen de los asturianos se diluía desde el minuto 1


LaLiga Santander-Jornada 17

Las Palmas1
Sporting0
Ficha técnica
UD Las Palmas: Javi Varas; David Simón, Lemos, Bigas, Dani Castellano; Roque Mesa; El Zhar (Tana, min. 78), Vicente, Gómez, Jonathan Viera, Mateo García (Momo, min. 69); y Prince Boateng (Livaja, min. 89).

Sporting de Gijón: Cuéllar; Douglas, Lillo, Babin (Afif, min. 65), Meré, Canella; Carmona (Rubén, min. 75), Xavi Torres, Sergio Álvarez, Víctor Rodríguez; y Duje Cop (Viguera, min. 60).


Gol: 1-0, min. 55: El Zhar.


Árbitro: José Luis Munuera Montero (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Momo (min. 74) y Tana (min. 84), y a los visitantes Xavi Torres (min. 60), Meré (min. 85) y Lillo (min. 88).


Incidencias: partido de la decimoséptima jornada de LaLiga Santander disputado hoy en el Estadio de Gran Canaria ante 21.710 espectadores.
A pesar de toda la esperanza puesta en este partido por todos y cada uno de los sportinguistas, se cumplió el pronóstico marcado: victoria tranquila y cómoda para un equipo local que no hizo más porque la suerte no le acompañó lo suficiente.

Los de Setién empezaron el encuentro con una fuerza envidiable para cualquier equipo de primera división, y más aún para un Sporting que no sabe qué hacer para aparecer en los encuentros. De no ser por el portero rojiblanco, el 'Pichu' Cuéllar, el equipo visitante habría encajado dos goles en los primeros minutos. Sin duda, el cancerbero fue el mejor del encuentro, si es que se puede destacar a alguien del bando gijonés.

El primero en intentarlo fue Boateng. Un tiro cruzado que terminó salvando el extremeño con cierta facilidad. Después, apareció él, el que tenía que aparecer: Viera. Una falta directa que, de no ser por los buenos reflejos del portero, habría terminado siendo, probablemente el mejor gol de la jornada, y la parada no pudo ser menos: medida, perfecta. Sin duda, es de esas faltas que dejan a todo el público asombrado. De las pocas jugadas interesantes que hubo en el partido de hoy.

Tan sólo un minuto después, le llegó el turno a Mateo, que tampoco estuvo acertado de cara a portería. El tiempo pasaba, el Sporting intentaba defender y Las Palmas disfrutaba del bonito fútbol que hace.

Siendo justos y sinceros, el equipo asturiano tuvo segundos de lucidez. Y fueron segundos porque no cabe duda de que fue un partido sin consistencia alguno para el conjunto de Abelardo. Llegó a ''controlar'' el vendaval amarillo como podía, pero estaba claro que, de seguir así, los tres puntos se quedarían en las islas.

Y como no podía ser de otra manera, el árbitro decretó el final de los primeros cuarenta y cinco minutos con un equipo local pletórico, sabiendo a lo que jugaba, y con un Sporting ''contento'' por haber podido mantener el resultado inicial.

Pero llegó la segunda parte, y los visitantes no pudieron parar ya a los locales. Intentaron desesperadamente presionar un poco al rival en su área, pero fue el mayor error que pudieron cometer: Las Palmas marcó y los hundió. Fue un golpe anímico, no sólo para los jugadores, si no probablemente también para la afición. Meré, jugador queridísimo por la grada gijonesa cometió uno de sus primeros errores desde que llegó al primer equipo del cuadro asturiano. Fue Boateng el encargado de mandar un centro a El Zhar, y el joven central asturiano la despejó mal, casi encajando un gol en propia puerta. Cuéllar rechazó, y el balón cayó de nuevo en los pies del marroquí. Lillo intentó sacarla de la portería, pero ya no había vuelta atrás... ¡Por fin llegaba el merecido gol de Las Palmas!

Es justo decir que los de Abelardo lo intentaron, pero sin ilusión, sin ganas, sin fuerza. El único que quiso tirar un poco del equipo fue Carmona, pero todos sabemos que uno sólo no puede con todos. Fueron apenas unos minutos en los que el 19 del Sporting logró enviar un tiro al palo. Pero fue entonces cuando la realidad llamó a la puerta para quedarse.

Y así se terminó el partido, con sonrisas, y lágrimas. La felicidad local por ver como su equipo se acerca a Europa se contrapone a la imagen de un sportinguismo sin ilusión y con la impotencia de ver a su equipo hundido, sin posibilidad visible de retorno.

Con la tecnología de Blogger.