Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Málaga 0-1 Espanyol: Piatti se aprovecha de la falta de pólvora blanquiazul

El gol del argentino en la primera parte le valió a los pericos para llevarse los tres puntos de la Rosaleda


LaLiga Santander-Jornada 21

Málaga0
Espanyol1
Ficha técnica
Málaga: Kameni, Rosales, Luis Hernández, Demichelis, Juankar, Camacho, Pablo Fornals, Javi Ontiveros (Duda 71´), Juanpi, Castro (Keko 65´), Santos (Charles 59´).

Espanyol: Diego López, Aarón, David López, D. Reyes, Navarro, Javi Fuego, Jurado, Piatti, J. Reyes (Caicedo 73´), H. Pérez (Marc Roca 61´), Gerard Moreno.

Goles: 0-1 Piatti (17´)

Arbitro: Ocón Arraiz amonestó con amarilla a H. Pérez, Piatti, Diego López por parte del Espanyol y Demichelis por parte del Málaga.

Incidencias: La Rosaleda

Tres puntos de veintiuno posibles. O lo que es lo mismo, siete partidos sin ganar. Ese es el pobre balance de los jugadores del Gato Romero hasta ahora. La distancia de nueve puntos con respecto al descenso puede ser algo a lo que se pueda agarrar la afición del Málaga. Pero ojo con el exceso de confianza, que cosas más raras se han visto. El Málaga fue tan superior durante todo el choque que resulta difícil de creer que el resultado acabara 0-1. Un par de llegadas peligrosas y un gol. Máxima eficacia de los pericos. Eficacia de la que carece la plantilla malaguista. Muchas oportunidades y muchas llegadas al área rival pero cero goles. Y es que en el fútbol ganas si metes el gol en la portería. Así de simple.

Buen ambiente y mejor tiempo el que hacía en la Costa del Sol justo al comienzo del partido. El día parecía que iba a tener muchas horas de sol y claridad, ya que los jugadores blanquiazules salieron a morder desde el primer minuto de partido. Sin especulaciones. Michael Santos tuvo la primera ocasión clara. Sin embargo, su mal control le impidió quedarse sólo ante Diego López, que parece que está viviendo una segunda juventud. Ritmo e intensidad la que marcaba el Málaga en los primeros compases del partido. El Espanyol, por su parte, esperaba su oportunidad. Sin desesperarse, que el gol llegará, pensaría Quique Sánchez Flores desde su área técnica. Y vaya si llegó. Tras un paradón de Diego López a un tiro a bocajarro de Juanpi y un balón que sacó Diego Reyes prácticamente desde la línea de gol, Piatti cogió el balón y chutó desde casi la sala de trofeos. El bote despistó a Kameni y 0-1 en el marcador. Ver para creer. El Málaga no bajó los brazos y le puso empeño. Pero no se cantó gol en la grada en ningún momento. La gente que asistió a La Rosaleda se impacientaba. Una ocasión tras otra y su equipo seguía por detrás en el marcador. Descanso y tiempo para la cerveza o el refresco.

Y como era de esperar el inicio de la segunda parte fue igual que el de la primera, a excepción de que más de uno no había comido nada durante el desayuno. Porque los jugadores a las órdenes del Gato Romero salieron con fuerzas renovadas para intentar remontar. Los primeros compases tras el descanso se sucedieron los córners y alguna otra llegada sin aparente peligro por parte de ambos conjuntos. Algún jugador del Espanyol seguro que no vio en toda la mañana el nuevo diseño de la pelota para esta campaña. Cosas del markéting. A los quince minutos de la reaunudación, Camacho lo intentó con un cabezazo que se fue a córner. El balón rediseñado a principios de temporada no quería entrar. Y así es muy complicado. Gato Romero metió a Charles para buscar el gol. Más pólvora. Pero si en el fútbol es una verdad universal eso de que para ganar tienes que marcar, no lo es menos esa teoría que dice que muchos delanteros sobre el verde no te aseguran el gol. Las dos normas se cumplieron a medida que pasaban los minutos. Más delanteros y menos defensas. Y el Espanyol a lo suyo, sin sufrir en exceso, exceptuando los últimos diez minutos, en los que el Málaga se volcó, más si cabe, sobre el área perica. Una preciosa chilena de Charles que sacó Diego López fue la última ocasión de que el Málaga pudiera rascar algo de esta soleada mañana de febrero.
El árbitro pitó el final y el espeto de sardinas esperaba. Pero no son días especialmente felices para nadie que siga la actualidad del conjunto blanquiazul. La tranquilidad de mitad de la tabla es la protagonista, pero hará mal el Gato Romero en confiarse demasiado. Porque si los que están por debajo tuyo ganan y tú pierdes, la cosa pintará bastante mal.




Con la tecnología de Blogger.