Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Los Knicks dan la sorpresa y vencen a los Spurs en el Madison (90-94)

25 puntos de Carmelo permitieron a los Knicks remontar a los Spurs para ganar (90-94) un partido en el que Willy (segunda titularidad en su carrera) volvió a mostrar su potencial (12+9)



Lo hemos dicho algunas veces: a poco que a Carmelo, que este año está de dulce, le acompañe el equipo, los Knicks pueden estar peleando por el play off. Ahora lo tienen a tres victorias, margen recuperable en el este, después de ganar un partido muy complicado a unos Spurs que se atragantaron al final del encuentro y donde sigue sin estar Pau Gasol. En los Knicks, después de cuatro derrotas seguidas como local, se necesitaba un partido redondo para volver a creer. Fue este.

Victoria más que necesaria para los Knicks. Primero por la entidad del rival, segundo por el buen juego de los Spurs (36 puntos de Leonard y 15 de Aldridge) y tercer y fundamental porque los Knicks fueron un equipo, una suma de jugadores que aportan cosas. Básicamente defensa porque cara a cara es complicado ganar a los Spurs. Y entre todos esos “sumadores” uno muy especial: Willy Hernangómez. Segundo partido en su carrera como titular y segundo partidazo del español. En el primero, 15+14, en este 12+9 pero una aportación en intangibles en ambas pinturas determinante.


Con esos mimbres los Knicks pudieron plantar cara. Sobre todo cuando vieron como los Spurs ponían el partido a su favor (42-48) al descanso; más que por la renta (en realidad chica) por los precedentes, porque Carmelo llevaba sólo cuatro puntos y porque los texanos estaban mostrando su potencial. Cualquiera en ese momento hubiera apostado por una derrota de los Knicks. Ocurrió que el equipo se rehízo, sostuvo con su defensa (17 puntos en contra) la aportación, ahora sí, ofensiva de Carmelo que apareció cuando lo hacen las estrellas.  Mantuvo a su equipo en el partido, metió al Madison en el mismo y ofreció “esperanza” al equipo, que terminó por ser clave en el choque.

Pese a todo el partido llegó apretado a los dos últimos minutos: 86-84. Sin embargo, esta vez no hubo miedo. Una canasta soberbia a aro pasado de Willy recordó a los Knicks que los Spurs son humanos. New York se lo creyó, apretó su defensa como pocas veces se les ha visto y mantuvo esa mínima renta de cuatro puntos (seis al final) hasta el pitido final para devolver la esperanza a un Madison que venía de vivir situaciones convulsas. ¿Espejismo? ¿O realmente pueden mantener este nivel los Knicks?


@AndresSisoOne


Con la tecnología de Blogger.