Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Alemania 1-0 Inglaterra: Despedida soñada para Podolski

Partido aparentemente intrascendente que pasará a la historia por ser el último en el que veremos lucir a Lucas Podolski la elástica y el brazalete de capitán de la selección bávara. Marco el gol que dio la victoria a su equipo. Inglaterra que protagonizó llegadas con mayor peligro y dominó el encuentro no obtuvo el premio del gol

Encuentro amistoso jugado en el Signal Iduna Park de Dortmund que sirvió como despedida a un jugador que lo ha dado todo por su país, Lucas Podolski. A sus treinta y un años deja la selección para dar paso a una nueva generación de jóvenes talentosos. Pero la deja a lo grande. Antes de que comenzara el choque dieron un discurso y proyectaron un video conmemorativo con imágenes suyas que lo emocionaron. Estaba claro que sería su noche independientemente de lo que sucediera en el partido.

Dio comienzo el juego, el cual se perderían grandes jugadores de ambos combinados pensando más en los compromisos de clasificación para el mundial como es el caso de Khedira, Özil, Mario Gómez, Draxler o Neuer en Alemania y las bajas de Rooney, Walcott o Welbeck en Inglaterra.
Cabe destacar el nuevo sistema defensivo ideado por Gareth Southgate probando la defensa de tres centrales que tan buenos resultados le está dando a otros conjuntos ingleses como Chelsea o Tottenham. De hecho Cahill, capitán y central británico juega en las filas blues de Conte. Por otro lado, los balones en profundidad para los carrileros y Vardy fueron su máxima prioridad.
El partido sería muy apretado e igualado, pero con mucha intensidad impropia de un choque amistoso. De hecho se darían entradas bastante fuertes que no fueron sancionadas con tarjeta.
Pocas ocasiones, dominaba Alemania pero el peligro

corría a cargo de Inglaterra que a diferencia de los locales si terminaba y definía sus jugadas. Esto se debía a la presión que sufría Kroos y la dificultad para sacar el balón jugado desde atrás.
Cada vez que tocaba el balón Podolski el público gritaba, era el hombre que animaba un partido que se hacía aburrido por momentos. Pero realmente los que generaban las ocasiones claras eran los visitantes y a punto estuvo de anotar Lallana que estrelló su balón el poste en un mano a mano con Ter Stegen, algo chupón el jugador del Liverpool. Weigl sufrió un fuerte golpe y se temió por su continuidad pero logró aguantar sin problemas.

Llegaríamos al final de la primera parte con imprecisiones por parte de los dos equipos en balones fáciles a pocos metros de sus compañeros y mala circulación del cuero. Debido a que los centros del campo desaparecieron en ese tramo se sucedieron dos ocasiones claras que terminaron con un balón a las nubes de Podolski para el conjunto de Löw y un paradón de Ter Stegen ante Allí el cual no definió bien y lo estrello en el cuerpo del meta culé.

Tras el entretiempo comenzó la segunda parte y Alemania fue la que intentó apoderarse del partido y tomó la iniciativa. Sané llegaba con peligro por la banda derecha y Kroos dirigía la sala de máquinas, pero a pesar de rondar el área no materializaban sus ocasiones y no realizaron ningún tiro a puerta en los minutos posteriores.

Las amenazas inglesas eran constantes, el tridente formado por Lallana, Vardy y Allí fue mortal para una defensa mermada y que veía el gol en contra casi cantado. Es cierto que pudo llegar, pues ocasiones no faltaron, pero Ter Stegen cortó centros y la fortuna no sonrió a los delanteros ingleses que no estuvieron finos de cara a puerta.

Los cambios fueron una de las claves del encuentro pues, Schürrle entró por Brandt y realizo a los pocos segundos el primer tiro a puerta bávaro y empezó a crear peligro. Además Southgate dio descanso a su tridente atacante y los que salieron bajaron el ritmo de presión y no crearon tantas ocasiones entregándole el dominio del encuentro a Alemania.

Solo faltaba un gol. Y no podía ser de otra manera. Lo marcaría el. Si, el hombre del partido, el jugador al que todas las cámaras estaban apuntando en todo momento, el futbolista que más lo buscó y que más lo deseaba. Lucas Podolski. No hay mejor despedida que marcharse así, por la puerta grande y dando a tu equipo el tanto de la victoria. Realizó un sensacional disparo desde fuera del área que entró de rosca por la escuadra imparable para el meta del Torino, Joe Hart. Era su día y aunque era un partido amistoso, el marcaba como en los viejos tiempos dando el triunfo a su país.

Tras el gol, se sucedió un carrusel de cambios en ambas escuadras dando entrada a jugadores jóvenes y debutantes y, como no, homenajeando al hombre de la noche. Fue en el minuto ochenta y uno. Entró en su lugar Rudy, joven promesa que recientemente ha fichado el Bayern. Recibió la ovación que merecía un hombre cuya entrega por esta camiseta ha sido ejemplar durante muchos años. Un momento para recordar.

El partido llegó a su fin, pues pocas ocasiones se sucedieron después, ay que el choque había perdido emoción sin nuestro protagonista y no hubo ninguna ocasión más de peligro.

Debutaron dos jugadores con la elástica inglesa, Redmond del Southampton y Keane del Burnley, este de titular y por parte de los alemanes tan solo Wemer del Leipzig. Estuvieron poco atrevidos. El árbitro no tuvo ningún problema y ningún jugador fue amonestado.

El nombre propio y que eclipsa a los demás fue el capitán Podoslki. Se marcha como llegó de forma humilde. Sin levantar mucho la voz. Un hombre que ha jugado ciento treinta partidos con la selección y que ha marcado cuarenta y nueve goles, incluyendo el de hoy. Un hombre que ha dejado huella en el estilo de esta selección. Campeón del mundo. Un crack en todos los sentidos que se despide de su patria por la puerta grande. Un héroe. Una leyenda.


@Walpy_Peter98


Con la tecnología de Blogger.