Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Llull decide el clásico (76-75)

El Real Madrid, en un partido para la historia gracias a la hazaña de Felipe Reyes y al último lanzamiento de Sergio Llull, le gana la batalla al FC Barcelona Lassa

Sergio Llull lanzando el tiro decisivo / Fuente: ACB Photo
El FC Barcelona Lassa llegaba al clásico con muchas ganas y es que, el pasado jueves, los hombres de Bartzokas consiguieron imponerse al Unics Kazan por 70-62. Una victoria que, junto a las derrotas del Anadolu Efes y del Darussafaka, mantienen vivas las esperanzas blaugranas de clasificarse para los play-off de la Euroliga. No obstante, el conjunto de Bartzokas tenía enfrente a un Real Madrid muy confiado tras su última victoria en Europa, y su consecuente clasificación para la fase final, ante el Estrella Roja por 98-68.

El conjunto blaugrana fue superior al Real Madrid en los primeros compases del encuentro gracias a una férrea defensa y una mayor efectividad en ataque, donde Brad Oleson encestó 6 puntos consecutivos. Los blancos, en los primeros cinco minutos del periodo, únicamente consiguieron sumar 9 puntos de la mano de Jonas Maciulis. No obstante, desde el 9-15 que mostraba el luminoso en ese momento hasta el final del primer cuarto, la historia cambió. Los blancos empezaron a ver aro, mientras que el Barça bajaba su efectividad ofensiva, y el resultado fue un parcial de 8-3 que situaba a los locales a tan solo tres puntos (20-23) a falta de un minuto para finalizar el periodo. La última bola, tal y como ocurriría hasta en dos ocasiones más a lo largo del encuentro, la tuvo Llull. El jugador menorquín encestó un 2+1 para poner el marcador en tablas (23-23) al final del primer cuarto.

El segundo cuarto comenzó con un parcial de 0-5 favorable a los hombres de Bartzokas. No obstante, esta ventaja la irían perdiendo poco a poco debido a las imprecisiones. El Barça volvió a mostrar su versión más pobre, la de un Barça en estado de crisis, y únicamente sumaría 9 puntos más gracias a las apariciones momentáneas de Vezenkov. Los blancos aprovecharon para sumar un total de 24 puntos, llegando a conseguir un parcial de 10-0 a su favor. Sergio Llull, nuevamente se jugó la última posesión, para encestar uno de sus característicos triples desde la esquina y sobre la bocina. De este modo, el Madrid se fue al descanso con 11 puntos de ventaja (47-36).

El paso por los vestuarios parecía que le sentó bien al Barça. El conjunto blaugrana consiguió recortar distancias en el electrónico gracias al gran trabajo que estaba realizando Ante Tomic en la pintura y al acierto exterior de Stratos Perperoglou y Víctor Claver. No obstante, delante estaba un Real Madrid, que a base de garra y acierto, consiguió mantener una renta de 5 puntos de cara a la batalla de los últimos diez minutos (62-57). Un triple de Llull volvería a ser la última canasta del periodo, aunque esta vez cuando todavía restaba un minuto de juego.

El último periodo comenzó con un intercambio de canastas por parte de ambos equipos, para llegar al 65-62 al ecuador del cuarto. Luka Doncic erró un lanzamiento a canasta, Felipe Reyes capturó el rebote, lanzó, erró y volvió a capturar su propio rebote. El partido se detuvo y el Wizink Center, o Palacio de los Deportes para los más clásicos, estalló para ovacionar y rendir un pequeño homenaje a Felipe Reyes. El capitán del Real Madrid, en el minuto 35 del clásico, se convirtió en el máximo reboteador de la Liga Endesa con un total de 4.293 rebotes. Probablemente, cuando se planteó el homenaje, nadie imaginaba que se iba a dar en un partido contra el Barça y al que todavía le quedaba mucha emoción que ofrecer. El encuentro se reanudó y Reyes encestó un tiro libre como si nada de lo anterior hubiera ocurrido. Carroll le dio un poco más de vida al Madrid con 5 puntos consecutivos, aunque Eriksson y Rice no se quedarían atrás y responderían con dos lanzamientos desde más allá del arco. Restaban dos minutos y el luminoso reflejaba un ajustado 71-69. Tomic mantuvo vivas las esperanzas blaugranas con dos enormes canastas, mientras que Randolph era el motor del Madrid en ese instante. Cada vez quedaba menos tiempo, 6.8 segundos para ser precisos, y el marcador seguía igual de ajustado: 74-75. Los blancos tenían el balón y Llull hizo lo de siempre: asumió todas las responsabilidades y se jugó el último lanzamiento, a una pierna y desequilibrándose hacia atrás, para encestar la canasta que ponía el 76-75 a falta de 0.5 segundos del final. Fue la definitiva, ya que el Barça fue incapaz de convertir su último lanzamiento a la desesperada. De esta forma, el Real Madrid venció por 76-75 y se mantiene en segunda posición, mientras que el Barça desciende a la sexta posición en la clasificación de la Liga Endesa.
Con la tecnología de Blogger.