Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Anatomía de la serpiente

El Atlético de Madrid debe responder por Simeone cuanto antes

Resultado de imagen de simeone torres abrazoHace tiempo que el hombre busca en la serpiente la antítesis de los valores sobre los que construye su forma de vida. En La Biblia, fuimos despojados del paraíso por culpa de una, en las culturas asiáticas, vaticinan tiempos complicados y en Egipto se las mira con recelo desde que una de ellas acabó con la emperatriz más relevante que tuvo jamás. 

En el Atlético de Madrid, las serpientes menos peligrosas reptan. Andan sobre dos piernas, como tú y como yo, tienen puestos de prestigio en los diarios más importantes de nuestro país y dentro de su escasa ambición, no anhelan acabar con la presa. Simplemente buscan seguir envenenando. 

Para entenderlo, debemos remontarnos al jueves negro para la afición colchonera, ese día en el que todas las preocupaciones posibles quedaron reducidas a un palmo de tierra donde el mito yacía. Había caído Fernando Torres desmayado, golpeando brutalmente su cabeza contra el suelo y causando el pánico en el rostro de todo aquel que tenga algo de decencia. Vrsaljko -leyenda atlética- y Gabi, corazón de este equipo, se tiraron como un salvavidas a aplicar los primeros auxilios. A Simeone, el cuarto árbitro le dijo que no podía entrar en el campo, que debían hacerlo los médicos. El estado de shock era evidente, y el argentino esperó a que su segundo, Germán Burgos, levantara el pulgar, tranquilizando a toda la plantilla, para volver a pensar en el partido. Su primera reflexión en rueda de prensa fue para Fernando y dejó en segundo plano todo lo demás.

Para el diario donde vuelca su veneno la serpiente fue más importante una noticia sobre el Madrid de Zidane, quedando la silueta de Fernando desvanecido en una esquina de la portada. Poco o nada le importa eso al que tiene rencor en su corazón, que no ha dejado de malmeter en el asunto. Lejos de celebrar la recuperación de Torres, increpó a Simeone por no lanzarse al bulto agobiando más al jugador -algo que todos los médicos desaconsejan-, y esperar que los especialistas hicieran su trabajo. 

No contento con eso, tuvo la cobardía moral de decir que al Cholo le importaban más los tres puntos que la vida de Torres. Va una cena a que jamás tendrá la gallardía de decírselo a la cara. Se ampara la serpiente en el silencio de un club que entra en la delgada línea roja que separa la desidia de la complicidad. 

Si algo de dignidad queda en el palco de especuladores que han vendido todos los símbolos del Atlético de Madrid, el protagonista de los ataques más viles no volverá a pisar el Calderón. No podemos evitar que algunos profieran maldad. Sí que se beneficien de nuestra buena voluntad para hacerlo. 

PD: Pido perdón a un noble animal que ejerce su función en la biosfera por compararle con una mala persona a secas. El fútbol, la vida. ¡FUERZA TORRES!


@Fernando1998_f


Con la tecnología de Blogger.