Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Real Zaragoza 1-2 Sevilla Atlético: Ridículo de dimensiones bíblicas

Un gol de Cotán en el 93 firma un nuevo ridículo del Real Zaragoza. El filial hispalense se lleva tres puntos cuando jugaba con 10 y sin portero. Los zaragocistas fueron incapaces de aprovechar los regalos de Ondoa en su 85 aniversario. El crédito de Agné ya es negativo.

Cotán hizo estallar la Romareda (foto vía www.laliga.es)


LaLiga 1|2|3-Jornada 30

Real Zaragoza1
Sevilla At.2
Ficha técnica
Real Zaragoza: Saja; Feltscher (Raí, min. 72), Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Zapater, Javi Ros; Lanzarote (Samaras, min. 81), Edu García; Ángel y Dongou (Cani, min. 63)

Sevilla At.: Ondoa; David Carmona, Bernardo, Diego, Borja S.; Fede S., Yan Brice (Pozo, min. 81), Cotán; Curro (Borja Lasso, min. 65), Ivi y Marc Gual (Amo, min. 87)


Goles: 0-1, Marc Gual (min. 38); 1-1, Edu García (min. 75); 1-2, Cotán (min. 95).


Árbitro: Juan Luis Pulido Santana (comité territorial Las Palmas). Por parte del Real Zaragoza amonestó a Cani (min. 79) y expulsó con doble tarjeta amarilla a Marcelo Silva (mins. 70 y 93). Por parte del Sevilla Atlético amonestó a D. González (min. 28), a Cotán (min. 53) y expulsó a Ondoa por doble amarilla (mins. 75 y 90).


Incidencias: 15.000 espectadores en La Romareda
Cuatro de junio de 2016. En plena lucha por entrar en playoffs, el Real Zaragoza cae estrepitosamente por 6-2 ante un Llagostera ya descendido. Todos los zaragocistas pensaban que nunca sentirían tanta vergüenza de unos jugadores que pisotearon el escudo. Pero la historia reciente ha demostrado que nunca se puede pensar así. El Real Zaragoza cumplía 85 años de historia. Ya no es que los celebra en el abismo de Segunda, es que lo hace ante el filial de un equipo que hace 12 años le envidiaba. Y ya no es que le gane, es que lo hace en el descuento, en tu propio campo, con diez jugadores y con uno de campo como portero durante diez minutos, tiempo en el que no llegó a disparar a puerta. Antonio Cotán firmó un nuevo capítulo más en la desgraciada historia reciente del Real Zaragoza.  

Pero el ridículo no duró solo los diez últimos minutos en los que el Sevilla Atlético jugó con un central bajo los palos.  Desde el primer minuto, el filial hispalense se hizo con el control de balón, dando una lección de salida de balón, posicionamiento sobre el campo y saber atacar a un equipo sin orden, sin cabeza, sin alma. La única posibilidad del equipo de Agné era buscar segundas jugadas tras los ya habituales gorrazos de Cabrera. El único acercamiento maño fue con un disparo de Ángel, claramente tocado tras no haber entrenado durante toda la semana.

El filial maduró el partido. Sabía que el paso de los minutos jugaba a su favor ante una Romareda a punto de estallar. Lo hizo tras dos llegadas de Curro y de Ivi, atajadas por Saja. El equipo de Agné hacía aguas por todos los costados. Un equipo de jóvenes pero sobradamente preparados se estaba merendando al Zaragoza, y tenía que asestar el golpe. Un centro de Carmona es rematado a placer con un gran cabezazo de Marc Gual para hacer el 0-1. Era solo el certificado en el marcador de la superioridad sevillista en el césped.
El Real Zaragoza tenía 45 minutos para no meterse de lleno en la parte baja de la tabla. Le puso más intensidad, pero de nada sirve cuando no tienes capacidad para transformarla en fútbol. De hecho, el primero en intentarlo fue Ivi, pero detuvo Saja. Y mientras tanto, en la banda Samaras calentando. La entrada de Cani puso algo de luz. Los jóvenes sevillistas iban cediendo metros. Ondoa, antes de su particular show, evitó el tanto de Edu García con una gran parada a su remate de cabeza.

Si no pasaba algo raro, algo anormal en un partido de fútbol, hubiera sido imposible que los blanquillos hubieran tenido ni la oportunidad de remontar. Ondoa puso la fiesta. Durante la primera parte, el portero africano ya fue un manojo de nervios, arriesgando con el balón en los pies y regalando cada balón en largo. Corría el minuto 75 cuando el guardameta, en su enésima pérdida de tiempo, acaba con la paciencia de Pulido Santana. El colegiado señaló esa norma, que aún sigue en el reglamento, que dice que el portero solo puede tener el balón seis segundos en la mano. Una de esas normas que no suele pitarse, pero cuando sostienes el esférico durante 15 segundos, empieza a cantar. Libre indirecto dentro del área. Edu García, con todo su corazón blanquiazul y la furia de un león herido, empataba el partido.

Agné tenía un cuarto de hora para evitar el enésimo naufragio. Cuando los 15.000 zaragocistas que acudieron en la Romareda esperaban a Samaras, el técnico optó por el debut del brasileño Raí. El joven mostró descaro y atrevimiento, e incluso rozó el gol con una preciosa vaselina que golpeó en el larguero. Con el empate y la grada decidida a llevar a los suyos a la remontada, Agné, por fin, dio entrada a Samaras. El único pero, que para ello quitó a Lanzarote, posiblemente el único jugador capaz de poner un balón bombeado a la cabeza de un delantero de 1,90. El griego no estará bien físicamente, pero es un arma importante que inexplicablemente apenas ha sido utilizada en mes y medio de estancia en la capital del Ebro.

El Sevilla era un manojo de nervios y el Zaragoza, un pato sin cabeza. Pero faltaba la traca final, Ondoa retrasa un saque de banda tirando el balón al aire y Pulido Santana le muestra la segunda amarilla por pérdida de tiempo. Diego Martínez ya había hecho los tres cambios y se tuvo que poner el central Amo bajo los palos. En estas situaciones, lo normal es que cualquier equipo hubiera asaltado el área contraria, buscando el fallo lógico del “portero”. Pero el Zaragoza se cavó su propia tumba. Marcelo Silva se autoexpulsó con una dura entrada en tres cuartos de campo propio.

Ya no quedaba ninguna opción de remontada, pero el partido no se había acabado. En el lanzamiento de esa falta, Ivi, con la única intención de poner el balón en juego, dispara a puerta y Saja deja el balón franco para el Cotán haga volar la Romareda. El ridículo se había consumado y no había marcha atrás. El Sevilla sumó la primera victoria en diez partidos y el Zaragoza, se hunde.





Con la tecnología de Blogger.