Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Atlético 0-1 Villarreal: El Atlético se complica

El Atlético de Madrid no puede con un Villarreal especulador y efectivo

Correa rematando a portería | Foto: Atleti



LaLiga Santander-Jornada 34

Atlético0
Villarreal1
Ficha técnica
Atlético de Madrid: Oblak, Giménez, Savic, Godín, Filipe, Gaitán (Carrasco/Torres), Koke, Gabi, Saúl, Correa (Gameiro) y Griezmann

Villarreal: Andrés, Rukavina, Álvaro, Mussachio, Costa, Trigueros (Rodrigo), Bruno, Dos Santos, Castillejo, Sansone (Bakambu) y Adrián (Roberto Soriano)

Goles: 0-1 Roberto Soriano (82′)

Árbitro: Iglesias Villanueva (colegio andaluz). Amonestó a Godín y Gabi (Atlético) y a Bakambu, Costa, Mussachio, Trigueros, Soldado -estando en el banquillo- y Rukavina (Villarreal)

Incidencias: Vicente Calderón. Jornada 33 de la Liga Santander
Que las rachas están para romperse es un hecho tan certero, o más, como que en el fútbol hay una serie de leyes no escritas -entre ellas una que dice que si tiras veinte veces y no marcas, te van a marcar en cuanto te lleguen-. Y esta noche, en el Calderón que hacía meses que no veía una derrota de su equipo, se juntaron las dos cosas para dar un bofetón tremendo a los pupilos de Simeone.

Salía rotando el Cholo y con ganas de prácticamente asegurar un tercer puesto muy preciado en el fútbol actual. Gaitán, Correa acompañando a Griezmann en la punta de ataque y el habitual torniquete de Giménez en el lateral derecho, víctima terrible de las lesiones este último año, eran las caras nuevas en el esquema del Atlético. El plan del Villarreal era claro; aguantar el 0-0 y dejar que el fútbol permita sacar algo más. Hacían bien los visitantes en jugar sus armas de la mejor manera que considerasen, faltaría más. Pero tan cierto es eso como que, si el Atleti hubiese aprovechado sus ocasiones, estaríamos hablando de un planteamiento erróneo por parte de Escribá.

La tuvo Correa chutando desde lejos, Griezmann a bocajarro, los centrales junto a Saúl por arriba y Gaitán en un mano a mano imperdonable para la categoría de un futbolista de primera división. La tuvo Torres en un remate cruzado, la tuvo Filipe con un disparo lejano, con una vaselina errada, con mil centros que nadie remató. La tuvo tantas veces el Atlético, que se pensó que es verdad eso de que, tarde o temprano la pelota acaba entrando. Y esa máxima se cumple en tu propia portería, como vino a confirmar Soriano.

El único desajuste en la zaga colchonera dio a Bakambu la oportunidad de entrar como un puñal por el costado, cediendo a su compañero Soriano, que no encontró problema para batir a Oblak. Luego, pasaron diez minutos en los que los locales daban vueltas a la cabeza sobre cómo es posible que les haya vencido el espejo, de por qué el estilo y el plan que tantas veces les ha salido bien, hoy les sea esquivo. 

El submarino, por su parte, se limitó a conservar un premio que, de habérselo dado a firmar, se habrían tirado como locos al papel en el que estuviera escrito. Sí amigos, aunque no puedan creerlo tras ver el partido, ganó el Villarreal. E hizo bien en ganar. Ya está bien de perdonar ocasiones si te enfrentas a un equipo grande.


Con la tecnología de Blogger.