Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Catorce victorias seguidas en el regreso de Durant (101-123)

Los Golden State Warriors firmaron la victoria ante unos Pelicans totalmente desahuciados. Gran partido de los secundarios de Golden State y buen regreso de Durant (16 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias)



Este era uno de esos partidos para seguir rodando al equipo de cara a lo verdaderamente importante: los playoffs por la liga. Sin duda, a estas alturas, con el título de campeón de divisón, conferencia y liga amarrado, lo importante es seguir encajando piezas, probar cosas y recuperar jugadores. Todo funciona en la escuadra de Steve Kerr y, más importante, en el mejor momento posible. 

Porque llegar a mediados de abril sumando 14 victorias seguidas, con victorias muy meritorias, a un nivel tan alto y con TODOS aportando, es algo que pocos pensaban que sucedería vista la primera mitad de la temporada. Así funcionan estos Warriors, se les pedía ganar, pero ganar con el aire y el toque de la temporada pasada, incluso la anterior, pero sin forzar tanto la maquinaria (que llegaría muy muy justa al final de temporada, pasando muchos apuros contra Thunder y claudicando con aquella famosa final perdida por la gran remontada de LeBron y compañía) y dejando que cada uno de los integrantes de esta plantilla vaya encontrando su sitio. Ahora, sí que sí, ya han llegado todos, con permiso de un Curry que se sigue recuperando y del que se espera su presencia el lunes. En cualquier caso, los secundarios ayer rebasaron los 10 puntos cada uno y el impacto con el que Durant guió a los suyos fue impresionante. No será recordado como su mejor partido, pero las sensaciones están ahí y comenzar un partido, después de una larga ausencia, con una lesión que no deja de ser seria, con un mate a aro pasado... Dice mucho.


Y los Pelicans... ¿qué? Pues que ayer ni estuvieron ni pudieron estar. Faltaron los más listos de la clase, esa pareja que está llamada a dominar el juego interior el ¿poco? tiempo que permanezca junta, con un Holiday de telonero, y quizás estrella, y alguna incorporación más (unas cuantas más) que pueda llegar en el futuro, era imposible hacer nada. Es el problema de los pobres, de esos pobres que tienen esa sombra constantemente sobrevolándoles. Así es imposible, aunque claro, para que haya equipos como el de Golden State, deben existir equipos como Pelicans. Al menos, hasta la temporada que viene, en donde parece que se ponen todas las esperanzas para un equipo que parece volver a buscar en el mercado la panacea para todos sus males, que no son pocos y no son superficiales. 

En fin, la conclusión de este encuentro es que los Warriors son más Warriors que hace unos meses y que son serios candidatos a obtener otro título de campeones de la NBA, con permiso de Cavaliers y Spurs y quien sabe, si algún invitado inesperado. De Pelicans... que ahora es cuando toca pensar de verdad en qué lugar ocupar y sobre si su techo fue aquella octava posición de hace dos temporadas.


@AntonioPueyo



Con la tecnología de Blogger.