Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

El lado oscuro de Zidane

Algunos jugadores del Real Madrid están descontentos con Zidane

Sonrisa bondadosa, ilusión desbordante. Todos conocemos la cara amable de Zidane, esa que embelesa a los periodistas, esa actitud pacífica y calmada que inunda de sosiego la sala de prensa. El ángel que contrasta con el demonio Luis Enrique.  

Para algunos ZZ no es tan santo como parece, es un lobo vestido de cordero. Que se lo digan a algunos de sus pupilos en el Real Madrid Castilla, los que definen al técnico galo como frío y distante, chocando con la imagen de cercano y fraternal que tenemos de él en la actualidad. Una opinión, que no solo procede de los jugadores de la cantera a los que entrenó, sino también de algunos futbolistas del primer equipo, como es el caso de Pepe. El portugués, que no ha renovado con el combinado blanco y ya se dispone a hacer la maletas para irse al PSG en una aventura, no dudó en decir que Zidane no es tan bueno como parece, como lo pinta la prensa.  

Y razón no le falta, la salida del central, toda una institución en el Real Madrid con 10 años de blanco, ha sido fría y sin esplendor, algo que no está a la altura para un jugador de tal categoría y peso en el  vestuario del Real Madrid. Pepe esperaba irse con honores de Estado, de institución, como lo que es en el Madrid. Sin embargo, se ha ido como llegó, sin hacer ruido y como si fuera un jugador más, un novato sin crédito.  El trato que le ha dado tanto el club como Zidane ha sido nefasto, ha dejado mucho que desear. Pepe no merece esto, un jugador que se ha dejado la piel por el escudo, no puede ser despedido así, o mejor dicho, debe ser conmemorado como merece.  

Por otro lado, otro de los que no está contento con el entrenador es Álvaro Morata, el  delantero tenia la promesa de Zidane que seria importante en su equipo. La realidad es que no lo es. O al menos es lo que parece, porque jugar partidos contra equipos de mitad de tabla o encuentros que ya están finiquitados es de todo menos relevante. Morata ha tenido que conformarse con la migajas que dejaba Karim Benzema, el favorito de Zidane. Una circunstancia que ha desesperado al atacante, veía como pese a meter goles, no jugaba lo que deseaba, no era importante, no era una de las estrellas del equipo, de su Madrid, de ese equipo al que regresó para jugar, por el que dejo su amado Turín, donde le querian, donde le valoraban y si era una de los pilares de la Juventus.  

Unos testimonios y muestras de descontento que muestran el lado más injusto de Zidane, una parte de su ser que no es blanca, sino negra. Un aspecto que manifiesta que no es todo simpatía lo que reluce dentro del entrenador blanco.


@Jbrugos8


Con la tecnología de Blogger.