Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Indeciso Neymar

Neymar no se pronuncia sobre su futuro

Foto: FC Barcelona

Me acuerdo cuando era pequeño y mis padres me llevaban a comprarme algo, ya fuera un videojuego o un juguete. A la hora de la verdad, cuando estaba en la tienda viendo todo lo que había en las estanterías, no me decidia, la indecisión me nublaba la mente y me impedía hacer cualquier juicio de valor en cuanto a lo que quería comprar. Si por mi hubiera sido, habría salido de la juguetería con 20 bolsas por lo menos, lo quería todo, a cualquier cosa le veía utilidad. No me decidía, el coste de oportunidad era mi escollo, la elección correcta, mi objetivo.

Con el tiempo, esta indecisión o actitud caprichosa ha desaparecido, según he ido creciendo me he vuelto más decidido, no me como la cabeza por cualquier cosa. La madurez se ha asentado en mi, la contundencia es ahora una de mis virtudes.

Una madurez y determinación, que parece no tener Neymar. Como un niño pequeño, el astro brasileño no se decide, hace poco manifestaba su firme intención de abandonar el Barcelona, ahora sin embargo confirma su deseo de quedarse. Como una veleta, el todavía jugador blaugrana va cambiando de parecer de la noche a la mañana, un dia se levanta culé y otro lo hace con la camiseta del PSG como pijama. Una incoherencia que muestra su inmadurez, una actitud que si no la cambia nunca llegará a ser un grande de la historia del fútbol. Porque Neymar es bueno, eso está claro, pero de momento no ha hecho nada para que su nombre prevalezca en el olimpo del fútbol. Las filigranas y los regates son bonitos, dan espectaculo, pero no hacen historia, no te convierten uno de los mejores futbolistas de la historia. Ese prestigio solo lo da la madurez, una sazón que Neymar todavía no tiene, y que parece que pese a que pasen los años, él sigue siendo el mismo. Continua llevando la vida de cuando tenia 18 años, la epoca cuando  estaba en Brasil y era el amo y señor de todos los escenarios que pisaba.

Ahora, ya no juega en el Santos, ya no vive en Brasil. Ya no es una joven promesa, sino una estrella mundial que de descarrilar podría estrellarse, como le sucedió a algunos de sus compatriotas como Robinho o Ronaldinho. En su mano esta ser un jugador más de los muchos que han pasado por el fútbol o ser uno que marque una época. Algo que solo conseguirá si asienta la cabeza y deja de llevar la indecisión por bandera.

No se lo que quiere hacer Neymar, no se si quiere quedarse donde esta o cambiar de aires, pero lo que esta claro es que tiene que decidirse, no puede estar cambiando de opinión cada día como si fuera un novato todavía por pulir. Estar a la sombra de Messi en el Barcelona o ser el líder de un proyecto en el PSG, una de las dos, no puede ponerse las dos camisetas, aunque si fuera por él, no duden que lo haría.

Con la tecnología de Blogger.