Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

F.C.Barcelona 3-0 Juventus: Al son de Messi

Un inspiradísimo Messi destroza a la Juve y salda cuentas pendientes

Foto: FC Barcelona


UCL-Jornada 1

Barcelona3
Juventus0
Ficha técnica
F.C.Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, J.Alba; Busquets, Rakitic (Paulinho 77), Iniesta (Andre Gomes 83); Dembélé (Sergi Roberto 71), Suárez y Messi.

Juventus: Buffon; De Sciglio (Sturaro 41), Barzagli, Benatia, Alex Sandro; Pjanic, Matuidi, Douglas Costa, Dybala, Betancur (Bernardeschi 63); Higuaín (Caligara 87).

Goles: 1-0: Messi, min. 45; 2-0: Rakitic, mi. 56; 3-0: Messi, min. 69.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Semedo y Messi y a los visitantes Betancur, Barzagli, Pjanic y Caligara.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la UEFA Champions League. Estadio Camp Nou, 78656 espectadores.
La eliminación del equipo culé de la Champions la pasada temporada a manos de la Juve, de la manera en la que ocurrió y con la secuela que dejó, no podía pasar desapercibida para Leo. Hoy, el astro argentino ha dado un recital de efectividad ante un Buffon que ha sufrido por primera vez lo que es ver esa jugada que arranca desde la derecha, tira la diagonal sorteando rivales hasta la frontal, y saca un zurdazo seco para dejarte con la cara que todos los porteros de Europa han mostrado, pero que el italiano todavía no había experimentado.

Lejos de ser un partido cómodo para los blaugrana a pesar del resultado, lo cierto es que su juego no fue nada atractivo durante gran parte de la primera mitad. Jugadores muy estáticos, poca fluidez en la circulación de balón, un ritmo lento y apenas ocasiones claras ante una Juventus que con la llegada de Matuidi, ha dado un empaque al centro del campo que le podría faltar la temporada pasada, ha mejorado notablemente su medular. El francés ha sido siempre el mejor aliado de un Pjanic que se veía mucho más liberado que la temporada pasada, donde Allegri le obligó a hacer un trabajo mucho más de contención de lo que venía haciendo en la Roma, para poder centrarse en labores de creación. La presión de Matuidi, siempre en línea de tres a la hora de defender junto al Bosnio y Betancur, hacía que las recuperaciones de los italianos se convirtieran en contras muy verticales en las que casi siempre acababa finalizando Dybala, aunque sin suerte. 

Todo duró lo que Messi quiso. En el último minuto de la primera parte, Leo coge un balón en la zona de tres cuartos, tira una pared con Suárez, controla y lanza un latigazo cruzado desde la frontal mientras Buffon solo puede hacer la estatua y seguir el balón con la mirada. Fue prácticamente la primera jugada de peligro de un Barcelona sin ideas, atascado y espeso.

La segunda parte empezó igual que acabó la primera, o casi. Control de Messi en la frontal sin apenas oposición, disparo con la zurda ante el que Buffon no puede hacer nada, pero esta vez se estrella en el palo. El partido estaba en manos de un Messi más efectivo que nunca.

Después de la primera parte que hizo el conjunto turinés, parecía que los de Allegri darían un paso adelante para apretar a un rival que solo jugaba a lo que querían Iniesta, muy enchufado y dando algo de lucidez a los culés, y Messi. Pero nada más lejos de la realidad. La Juve dio un paso atrás y fue una caricatura en la seguna mitad. Parecía que el partido bajaba su ritmo en los primeros minutos, pero una tajeta a Messi hizo desatar la tempestad. El argentino cogió un cabreo tremendo al recibir una falta, pidió tarjeta, pero acabó por verla el propio Leo. En la siguiente jugada agarró el balón desde la derecha, se internó en el área tapando la posible entrada de Douglas Costa, cruzó con la derecha, y el despeje de Buffon lo recogió Rakitic para hacer el segundo a placer. 

Los cambios de Allegri llegaron tarde y ya estaba todo decidido cuando entró un Bernardeschi que el equipo pedía a gritos mucho antes. Poco pudo hacer la defensa italiana cuando Messi recibió otra vez en la frontal, algo escorado a la derecha, dribló a Alex Sandro y a Benatia y cruzó con un zurdazo ante la mirada de Buffon, otra vez. 

En el tramo final, Valverde dio entrada a Paulinho para debutar en la Champions y sentó a un Dembélé muy fallón, que lo intentó infinidad de veces, pero que tendrá que tener paciencia para encajar en este fútbol más asociativo de lo que viene acostumbrando.

Messi ha vuelto a dar un golpe en la Champions. Será lo que él quiera.

Con la tecnología de Blogger.