Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Girona FC 0-3 FC Barcelona: El Barça no sufre en Montilivi y se afianza en el liderato

Los hombres de Valverde vencieron por tres a cero al Girona en Montilivi sin excesivas dificultades. Dos de los tres goles de los azulgranas fueron en propia puerta

Foto: Girona FC


LaLiga Santander-Jornada 6

Girona0
Barcelona3
Ficha técnica
Girona: Gorka Iraizoz; Pablo Maffeo (Marlos Moreno, m.78), Jonás Ramalho, Bernardo Espinosa, Juanpe, Aday Benítez (Johan Andrés Mojica, m.68); Pere Pons, Aleix García, Douglas Luiz, Portu; y Michael Olunga (Larry Kayode, m.73).

Barcelona: Marc-André ter Stegen; Sergi Roberto, Javier Mascherano, Samuel Umtiti, Jordi Alba; Ivan Rakitic, Paulinho (Sergio Busquets, m.65), Andrés Iniesta (Denis Suárez, m.80); Aleix Vidal (André Gomes, m.80), Leo Messi y Luis Suárez. 

Goles: 0-1, mim.16: Aday Benítez (pp). 0-2, min.47: Gorka (pp). 0-3, min.68: Luis Suárez. 

Árbitro: José María Sánchez Martínez, del comité murciano. Amonestó a los locales Pablo Maffeo (m.23), Aday Benítez (m.40) y Larry Kayode (m.82).


Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 13.305 espectadores.
Partido histórico para el futbol catalán en Montilivi: Girona y Barcelona se enfrentaban por primera vez en la historia en competición liguera. Con las entradas agotadas y una afición gerundense ilusionada y volcada con su equipo, el duelo entre clubes catalanes se preveía toda una fiesta. Sana rivalidad futbolística con una gran fusión de aficiones en las gradas.

El Barcelona llegaba al encuentro con un balance impoluto a nivel de puntos: cinco victorias en cinco jornadas de competición. El conjunto de Ernesto Valverde, capitaneado por el incombustible Leo Messi, había mostrado en el primer tramo de temporada una solvencia resultadista que compensaba una falta de fluidez en el juego. Las innovadoras variantes tácticas del ‘Txingurri” Valverde eran una buena noticia.

Por otro lado, el Girona había mostrado en pocos partidos que no quiere ser un invitado pasajero en la Liga Santander. En Montilivi, el equipo de Pablo Machín ya había sido capaz de sumar un punto ante el todopoderoso Atlético de Madrid y una victoria ante el Málaga. Una plaza complicada para los visitantes.

Las alineaciones de ambos equipos venían marcadas por el apretado calendario competitivo: tres partidos en siete días. Valverde introducía hasta seis cambios respecto la abultada victoria en el Camp Nou ante el Eibar. Luis Suárez, Jordi Alba, Umtiti y Rakitic volvían tras descanso. Oportunidades para Aleix Vidal y Sergi Roberto. Paulinho seguía gozando con minutos titulares después de un ilusionante inicio goleador del jugador brasileño. Por otro lado, el Girona también introducía novedades en el once con algunos jugadores que disputaban su primer partido como titulares en esta liga.

Tras el pitido inicial del colegiado, la gran novedad que destacó en el terreno de juego fue la marca personal que Pablo Maffeo tenía reservada para Leo Messi. El joven jugador catalán debía perseguir al astro argentino allí donde iba e intentar anular su participación en la construcción de jugadas. Una táctica defensiva que recordaba la persecución que Chico (Almería) hizo a Xavi años atrás.

Fue en el minuto tres de partido, en la misma banda derecha de Vidal, por donde llegó la primera ocasión del Barça. Con un pase en profundidad, Vidal realizó con pierna derecha un disparo cruzado que Gorka supo atajar.

La primera ocasión del Girona llegó en el minuto diez tras un chute frontal de Aleix García con la izquierda que acabó saliendo desviado. De la misma manera, el Girona volvió a golpear en el minuto doce con un chute lejano de Douglas que encontró a un Ter Stegen muy seguro en la parada.

El Barça combinaba con facilidad en medio campo. La gran preocupación era intentar mantener a Messi desenchufado. El planteamiento defensivamente arriesgado de los hombres de Machín suponía un gran peligro para las espalda de los defensas locales. Aleix Vidal por la derecha y Alba por la izquierda destacaban en el juego interpretando bien esos desmarques al espacio.

La intensidad del primer cuarto de hora de partido se materializó con el primer gol del Barça. Con una jugada de estrategia, Messi sirvió un córner pasado en el ángulo contrario del área para Jordi Alba. El jugador de Hospitalet volvió a poner el balón en zona de peligro y Aday, de forma desafortunada, desvió el balón al fondo de la red engañando a Gorka. Los de Valverde habían logrado conseguir una de las tareas más difíciles en Montilivi: abrir el marcador.

Mientras tanto, Messi seguía volviendo loco a Maffeo con conducciones verticales que el defensa local solo podía interceptar con agarrones. Fue en el minuto 23 cuando Maffeo recibió la primera tarjeta del partido por sus repetidas faltas. Parecía que la heroica tarea de Maffeo no solventaba las necesidades de anular al diez blaugrana.

En la media hora de partido, el Barça combinaba con comodidad en la fase constructiva y transmitía una seguridad en el juego marcada por su victoria momentánea en el marcador. La intensidad física y ofensiva de ambos equipos en los primeros minutos se vio reducida por el control futbolístico de los hombres de Valverde.

Gorka fue uno de los jugadores más destacados en el conjunto gerundense. El portero navarro realizó hasta siete intervenciones en la primera mitad. Las más destacadas se concentraron en el último tramo inicial con chutes de Jordi Alba y Rakitic.
Llegábamos al descanso con un encuentro abierto. Sensación de tranquilidad en clave azulgrana y desgaste físico del Girona tras plantear un choque con valentía táctica. Uno a cero en el marcador.

En la segunda parte, el Barça tardó tan solo dos minutos en ampliar la distancia en el marcador. Con un pase de Messi en profundidad, Aleix Vidal llegó a la línea de fondo rival y centró forzado de tacón a Luis Suárez. El ariete uruguayo dejó pasar el balón entre las piernas y Gorka, viéndose sorprendido, introdujo el balón en su propia portería con los pies. El balón de Vidal no iba directo a portería de modo que el segundo gol del partido también fue de Gorka en propia puerta. La fortuna no acompañaba a un Girona que recibía el segundo gol del partido.

El equipo gerundense necesitaba elementos revulsivos para recortar distancias en el marcador. En el minuto 55, Olunga tuvo en su cabeza una gran oportunidad tras el servicio de un córner pero Ter Stegen lo evitó blocando el balón en la misma línea de gol. Machín también deseaba ideas frescas y es así que el primer cambio lo realizó a la hora de juego con la sustitución del mismo Olunga por Kayode.

Valverde, en cambio, pretendía control mediocampista. Esas intenciones se plasmaron con la primera sustitución azulgrana. Busquets, con un perfil de juego posicional, entraba por un Paulinho con unas características más ofensivas que ya no eran necesarias para los intereses del Barça.

El intento de hacer un paso adelante del Girona supuso su muerte: la defensa local perdía la espalda constantemente. En el minuto 68, una transición ofensiva en el medio campo azulgrana acabó con un pase de Sergi Roberto al espacio para Suárez. El delantero azulgrana se plantó totalmente solo ante Gorka y lo batió por el palo corto. Tercer gol que subía al electrónico y el primero hecho directamente por un jugador del Barça.

El tanto de Suárez finiquitó la tensión competitiva y el partido quedó cerrado. Desde ese momento hasta el final del partido, el Girona trató de marcar un gol histórico en un derbi catalán que había sido inaudito hasta la fecha. Un gol que tendría que esperar a la visita en la segunda vuelta de liga en el Camp Nou.

Valverde aprovechó también para premiar las últimas actuaciones de Denis Suárez y le regaló los últimos quince minutos de encuentro.

Finalmente, el marcador no se movió más y el Barça acabó llevándose la victoria con una actuación clara y cómoda. Andrés Iniesta destacó en el medio campo por su dirección en la sala de máquinas y la capacidad de marcar la diferencia asistiendo a sus compañeros. El Girona, por su parte, nunca encontró la forma de incomodar a su rival aunque planteó un sistema muy arriesgado.

Con la tecnología de Blogger.