Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Real Madrid 3-0 APOEL: La defensa del título empieza bien

El Madrid supera el trámite de la primera jornada de Champions y vuelve a reencontrarse en la vuelta de Cristiano 

Cristiano Ronaldo marcando el primer gol | vía Real Madrid

UCL-Jornada 1

Real Madrid3
APOEL0
Ficha técnica
Real Madrid: Keylor Navas, Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Kovacic (Kroos, 25'), Isco (Ceballos, 72'), Bale (Mayoral, 82') y Cristiano Ronaldo.

APOEL: Waterman, Vouros, Rueda, Carlao, Roberto Lago, Nuno Morais, Vinicius, Sallai (Farías, 60'), Ebecilio (Zahid, 73'), Aloneftis y De Camargo (Poté, 83').

Goles: 1-0, Cristiano Ronaldo (12'); 2-0, Cristiano, de penalti (51'); 3-0, Sergio Ramos (61').

Árbitro: Benoit Bastien (Francia). Amonestó a Carvajal (52'), Sallai (53'), Ebecilio (63') y Farías (90').

Incidencias: Partido disputado en el estadio Santiago Bernabéu, en presencia de 70.000 espectadores.
La competición fetiche del "Rey de Europa" volvía a Chamartín. Se disputaba en el Bernabéu la primera jornada de la fase de grupos de la Champions League enfrentando al actual campeón contra el Apoel de Nicosia, que el año pasado no pudo disputar la fase final de la máxima competición europea, y qué mejor escenario para volver que la casa del campeón. 

Un encuentro previsiblemente fácil para el Real Madrid, que debía volver a encontrar las buenas sensaciones con las que comenzó el curso y disipar todas las dudas que los empates ligueros ante Valencia y Levante puedan haber provocado.

Además, destacaba la vuelta de Cristiano Ronaldo tras su sanción, y como siempre el portugués ejerció de líder, se echó al equipo a las espaldas y, por supuesto, hizo lo que mejor sabe hacer: goles.

El partido estuvo dominado en todo momento por los hombres de Zidane. La única opción que tenía el Apoel de hacer daño a la zaga madridista era mediante contragolpes que se sucedieron durante los primeros minutos de partido. Pero la principal arma que tenía los chipriotas se iba a volver en su contra cuando en el minuto 13', tras una transición rápida llevada por Roberto Lago, el Madrid se hacía con el balón, Isco hacía de las suyas y abría la pelota a banda izquierda para que Bale metiese un balón entre la defensa y el portero que Cristiano Ronaldo se encargaría de convertir en gol.

Con ventaja en el marcador, al Madrid se le vio algo monótono. Faltaba imprimir velocidad a los ataques, dado que no era posible hincar el diente a la poblada defensa visitante. Ronaldo pudo aumentar la ventaja en el minuto 33', cuando siguiendo la tendencia del primer gol, Bale ponía un buen centro que el luso no pudo materializar. Aún así, el Apoel era incapaz de causar estragos en la defensa blanca debido a la intensa presión sobre la salida de balón que realizaban los hombres del centro del campo del Madrid.

Nada más empezar la segunda mitad se iba a comprobar cómo había afectado la charla de Zidane en el vestuario en los jugadores. Combinaciones más fluidas de pases y una mayor verticalidad hicieron del partido un continuo asedio del Madrid hacia la portería de Waterman. De hecho, Cristiano estuvo a punto de ampliar la renta un minuto después de iniciarse el segundo tiempo con un "gol fantasma" que no llegó a subir al marcador.

Poco después, en el minuto 51', de nuevo un centro de Bale iba a preceder una jugada de peligro. Un centro que a simple vista parecía inofensivo rebotó en el brazo de Roberto Lago y el árbitro señaló penalti. Cristiano Ronaldo, un verdadero especialista en estas situaciones, no perdonó.

Así como en el primer tiempo el Apoel hacía amago de buscar la portería blanca, el Madrid en la segunda parte no tuvo ningún tipo de oposición. No obstante, la ventaja de dos goles no parecía ser suficiente para el campeón, y en el minuto 61' Marcelo ponía un centro que remataba Bale y en el rebote Sergio Ramos, con un remate acrobático, cerraba el marcador.

El Madrid no paró de atacar. Quería acabar con la mala dinámica que venían arrastrando desde la baja de Ronaldo, y era él quien buscaba con más ímpetu el gol. Buscaba el hat-trick, y de hecho marcó el tercero en su cuenta particular, pero estaba en situación antirreglamentaria y el gol fue anulado.

En resumen, partido fácil para el Madrid, que no necesitó hacer su mejor partido para ganar con solvencia e inicia con buen pie la carrera por la decimotercera Copa de Europa y recupera sensaciones con la vuelta del balón de oro, Cristiano Ronaldo.

Con la tecnología de Blogger.