Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Opinión: Enfermo del deporte

Hoy no es un martes cualquiera. Arranca la Copa del Rey. Equipos españoles lucharán por alzarse con la victoria. Eliminatorias trepidantes, en las que puede ganar cualquiera. Es tiempo de Copa

Resultado de imagen de copa del rey
Foto: RFEF
Actualmente la Copa del Rey está muy politizada. Además el sorteo está amañado para que los equipos que juegan competiciones europeas se enfrenten con los rivales más débiles, que son los de segunda b, por lo tanto impedir sorpresas y transformarla en la copa de la liga Santander. Es una competición que aburre, primero por la cantidad de partidos que se podrían ahorrar, las vueltas. Y segundo porque pocos son los equipos que juegan con titulares y buscan ganarla. Se la desprestigia. Y al final la ganan los mismos. Unos juegan con suplentes porque se juegan el descenso, otros Europa y los de segunda no suelen tener opción. Atrás quedaron los años en los que había finales con equipos de mitad de tabla y daban una alegría a una ciudad que no fuera Madrid o Barcelona.

Esto se remonta a dos hechos. La “brillante” idea de poner un partido de vuelta, para que las dos aficiones disfrutaran de su equipo, concretamente la ilusión de los de segunda b (también para evitar tropiezos de cabezas de serie) y para obtener más ingresos de publicidad y televisión.

Soy consciente de que la LFP desprecia ese torneo, por no hablar de la corrupción y “jaleo” que hay en la federación con un presidente que no dimite y un electo que ni pincha ni corta. Tebas hace lo que le apetece y no hay consenso para mejorar la competición.

Me gustaría que se probara una copa con todas las eliminatorias a un partido. Si hubiera empate una prorroga y después una tanda de penaltis. Pero si eso fuera así deberían reservarse fines de semana para la copa. Ya lo hacen en Inglaterra y terminan la competición incluso antes que nosotros.

Tampoco me gustan las sanciones en Copa. Hay jugadores que cometieron tres tarjetas y fueron apeados de la competición, se fueron de España y han vuelto tras más de cuatro años y ni se acuerdan de esa falta. Pero la competición no le deja jugar. Inaudito, debería expirar o no acumularse.

No quería hablar de política, pero es inevitable, pues es un trofeo de la RFEF y se llama de su majestad el rey de España. Al que pite el himno se le debería sancionar. Si desprestigias esta competición no la juegues.

Mucho que mejorar, mucho que mantener. La ilusión llega esta semana a equipos de segunda b, segunda y primera que pelearan por seguir pasando de ronda y jugar a finales de mayo (en una sede que se desconoce) la gran final de un torneo que aún no es emocionante.

Con la tecnología de Blogger.