Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

RCD Espanyol 0-0 Levante UD: La lucha por la heroicidad del día

Un partido con muchas ocasiones se disfraza de empate a nada a los ojos del mundo

Foto: RCD Espanyol


LaLiga Santander-Jornada 8

Espanyol0
Levante0
Ficha técnica
RCD Espanyol: Pau López, David López, Hermoso, Aarón, Darder, Javi Fuego (Esteban Granero), Jurado (Sergio García), Baptistao, Marc Navarro (Sergio Sánchez), Piatti y Gerard Moreno.

Levante: Raúl; Pedro López, Postigo, Chema, Luna; Lerma, Campaña, Doukouré (Rober Pier), Morales, Ivi y Nano Mesa (Boateng).

Árbitro: Undiano Mallenco.  Amonestó a Nano Mesa (23’), Sergio Postigo (38′), Hermoso (57′), Morales (61′), Javi Fuego (68′), Quique Sánchez Flores (84′)

Incidencias: RCDE Stadium. Jornada 8ª de la Liga Santander 2017/2018. 19.365 espectadores.
Cuando despiertas de un largo letargo, los ojos pesan como toneladas de ropa húmeda, los músculos son incapaces de superar distancias que nos permitan comprar el pan, visitar a nuestra madre o acudir al lugar donde vendes de lunes a sábado tu fuerza de trabajo.  Ocurre cuando el largo letargo termina en la vida de los humanos, gente cotidiana, no en el deporte, no los deportistas, no, ellas y ellos que realizan el arte de los movimientos sobre el césped.

Quizás sean 22 jugadores los que corran sobre el césped, los que terminan agotados por el esfuerzo físico realizado, pero, en Cornellà, el cansancio vino de mano del latir de los corazones pericos, esperanzados después de unos últimos partidos más que notables y deseosos de acumular brillantez. También terminó agotada la hinchada granota, fiel a su cita de futbol en días extraños, ansiosa por ver de nuevo, al Levante heroico del inicio de temporada (de asueto las últimas jornadas).

Durante los 45 minutos iniciales, el frenesí se apropió de unos espectadores nada necesitados de agentes adrenérgicos sintéticos y de los jugadores objeto de sus miradas. La pelota iba más rápido de lo que los cámaras del RCDE Stadium desearían. Ocasiones a banda y banda, Nano, Jurado, Moreno, Morales. Nombres de fantasía deportiva. Y Doukouré, que no consiguió mantener la potencia de sus compañeros, a la vez que Nano, sondeaba la opción de cambiar de deporte. Todo en un gazpacho de los dos lados del Sénia al que solo le faltó gol.

Tal vez, un experto en apuestas en cierto estado de furor social se dedicara a pedir durante el descanso a sus amigos vía uatsap que pusieran su dinero en que el partido terminaba con goles. I visto lo ocurrido durante los primeros minutos de la segunda mitad, hubiese sido la opción más sencilla con la que ganar algo de dinero. Pero el futbol, va mucho más allá.

El heroísmo se gana y de dioses hay muchos, pero si no lo demuestran con sus actos, el fervor de sus devotos desaparecerá. El dios futbol quizá juegue en el otro estadio de la ciudad condal pero, a unos quilómetros, apareció, con distinto rostro, ocupación y nombre. Raúl fue héroe a la vez que lucían sus amigos los palos y sus compañeros Ivi y Lerma en las funciones que Juan Ramón López Muñiz les había asignado. Fueron insuficientes las ganas de Moreno, Jurado, Piatti o García, que durante gran parte de la segunda parte asediaron la portería del equipo de Orriols.

Al final, el experto en apuestas en cierto estado de furor social y quizás embriaguez, terminó llorando, desconsolado, en un sofá de alguna empresa sueca. Mientras los pericos, marcharon a sus hogares con angustia de la indigestión producida por el nerviosismo, alterados después de la actuación arbitral y decepcionados porque sentían que era el día para terminar de dar el impulso final. El Levante por su parte, se marchó feliz, terminó la mala racha y se reencontró con buenas sensaciones a la vez que los delanteros granotas, siguieron probando a comprobar cuantas veces deberían intentarlo, para por fin, sumar un 1 en su contador.

El heroísmo se gana, y cada uno de los deportistas de cualquier ámbito, luchan día a día para conseguirlo. Tal vez, algún día, observen el mundo que les envuelve y salgan del césped, para convertirse definitivamente en héroes.

Con la tecnología de Blogger.