Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Tottenham 4-1 Liverpool: Esta defensa es una ruina

Los de Klopp no fueron rivales para un Tottenham que estuvo muy acertado de cara a portería. Kane, con dos goles, se sitúa como máximo goleador de la Premier League

Harry Kane junto a Serge Aurier celebrando uno de sus tantos | FOTO: Premier League

Premier League - Jornada 9

Tottenham4
Liverpool1
Ficha técnica
Tottenham: Lloris; Alderweireld, Davinson, Vertonghen; Trippier, Alli, Winks, Aurier; Eriksen (Dier, min. 81), Son (Sissoko, min. 69) y Kane (Llorente, min. 88)

Liverpool: Mignolet; Gómez, Matip, Lovren (Oxlade, min. 32), Moreno; Milner, Henderson, Can (Grujic, min. 83); Salah, Firmino (Sturridge, min. 77) y Coutinho

Goles: 1-0 (Kane, min. 4), 2-0 (Son, min. 12), 2-1 (Salah, min. 24), 3-1 (Alli, min. 47), 4-1 (Kane, min. 55)

Incidencias: T.A: Can Estadio: Wembley Stadium
Spurs y reds llegaban a este encuentro tras cosechar resultados positivos en sus respectivos encuentros de competiciones europeas. En el caso del conjunto local, consiguió un valioso empate en el Santiago Bernabéu que le sirve para situarse como primero de grupo empatado a puntos con el Real Madrid. Mientras tanto una histórica goleada (0-7) en casa del Maribor aúpa al Liverpool al liderato. Sin embargo en el último encuentro de competición doméstica ambos conjuntos se cambiaron los papeles. El Tottenham venció en casa al Bournemouth (1-0) con un tanto de Eriksen. Por otra parte, uno de los clásicos del fútbol inglés se saldó con un empate sin goles; ni Liverpool ni Manchester United en un partido marcado por la propuesta ultradefensiva de los de Mourinho.

Pochettino recuperaba para la ocasión a Dele Alli. El internacional inglés no estuvo para el choque europeo en Madrid y hoy partía como titular. Con respecto al once utilizado en la último encuentro de Premier League la única variación fue la de Aurier por Dier. El inglés empezaría el partido desde el banquillo por enfermedad. Uno también fue el cambio introducido por Klopp en la alineación red tras el partido contra el United. Milner por Wijnaldum fueron los cambios introducidos por el técnico germano. Mientras tanto Salah, Firmino y Coutinho repetirían arriba.


El Tottenham parte de inicio con Aurier cambiado de banda y Winks como mediocentro más atrasado, acompañado este en la zona de creación por Dele Alli. Poco tardarían los locales en en adelantarse en el marcador. A los 4 minutos de juego Kane aprovecha un error defensivo del Liverpool para quedarse solo ante el portero. El inglés, tras un buen pase de Trippier que superó a toda la defensa red, recortó a Mignolet para terminar marcando a placer. Aunque en un principio parecía que el punta de los spurs partía desde posición irregular, Joe Gómez se queda enganchado y rompe el fuera de juego. A pesar del primer tanto el partido seguía sin tener un dominador, si bien a los locales no les hacía falta para volver a golpear al Liverpool. A los 11 minutos Heung-Min Son marcaría el segundo gol del partido a pase del '10' de Tottenham. Lovren intenta alcanzar de cabeza un balón en largo con las manos de Lloris pero este pasaría por encima del central croata. El esférico le llegaría a Kane que, tras conducir, puso un pase medido al corazón del área para que el surcoerano batiera a Mignolet. En cuanto al juego, ni Tottenham ni Liverpool estaban sabiendo elaborar las jugadas, aunque los reds insistían mucho en atacar por el lado izquierdo con Coutinho y las incorporaciones de Alberto Moreno. A punto estuvo de rozar Son el doblete en el 15' sino hubiera sido por el larguero. El atacante se filtró entre los centrales para recibir un buen pase en largo de Eriksen pero su derechazo se estrelló en la madera. Los de Pochettino estaban haciéndole mucho daño a su rival a la contra, saliendo muy rápido y con poco toques hacia la portería contraria. Coutinho, el que estaba siendo el jugador más participativo por parte del Liverpool, se veía obligado a alejarse mucho del área para venir a recibir al medio ante lo bien plantada que estaba la línea de cinco defensores. Esto además dificultaba la conexión con los hombres de arriba. Cuando más controlado parecían tener el partido los spurs llegó el tanto del cuadro red. En el 24', una pérdida de Kane y un gran pase al espacio de Henderson para Salah culminaron en el primer y, finalmente, único tanto del equipo dirigido por Klopp. El egipcio, en el mano a mano con Lloris, chutó mal con la derecha pero su remate golpeó en el palo y acabó entrando. Con el gol la dinámica del partido había cambiado y ahora era el Liverpool quien llevaba el peso del partido. Tras un bue centro de Coutinho que culminó en un remate demasiado escorado del autor del gol, en la jugada siguiente llegaría la réplica del Tottenham. Son no supo aprovechar el buen balón filtrado por Alli y Mignolet le detuvo el mano a mano con el pie. Los de Pochettino lo tenían muy claro; cada vez que recuperaran el balón buscarían en profundidad a Harry Kane. Pasada la media hora de encuentro se produjo el primer, y sorprendente, cambio en el Liverpool. Klopp dio entrada a Oxlade-Chamberlain en lugar de Lovren, aparentemente sin problemas físico, que casualmente había sido el jugador que falló en el segundo tanto del Tottenham. Joe Gómez, que salió de inicio como lateral derecho, formó la pareja de centrales con Matip. Las jugadas de peligro se repartían para ambos equipos con Salah y Kane como protagonistas en cada uno de los bandos. Durante los 10 últimos minutos de primera parte el juego estuvo muy trabado y los reds optaban por buscar a Salah con balones en largo, que por velociad ganaba a quien se pusiera por delante. Justo antes de emprender el camino a vestuarios llegaría la sentencia visitante. Eriksen sacó una falta que Matip despejó mal a la frontal y Alli, apareciendo desde segunda línea, enganchó el balón para enviarla al fondo de la portería en el minuto 47.

El Liverpool no estaba dispuesto a rendirse y así lo demostró tras salir de vestuarios. Durante los primeros minutos de segunda parte se acercó con peligro sobre la portería rival, sobre todo con centros laterales. Sin embargo el inicio de segundo tiempo fue igual al final del primero. A los 55 minutos Kane anotaría su segundo gol del partido, octavo de la temporada, tras una jugada embarullada en el área. Mignolet no acertó a despejar la falta botada por Trippier y, tras un primer remate de Vertonghen que Firmino sacó bajo palos, el punta inglés cazó el rechace para anotar el cuarto tanto del Tottenham. Los de Klopp tenían muchos problemas para elaborar el juego; hombres creativos como Coutinho y Henderson estaban desaparecidos pasada la hora de partido. Meintras el autor del último gol local estaba realizando un partido soberbio, con y sin balón, aportando en ataque e implicado en labores defensivas. A partir de este momento Lloris fue el encargado de frenar todo intento de posible remontada del Liverpool. Primero con un paradón a Coutinho digno de ver repetido. El brasileño se abre hueco en la frontal para sacar un disparo colocado con la zurda pero el meta galo voló para poner la mano y que balón acabara golpeando en el palo. Podían llegar goles para cualquier de los dos lados, si bien el Tottenha sentía ya que el partido era suyo y quitó el pie del acelerador. El primero de los cambios en el cuadro local sería Sissoko, que entró en lugar de Son. El surcoreano realizó un muy buen partido, corriendo al hueco y abriendo espacios para Kane. La siguiente de las paradas del guardameta de los spurs llegaría a los 70 minutos, cuando evitó con el pie el gol de Milner tras una buena internada del centrocampista inglés en el área. El Liverpool seguía insistiendo, gracias en parte a la nueva disposición de sus futbolistas. Tener a Coutinho más centrado, con Oxlade ocupando su sitio en banda, hacía que las lleagdas del Liverpool fueran más peligrosas. Sin embargo los visitantes no terminaban de convertir las llegadas en goles, en parte culpa de Lloris, que volvió a realizar otra buena parada, en este caso a Salah, tras robarle el balón Oxlade a Aurier en la línea de fondo. Las otras dos sustituciones introducidas por Klopp en los segundos 45 minutos (Sturridge y Grujic) apenas tuvieron incidencia en el juego de su equipo. El Tottenham estaba demasiado relajado, lo cual provocaba que estuvieran concediendo muchas ocasiones a su rival y que llevaran muchos minutos sin inquietar al meta de los reds. El desenlace de encuentro tuvo poco que destacar; desde hacía varios minutos ambos conjuntos sabían que el partido estaba decantado para el cuadro local. Salah fue el jugador más activo de esta segunda parte y aún habiéndose dado por vencido su equipo el egipcio siguió pidiendo el balón e intentado generar peligro.

Decepcionante partido del Liverpool en Wembley. La pasada campaña los reds nos acostumbraron a ver su mejor versión ante los grandes, tal y como hizo el fin de semana anterior ante el Manchester United. El Tottenham hizo unos 20 primeros minutos a un altísimo nivel y sentenciaron pronto a los visitantes. Además los de Klopp, a pesar de ponerse 2-1, no parecieron estar metidos en el partido en ningún momento. Tras estar jornada se viene un calendario complicado para ambos conjuntos, empezando por el Manchester United-Tottenham que abrirá el próximo fin de semana de fútbol en Inglaterra.

@PabloMh17
Con la tecnología de Blogger.