Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Camisa de once varas

La nueva camiseta de la Selección española desata la polémica 

Cuatro
Polémica, como nos gusta este vocablo. Una controversia, tengo que reconocer, que es la que nos da de comer a los columnistas o articulistas. Sin chicha, no sería igual, sin material el periodismo se convertiría en una ventana de la monotonía de la realidad. Todo sería igual, las noticias, las páginas de los periódicos serían tediosas, aburridas. La gente no los compraría , se conformaría con ver la caja tonta sin ningún estímulo, sin nada que suscite morbo o debate.

Ahora, la polémica semanal tiene que ver con la camiseta de la selección española. Más que con la elástica, con sus colores, con uno en particular. Un azul que parece morado. Como si de la imagen del vestido que tanto pululó por Whatsapp se tratará, algunos aprecian el color morado y otros el azul. Un tono, que cambia en función de la perspectiva o distancia en la que se vean. Si aprecias la camisa desde cerca, es azul, si te alejas un poco, parece morado. Un efecto óptico, que ha hecho enfurecer a muchos ciudadanos, entre ellos altos cargos del Gobierno, y ha dado un hipotético aliciente para que los que no se sienten identificados por nuestra enseña oficial se compren la camiseta.

¿Estrategia de Adidas? ¿Una consigna política por parte de la RFEF para que España sea una República? ¿O simple casualidad? Un servidor, se queda con la última. Está claro que desde lejos parece que la elástica hace un guiño a la tricolor, pero sinceramente creo que se trata de una simple e inoportuna casualidad. Adidas ha metido la zarpa indirectamente, de eso no hay duda, pero discrepo de que la compañía alemana tuviera pleno conocimiento de que al elegir esa combinación de colores iban a existir interpretaciones o connotaciones políticas. Una controversia que no se hubiera producido si estuviéramos viviendo otras circunstancias en España. Situación que ha exacerbado el sentimiento patriótico de algunos y la polarización. Ocasionando que se ponga a las banderas por delante de las personas, provocando que saltemos a la mínima y por tonterías como esta.

No se si se retirará la camiseta y desconozco que pasará con el polémico diseño. Pero se trata de una mera "casualidad", una eventualidad entrecomillada porque ni siquiera es morado el color que ha despertado la polémica. Debemos dejar la política fuera del deporte, y lo dice alguien que se dedica a ella, lo escribe una persona que la acusan de no saber hablar de otra cosa más que de política. Si criticábamos a los catalanes por utilizar al FC Barcelona como escaparate y altavoz de sus consignas, no debemos cometer sus mismos errores y ver en el fútbol un instrumento logístico para hablar de ideologías. Fútbol es fútbol, política es política. Aprendamos a diferenciar y a hablar de los asuntos cuando nos encontremos en el espacio idóneo para cada uno de ellos. 

Con la tecnología de Blogger.