Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Atlético de Madrid 1-0 Alavés: Nadar, nadar y morir en la orilla

No basta un buen Alavés para conseguir puntuar en el Wanda Metropolitano y un gol de Fernando Torres decide el encuentro

Foto: Atleti

LaLiga Santander-Jornada 16

Atlético1
Alavéss0
Ficha técnica
Atlético de Madrid: Oblak, Vrsaljko, Savic, Godín, Filipe, Saúl (Carrasco, 68’) , Thomas (Correa, 45’), Gabi, Koke, Gameiro (Torres, 68’) y Griezmann.

Deportivo Alavés: Pacheco, Martin, Alexis, Maripán, Duarte, Manu, Pina, Pedraza, Ibai (Santos, 84’), Burgui (Medrán, 62’) y Munir.

Goles: 1-0, Torres (min.74)

Árbitro: Jesús Gil Manzano (Colegio Extremeño). Amonestó a Thomas (min.18), Savic (min.34), Maripán (min.36), Pina (min.55), Duarte (min.60), Godín (min.66).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Wanda Metropolitano. 50.000 espectadores.
El Alavés salió derrotado de su visita al Wanda Metropolitano, pero las sensaciones y el juego mostrado fueron para estar muy orgullosos. Un gol de el Niño Torres en el 74 decantó un partido intenso y vibrante. El Deportivo Alavés le exigió al equipo colchonero emplearse hasta el límite, mostrando un rigor defensivo y un peligro ofensivo sensacional.

El partido comenzó vibrante y interesante para el espectador. Dos equipos que tenían ganas de hacer las cosas bien, de ofrecer un buen espectáculo. Así transcurrieron los primeros minutos, con una posesión con bastante dominio rojiblanco. Aun así, el equipo que genera situaciones de gol y sensación de peligro era el conjunto vasco. 

El ritmo del encuentro se fue diluyendo con el paso de los minutos con muchas faltas de ambos equipos. El jugador que más faltas recibió fue Munir que fue objeto de falta en todas las disputas con los jugadores del Atlético de Madrid.  Así, el equipo madrileño recibió dos amarillas en la primera parte que fueron para Thomas y Savic. 

Por otro lado, las dos ocasiones más claras de la primera parte corrieron a cargo de Gameiro y Ruben Duarte. El primero no llegó por centímetros a un balón magnifico que le puso Antoine Griezmann y el segundo casi sorprendió a Jan Oblak con un zapatazo desde media distancia.

Así se llego al descanso del encuentro con un partido muy disputado y opciones para los dos equipos.

El segundo tiempo fue algo más pausado pero con la misma intensidad. El equipo colchonero metió una marcha más al encuentro con la entrada de Correa y el Alavés se metió atrás. El equipo de Abelardo Fernández se replegó, para después cazar algún balón para salir a contragolpear. 

Tras un disparo de Griezmann que se fue arriba, el Alavés empezó a estirarse. Una muy buena jugada personal de Alvaro Medrán que acababa de entrar casi acabó en un susto grande para los intereses rojiblancos. El jugador formado en el Real Madrid se fue de dos jugadores y se internó hasta llegar casi al área cuando recibió una falta de Godín.

Con el paso de los minutos el Atlético de Madrid se convirtió en un manojo de nervios, ya que, era incapaz de generar peligro a un buen Alavés. El Cholo Simeone ante este panorama decidió introducir a Carrasco y Torres que a la postre sería decisivo.

En el minuto 74, un balón de Vrsaljko por la banda cazó Torres para empujarla a puerta. El Cholo respiraba y con él, la afición colchonera. Por su parte,  el gran trabajo albiazul se quedaba sin premio en forma de puntos, tras realizar un partido más que digno.

En los últimos instantes del choque el Alavés intentó empatar el partido, pero ya era demasiado tarde. El Atlético de Madrid jugaba a su antojo dejando pasar el tiempo. A sí concluyó el partido con un Alavés abatido y un Atlético de Madrid feliz con la victoria.

Un trabajo descomunal del Alavés no sirvió para conseguir la victoria pero este es el camino para el equipo de Abelardo si quiere mantenerse en Primera División. El Glorioso plantó cara a uno de los equipos más competitivos de La Liga. Hay que seguir.

Con la tecnología de Blogger.