Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Los Warriors remontaron una diferencia de 20 puntos frente a Los Pelicans (125-115)

New Orleans no pudo con los actuales campeones pese a ir ganando durante la mayor parte del partido

Foto: Warriors

Los dirigidos por Steve Kerr plantearon una novedad en su quinteto titular, el hombre alto no fue Pachulia sino McGee, el resto los de siempre: Curry, Durant, Green y Thompson. En los locales la ausencia conocida de Anthony Davis, lo cual supone que aquella bestia de dos cabezas de momento solo cuente con una: DeMarcus Cousins.

De entrada Los Pelicans salieron a imponer condiciones, parcial de 8 a 0 de por medio. Pero si algo tienen los Warriors es saber remontar y no solo que igualaron sino que rápidamente se fueron al frente. A mitad de este cuarto Draymond Green, el nuevo rey del trash talking, vivió una de sus noches típicas, en una penetración, cayó al piso al contacto con Cousins y reclamó airadamente a uno de los árbitros lo que le costó una falta técnica más en su historial. De ahí en más los locales tuvieron buenos momentos de mano de Cousins ganando rebotes y manejando el balón, Holiday encestando con un buen porcentaje y Rondo asistiendo como en sus mejores tiempos. El parcial favoreció a los locales (26-33).

En el segundo parcial Steve Kerr envió a su segunda unidad Iguodala, West y McCaw. Parcial 11 a 3 para irse adelante en el marcador. Los Pelicans reaccionaron y nivelado más acciones, tras breves alternancias en el marcador en la parte final del cuarto New Orleans apretó el acelerador y sacó una ventaja considerable para un parcial de 23 a 36, lo que le supuso 20 puntos de ventaja antes de irse al descanso.

El tercer cuarto trajo consigo una increíble reacción de los Warriors. Parcial de 15 a 0 para reducir la ventaja ante la mirada incrédula de Los Pelicans, así sin más dilapidaron una ventaja que parecía irreversible. Apareció Curry para encabezar la ofensiva con 15 puntos solo en este parcial. Las sensaciones no eran buenas para los locales y a eso se sumó el hecho que Cousins mantuvo una breve charla con Green lo que le valió una falta técnica, le enésima de su carrera y los ánimos se fueron calentando de a poco. El parcial fue para los visitantes por 39 a 22 y quedaron a una posesión larga de igualar el marcador.

En el último cuarto Kerr aplicó la misma  receta, racha positiva para los Warriors y a 7:53 se fueron arriba. Los locales tuvieron una leve reacción que terminaría por morir cuando a menos de 4 minutos, Nick Young encestó dos triples seguidos que le dieron una ventaja de 5 para Golden State. De ahí en más la victoria de los actuales campeones no estuvo en peligro pero el partido tenía aún guardado 2 emociones fuertes. La primera a falta de poco más de un minuto, Durant (19p, 6r, 5a) se enfrascó en una discusión con Cousins (19p, 11r, 6a) y ambos se fueron expulsados. La segunda y poco afortunada, a segundos del final Curry (31p, 5r, 10a) pisó la pierna de un rival y sufrió aparentemente una torcedura de tobillo, raudo abandonó la cancha ante la preocupación de más de uno. Con el paso de las horas su situación se conocerá a profundidad. En definitiva triunfo sufrido pero triunfo al fin para Golden State, a la bestia de 2 cabezas no le basta con tener solo una.

Con la tecnología de Blogger.