Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Manchester United 2-2 Burnley: Un doblete de Lingard evita la derrota para los de Mourinho

Los Red Devils pecaron de poca efectividad y terminaron arañando un punto gracias a los goles de Lingard

Foto: Golgana

Premier League-Jornada 20

Manchester U.2
Burnley2
Ficha técnica
Manchester United: De Gea; Shaw, Rojo (Mkhitaryan (46')), Jones, Young; Pogba, Matic; Mata, Ibrahimovic (Lingard (46')), Rashford; Lukaku. 

Burnley: Pope; Bardsley, Long, Mee, Taylor; Gudmundsson, Cork, Hendrick, Defour (Vokes (67')), Arfield; Barnes (Walters (81')). 

Goles: 0-1 Barnes (3′), 0-2 Defour (36'), 1-2 Lingard (53'), 2-2 Lingard (90'). 

Árbitro: Martin Atkinson. Estadio: Old Trafford. Partido perteneciente a la jornada 20 de la Premier League.

Incidencias: Old Tradfford.
El equipo de José Mourinho, con 42 puntos, necesitaba una victoria para resarcirse de una semana bastante trágica para ellos. La eliminación de la EFL Cup por el Bristol y del empate contra el Leicester en la última jornada supuso un gran mazazo para los seguidores reds que ansiaban conseguir los tres puntos y olvidarse del pasado.  

En frente tendrían al Burnley. El equipo de Sean Dyche goza de una gran posición en la clasificación y es el equipo revelación del año en la Premier. Los tres puntos supondrían una victoria de gran prestigio para ellos y, por eso, no se lo pusieron nada fácil a los devils.

El encuentro comenzó con mucho movimiento porque en el minuto tres ya se modificó el marcador. Gudmundsson centraría al área y, tras un mal despeje de la zaga roja, el balón se quedaría muerto y llegaría Barnes para anotar el primero del partido. Gran centro del islandés que demostraba tener un guante en la bota.  

Todo el juego del Burnley se basaría en balones largos hacia el delantero inglés para que rematara como pudiese. Además, y fiel a su estilo, intentaban recuperar el esférico en el campo de los Red Devils para contraatacar e intentar crear peligro a David De Gea.   

En el minuto 11, llegaría otra ocasión para los de Burnley. Gudmundsson, una vez más, centraría al área para que Scott Arfield rematara al primer toque y llegara a tocar la parte de arriba del larguero, para su desgracia.  

A pesar del primer gol de los de Burnley, los locales no bajarían los brazos. El encuentro se convirtió en un verdadero asedio de los de rojo. Todo el juego de los locales se basó en las bandas. Tanto Young como Shaw no paraban de sumarse al ataque y evidenciar su poderío físico. Así llegaría el primer tiro a puerta de los Devils. Tras una apertura a la banda, Luke Shaw tiraría a puerta desde fuera del área haciendo que Pope hiciera una gran estirada parando el balón. Buen intento del lateral inglés que no desperdició la oportunidad que le dió Mourinho.  

Debido al acoso local, Ben Mee se convirtió en el salvador del equipo de Dyche gracias a sus numerosos cortes en defensa llegando a desquiciar tanto a Romelu Lukaku como al delantero sueco Zlatan Ibrahimovic.  

La efectividad del Burnley se convirtió en su principal arma para hacer el segundo del encuentro. En el minuto 36, Defour sería el encargado de tirar una falta a pocos metros del área. El centrocampista belga la ejecutó de una manera tan sublime que la estirada de De Gea se quedó en nada. Magistral tanto de Defour que imponía la sorpresa en Old Trafford.  

El primer tiempo terminaría con los de Mourinho teniendo la última oportunidad de marcar. Marcus Rashford se internaría en el área tras una serie de recortes, se acomodaría el balón a la pierna derecha y dispararía raso, haciendo que Mee despejara bajo los palos.  

Mourinho no veía a su equipo desplegar un buen juego así que, nada más comenzar la segunda parte, dió entrada al armenio Mkhitaryan y al inglés Lingard por Ibrahimovic y Rojo, respectivamente. Matic pasaría a ser central. El cambio del portugués dió sus resultados porque la segunda parte fue un control absoluto de los de Manchester y terminarían consiguiendo un punto gracias a la entrada de Lingard.  

Las ocasiones empezarían a llegar pero los locales no demostraron la efectividad de su rival y empezaron a acumular oportunidades de gol que no se llegarían a finalizar.  

En el minuto 50 y siendo su primera jugada, Lingard tuvo la más clara. El inglés se encontraría casi bajo portería solamente con Pope encima pero, para su mala suerte, le dió al cuerpo del guardameta y no llegaría a marcar.  

Lingard fue el héroe de la tarde porque consiguió remontar un partido con escasa puntería local. Tras un centro raso de Young, el inglés remataría de tacón marcando el primero en su cuenta particular. Gran gesto técnico del atacante que envió el balón al palo más alejado de Pope.

El asedio de los de Mourinho era palpable. Más aún cuando el Burnley solamente se limitaba a despejar en su área y no retenía la pelota, ni llegaba a crear alguna jugada al contraataque. Sean Dyche supo qué necesitaba su equipo y dió entrada a dos atacantes: Vokes y Walters por Defour y Barnes. Con este cambio tan ofensivo, el entrenador inglés quería meter más presión tanto a Jones como a Matic al sacar el balón jugado desde atrás.  

El último gol llegaría en los minutos finales. Lingard sería el encargado de imponer el empate en el marcador. Tras numerosos despejes, en el área, de la zaga visitante, el balón llegaría al inglés y tiró sin pensárselo dos veces batiendo a Pope.  

Empate del que puede estar orgulloso Sean Dyche a pesar de haber dejado escapar una victoria que hubiera supuesto tres puntos de gran prestigio. Por la otra parte, un pinchazo inesperado para los de Mourinho que logra terminar una semana bastante deprimente tras el empate contra el Leicester. Aún así, los Red Devils siguen a la sombra del Manchester City con 43 puntos.

Con la tecnología de Blogger.