Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

SD Eibar 2-1 Valencia CF. El Eibar manda al Valencia al barro

El equipo armero se llevó un partido disputado con un gol de Jordán en el 87'

Foto vía Twitter SD Eibar



LaLiga Santander-Jornada 16

SD Eibar2
Valencia CF1
Ficha técnica
SD Eibar: Dmitrovic; Capa, Arbilla, Oliveira, Cote; Alejo, Jordán, García, Inui; Charles (Kike, 72') y Enrich (Escalante, 85').

Valencia CF: Neto; Montoya, Paulista, Vezo, Gayà (Lato, 46'); Andreas (Ferran, 80'), Parejo, Kondogbia, Nacho Gil (Guedes, 72'); Mina y Rodrigo

Goles: 1-0 Inui (48'),  1-1 Santi Mina (57'), 1-2 Jordán (87')

Arbitro: Gonzales Fuertes. Amonestó a García (34'), Kondogbia (70'), Parejo (75'), Andreas (79'), Lato (82')

Incidencias: Partido disputado en el estadio de Ipurua con capacidad para 7.083.

Tras las primeras horas de la mañana la lluvia daba un respiro en Ipurua, los jardineros rezaban para que el sistema de drenaje estuviera a la altura, sino el césped se iba a convertir en una pista de patinaje. Y es que el terreno tenía que estar perfecto, la ocasión lo merecía, el Valencia llegaba a Guipúzcoa segundo en la tabla y con la intención de seguir siéndolo con tres puntos más, pero lo tendrá muy difícil ante un Eibar que llega lanzado y que en casa saca las uñas.

El pitido inicial dio comienzo al choque, un inicio que ambos utilizaron para sondear a su rival, un tanteo en el que ninguno de lo dos arriesgaba más de la cuenta. Es cierto que el campo no estaba en mal estado, pero tampoco estaba para hacer filigranas, más de uno ya se había acabado por los suelos.

Pero esto no es una clase de botánica, en lo futbolístico el Eibar jugaba a partir del orden, el equipo vasco tenía los movimientos más que automatizados, y a partir de ellos llegaron sus primeros acercamientos, que a pesar de no tener acierto eran toda una declaración de intenciones.

Hoy no era el día de jugar bonito, la lluvia había vuelto a escena, provocando que un pase a diez metros convirtiera en toda una odisea. A pesar de esto el Valencia se empeñaba en jugar al toque, Marcelino tiene bien enseñado a los suyos y no entiende el fútbol de otra manera, todo genio muere con sus ideas.

Toda este agua estaba haciendo que el marcador de ocasiones no se hubiera movido, lo más parecido estaban siendo los balones colgados del Eibar, con Cote como protagonista, que no encontraron rematador, por su parte el Valencia se estaba conformando con un par de córners que no amenazaron a Dmitrovic; el resultado era un 0-0 que no tenía pinta de cambiar, por lo menos antes del descanso.

Y así fue, el marcador no se movía, entre otras cosas porque Rodrigo no estuvo acertado, el delantero hispano brasileño no acertó con su remate en la que fue la ocasión más clara del partido. Cuando te vas al descanso con la lluvia como protagonista es difícil poder destacar algún aspecto del juego.

A la salida de vestuarios el escenario cambio mucho, no solo porque la lluvia se había esfumado, sino porque Inui había cazado un doble rechace que le dejaba solo contra Neto, el japonés fusilaba con un disparo pegado al palo, el Eibar a la primera que tenía no perdonaba y se ponía por delante.

Pero que poco duro la alegría armera, cuando peor estaba el Valencia, Andreas cabalgo por la banda hasta llegar a línea de fondo y ponerle un caramelo a Santi Mina, el gallego no se pusó nervioso y empujó el balón al fondo de la red, que impredecible es el fútbol, todo puede cambiar en segundos.

Con el paso de lo minutos el partido se convirtió en un toma y daca, un juego veloz y vertical que no encontraba portería, el ritmo era propio de una final, ningún equipo regalaba nada y cada pelota era disputada con uñas y dientes, con todo lo peleado nadie quería perder, era una guerra de guerrillas.

En toda guerra hay un héroe, en esta cruzada el soldado Jordan iba a marcar la diferencia, el español se elevaba entre los centrales y remataba con el corazón un centro impecable, el gol no solo les ponía por delante, sino que, teniendo en cuenta el minuto en el que llegaba, valía por tres puntos más que peleados.

Y el tiempo llegó a su fin, la victoria vestía de blaugrana y se quedaba en Ipurua, no hay mucho que reprochar a ninguno de los dos equipos, en condiciones muy desfavorables han brindado un gran partido, el esfuerzo y el compromiso de los jugadores dignifica a los dos equipos y deja claro que todo aquel que quiera ganar partidos en LaLiga va a tener que sudar la camiseta, y más aún si delante tiene a la SD Eibar.

Con la tecnología de Blogger.