Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

El racismo es cosa de necios

Estos actos manchan los valores del fútbol y no se deben permitir

Foto: Instagram Blaise Matuidi


El pasado 6 de enero el futbolista Blaise Matuidi denunció en su cuenta de Instagram comportamientos racistas durante el partido contra el Cagliari. Cada vez que el centrocampista francés tocaba el balón, la grada local abucheaba al jugador. Matuidi, cansado de estas actitudes se lo comentó al árbitro que detuvo el partido durante un breve instante. Los locales trataron de calmar a su afición y después de esto no se volvió a tomar ninguna acción al respecto.

Una vez terminó el partido, dejó un mensaje en su cuenta de Instagram “Hoy fui víctima de comentarios racistas durante el partido. Admitiendo debilidad y odio y el deseo de intimidar. Amo a todos y solo lamento ver a las personas comportarse de esta manera. El fútbol debe compartir una pasión, aportar valores de igualdad e inspirar a los demás. Es por eso que estoy aquí”. Tras esto, la cuenta oficial de Twitter del Cagliari se disculpó por los actos de su afición.

Este suceso ha reavivado la polémica en Italia ya que de nuevo se ha visto sacudida por ataques racistas. En abril del año pasado, Sulley Muntari, jugador del Pescara, abandonó el terreno de juego tras recibir insultos racistas por parte de la misma afición.

Estos comportamientos llevan ensuciando la imagen de la liga italiana los últimos años. Todos hemos visto más de una vez a Balotelli llorar en el banquillo tras estos actos. Otros jugadores como Djibril Cissé sufrieron lo mismo, pero esta vez de su propio equipo, la Lazio. El futbolista, también francés, recibió insultos racistas en Twitter por parte de ultras del equipo.

Por desgracia, no es cosa sólo de ultras no racionales, sino que también autoridades importantes dentro del calcio italiano fomentan estas actitudes, como Arrigo Sacchi. El ex­­-entrenador del Milan y ex­-seleccionador italiano comentó que hay demasiados jugadores negros que juegan en sus categorías inferiores. Ante esto, grandes personalidades como Lineker o Mino Raiola condenaron estas declaraciones.

El racismo es algo que está muy extendido en el fútbol italiano y por ello hay que acabar con él. Es un proceso muy complicado ya que en las gradas de los estadios de fútbol existe un vacío para poder decir lo que nos pase por la cabeza y eso no se debe permitir. No puede volver a ocurrir un caso de este estilo tanto en el fútbol italiano como en el resto de deportes. Por ello, el racismo es cosa de necios.

Con la tecnología de Blogger.