Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Real Zaragoza 1-1 Barcelona B: Guti salva los muebles al Zaragoza y a Natxo

Real Zaragoza y Barça B no logran evitar los apuros. Bajo un intenso diluvio, los goles de Abel Ruiz y Raúl Guti ponen un empate que no sirve a ninguno de los dos equipos

Raúl Guti se echó al equipo a su espalda para lograr un empate. Foto: @RealZaragoza

LaLiga 1|2|3 - Jornada 21

Real Zaragoza1
Barcelona B1
Ficha técnica
Real Zaragoza: Álvarez, Lasure, Verdasca, Grippo, Delmás, Eguaras, Ros (Zapater min. 85), Guti, Pombo, Papunashvili (Febas min. 63) y Vinicius (Buff min. 78).

FC Barcelona B: Ortola, Costas, Fali, Martínez, Miranda, Oriol Busquets, Aleñá, Galarreta, Vitinho (Palencia min. 61), Lozano (Mújica min. 45) y Abel (Gómez min. 85).

Goles: 0-1; Abel (min. 55), 1-1; Guti (min. 64).

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (Comité territorial navarro). Amonestó a Ros (min. 60), Pombo (min. 72) y Eguaras (min. 88) por parte del Real Zaragoza y a Aleñá (min. 9) por parte del Barcelona B.

Incidencias: Partido correspondiente a la 21ª jornada de la Liga 1|2|3 disputado en la Romareda ante unos 10.000 espectadores.
Real Zaragoza y Barça B comienzan 2018 con los mismos apuros que acabaron 2017. Ambos equipos se repartieron los puntos en un duelo que podría haber dejado muy dolido al que cayera derrotado. Los de Natxo González tenían la obligación de ganar en la Romareda y, aunque fueron mejores a los puntos, el equipo aragonés suma un nuevo partido sin ganar en su feudo. Dos victorias en diez encuentros como locales es un dato que descuadra cualquier objetivo, ya sea el ascenso o salvarse de la quema en la última jornada. 

El técnico zaragocista planteó su enésima revolución en el once, con hasta seis cambios con respecto al que salió de inicio en Zorrilla. La gran novedad era Dani Lasure en el lateral izquierdo, jugando su primer partido liguero del curso. Gerard López, por su parte, tenía que recurrir a juveniles como Juan Miranda, Oriol Busquets o Abel Ruíz para completar el equipo debido a las bajas que acumulaba. 

En medio de un diluvio que no se recordaba en la capital del Ebro, los locales arrancaban el partido con la ambición de ir a por el triunfo, conscientes de lo que ocurrió a finales de año en campo del Valladolid. En diez minutos, Pombo y Vinícius se toparon con el palo, que evitó que el Zaragoza se adelantara en el marcador. Entre medio, Abel Ruiz a la contra intentó responder con un disparo cruzado que se marchó desviado. 

El estado del terreno de juego evitó que ambos equipos pudieran realizar el fútbol que intentan practicar cada fin de semana. Los blanquillos intentaban llegar por los costados, con un hiperactivo Delmás y un notable Pombo. El “8” lo intentó desde fuera del área y después no llegó a conectar con un rechace de Ortolá a puerta vacía. En la otra portería, dos buenas conexiones entre Abel Ruiz y Vitinho provocaban severos sustos a los 10.000 héroes que sobrevivían bajo la lluvia. Al borde del descanso, el filial culé hizo que varios corazones dieran un vuelco. Aleñá y Galarreta no pudieron conectar bien con un centro de Miranda y la defensa despejó in extremis. 

Tras el paso por vestuarios, el estado del terreno de juego empeoró y comenzaron a llegar charcos que dificultaban la conducción y los pases. El Zaragoza insistía en atacar por su banda derecha, zona del campo que se encontraba impracticable. Así, a la contra, Abel Ruiz se deshizo como pudo de Delmás y, en el mano a mano ante Cristian, le bate entre las piernas sin ángulo. 

Sin delanteros en el banquillo por las lesiones de Borja Iglesias y Toquero, Natxo González intentó reactivar a su equipo con la entrada de Febas y poblando el centro del campo. La superioridad zaragocista en la sala de máquinas propició que pudiera recuperar el control del partido, pero, por el contrario, le faltaba profundidad para crear peligro. En estos minutos, Raúl Guti se hizo poderoso e intentó echarse al equipo a su joven espalda. Cogió el balón en la frontal del área, buscó el hueco, y de un gran disparo rompió la meta de Ortolá para poner el empate en el marcador. 

Cuando mejor estaba el Zaragoza, Natxo González volvió loco al equipo quitando a su único delantero y dejando como baza ofensiva a Buff y Pombo. El equipo se desdibujó y no logró encontrar el camino a la portería rival. Ya en el descuento, Grippo tuvo en su cabeza la remontada, pero su remate a la salida de un córner, casi sin oposición, se marchó muy desviado.




Con la tecnología de Blogger.