Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Smart y Rozier sorprenden desde el banco a los Timberwolves (84-91)

Su entrada desde el banquillo cambió radicalmente el desarrollo del encuentro

Foto: Celtics

Los Boston Celtics buscaban en el TD Garden su quinta victoria consecutiva ante unos Minnessota Timberwolves que venían de perder por un punto ante los Nets.

El partido en los primeros minutos se caracterizó por la igualdad y por la falta de ritmo en ataque. Ambos equipos tuvieron serios problemas en el triple y las defensas prevalecían sobre los ataques. El resultado tras los dos primeros cuartos fue de 41 a 38 para los Celtics en un partido que se hacía difícil de ver por momentos. El hombre más destacado hasta el descanso fue Karl-Anthony Towns con 14 de sus 25 puntos y 13 de sus 23 rebotes, eso sí, no pudo evitar que el rookie Jayson Tatum le hiciera un tremendo mate en sus narices.

En la segunda parte los Celtics veían cómo se incrementaban sus problemas en ataque, llegaron a estar en 3/23 en tiros de tres y aunque los Wolves tampoco estaban mucho más acertados consiguieron su ventaja máxima del partido (7 puntos) gracias en gran parte a un Towns que parecía no bajar su nivel. La entrada de Smart (18 puntos), que estaba siendo el mejor de los suyos, y Rozier (14 puntos, 9 rebotes) les dio energía  al ataque de los Celtics y pusieron un parcial de 15-4 para cerrar el cuarto, con un marcador favorable de 66 a 62.

Sorprendentemente esta pareja formada por Smart y Rozier siguió funcionando a las mil maravillas a los de Stevens, que por fin encontraban con facilidad los puntos que tanto les estaba costando hacer. Un triple de Rozier obligaba a Thibodeau a parar el partido con los suyos abajo por 9. Por parte de los Wolves, tan sólo Jimmy Butler (14 puntos, 6 asistencias) tuvo una actuación destacable en el último periodo, que les servía para mantenerse cerca en el marcador.

En los últimos minutos la irrupción de Kyrie Irving (16 puntos, 9 rebotes, 8 asistencias) fue determinante para asegurar a los suyos la victoria. El base all star de los verdes que hasta entonces se estaba dedicando a repartir juego, tomó más responsabilidades en ataque y sentenció a los Timberwolves. El resultado final fue de 91 a 84 para los Celtics que se mantienen líderes del Este con un récord de 33-10.

Con la tecnología de Blogger.