Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

La cara oculta del deporte

El caso de Larry Nassar debe servir para luchar contra los abusos sexuales en el deporte 

The Tab
Hoy no voy a hablar de la irregular, por llamarla de alguna manera, temporada del Real Madrid, ni de la victoria de Carlos Sainz en el Dakar. Ambos son temas relevantes, pero desgraciadamente, han aparecido sombras en el deporte, en este mundo lleno de alegrías, pero que en ocasiones esconde grandes tragedias, como los abusos sexuales. 

Personas como, Larry Nassar, médico del equipo Olímpico estadounidense de gimnasia rítmica, que será condenado por los abusos sexuales que infringió a al menos 7 menores durante el tiempo que este ejerció su función en la disciplina estadounidense entre 1996 y 2015. Un suceso que ha marcado al orbe, y en especial, en Estados Unidos. El pederasta, era uno de los doctores más reconocidos de la nación de las 51 estrellas. Con su confesion y con su detencion, se caía un mito, una eminencia en su campo. Un calentón, o varios, mejor dicho, ha acabado con su vida, y con la de las jóvenes gimnastas de las que abuso. Porque puede que se haga justicia y que pague por todos los males que ha ejecutado, pero, ninguna pena podra lidiar los perpetuos estigmas que los abusos han producido en el alma de las niñas.  

Porque, enfermos hay en todas partes, y disculpe si le ofende, querido lector, pero creo que estamos todos de acuerdo en que el que abusa sexualmente de una inocente niña, es un trastornado. Sea uno sacerdote, médico, actor, véase la que se está montando en Holywood por los supuestos abusos por parte de los actores y productores, ninguna profesión se libra de la sospecha, en todas las cestas hay manzanas podridas, que desgraciadamente, nunca se detectan a tiempo. Digo todo esto, porque la iglesia siempre ha estado perseguida por parte de algunos sectores de la sociedad, por los casos de pederastia como si en la religión católica fuera el único rincón donde acecha la perturbación.  

Los mayores abusos, suceden en instalaciones deportivas. Se cuentan por centenas los titulares en la prensa española en los que algún entrenador se aprovecha de la fragilidad de su pupilo para pasar un buen rato. Como si de un consolador humano se tratará, disfrutan metiendo mano a los pequeños en los vestuarios. Los pequeños no realizan ningun tipo de acción, se dejan llevar víctimas de su inocencia y desconocimiento de lo que su maestro les está haciendo. Para lo que nosotros es abusar, para el niño, con su corta edad, supone en algunos casos un hecho que trasmite el aprecio y estima que el entrenador le tiene. Cuando se da cuenta de que los tocamientos que su preparador le está infringiendo, ya es demasiado tarde. La inocencia del principio, se transforma en el miedo y desconfianza del final. Ya nada volverá a ser igual, el paseo de rosas por donde el niño transitaba, se ha convertido en un camino pedregoso que le va a ser duro atravesar. Cada día será una lucha, cada año significa un triunfo para aquel pequeño que se hizo grande de forma involuntaria. Su infancia se terminó en ese vestuario.  

Debemos luchar contra los casos de pederastia en todos los ámbitos, no dejemos que los prototipos o etiquetas nos cieguen. Porque los perturbados sexuales no solo llevan sotana y alzacuellos, también van con ropa de deporte.    

Con la tecnología de Blogger.