Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Deportivo Eibar Espanyol Getafe Girona Las Palmas Legans Levante Mlaga Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Villarreal

Celta de Vigo 1-1 Valencia CF: Maxi Gómez iguala la 'Ley del Ex'

Un gol del ariete uruguayo sirve para empatar un partido en el que se adelantó el Valencia con gol de Mina, ex del Celta

Foto vía Twitter APAVCF

LaLiga Santander-Jornada 34

Celta de Vigo1
Valencia CF1
Ficha técnica
Celta de Vigo: Álvarez; Roncaglia (Fontàs, 18'), Cabral, Gómez (Hernández, 72'), Mallo; Mendez, Lóbotka, Jozábed, Wass; Maxi Gómez y Sisto (Mor, 81').

Valencia CF: Neto; Vezo, Paulista, Garay, Lato; Pereira, Soler, Kondogbia, Guedes (Ferran, 78'); Mina (Vietto, 85') y Rodrigo.

Goles: 0-1 Mina (61'), 1-1 Maxi Gómez (63').

Arbitro: Alberto Undiano Mallenco, amonestó a Gómez (42'), Vezo (62'), Garay (89').

Incidencias: Partido disputado en el estadio de Balaídos con capacidad para 29.000 espectadores.

El Celta de Vigo recibía en su feudo al Valencia CF, los vigueses, tras las buenas sensaciones en el partido ante el Barça, buscan mantener su buena racha como local para así tratar de engancharse a esa pelea por Europa, unos puestos europeos que el equipo che podría terminar de amarrar esta jornada en caso de victoria y derrota bética, los valencianistas tenían un ojo puesto en Madrid.

En el partido se podían ver a simple vista ausencias importantes, hoy los gallegos no podían contar con su jugador más desequilibrante y tal vez más en forma de LaLiga, Iago Aspas, lesionado, veía el partido desde la grada, acompañado de las bajas visitantes: Gayà y Parejo, una tribuna de quilates.

Los que si estaban comenzaron el partido, en un inicio que no tardó en teñirse de celeste, el dato de posesión era esclarecedor, 80% para los locales, pero tal vez engañoso, y es que los de Marcelino han demostrado que se sienten muy cómodos replegados para asestar golpes letales a la contra, guerra de estilos sobre el césped.

Esa guerra se traslado al área, Wass y Lato se veían las caras en una de las jugadas polémicas del partido, el canterano sujetaba tal vez en exceso al danés en un centro lateral e impedía que rematara con contundencia. No era el único lamentó para los de Unzué, que veía como tenía que cambiar a Roncaglia de forma prematura por lesión.

A pesar del agitado comienzo la realidad era que los porteros habían visto las hostilidades desde la 'barrera', el primero en salir al ruedo fue Sergio Álvarez, el Gato de Catira se hacía enorme ante un Pereira que temblaron las piernas y no logró definir. Tampoco acertó Guedes minutos después, el Valencia daba un paso al frente.

Fuera como fuese ninguno de los dos fue capaz de desequilibrar la balanza, cada uno contó con su momento y sus ocasiones, pero no terminaron de adelantarse en un partido que no acababa de romperse. El ganador, si es hubiese alguno, se decidiría en la segunda mitad.

Con la música del Equipo A en los altavoces de Balaídos saltaron los jugadores al verde, para iniciar un segundo periodo que arrancaba mejor el Valencia, sobre todo en la figura de un Rodrigo a repleto de confianza, el ariete jugaba y hacía jugar, habilitando a un Guedes que veía como Sergio le volvía a negar el gol.

Pero hay cosas que un portero no puede evitar, una de ellas es 'la ley de ex', Santi Mina, que casi no había aparecido en el partido, volvía a casa. Tras un gran recuperación de Soler, un balón llovido del cielo le caía al gallego que, controlando a la perfección el bote del balón, golpeaba con violencia para batir a Sergio. 

Y que poco le duro la alegría a los de la capital del Turia, Vezo realizaba una falta lateral que encima le costaba la amonestación, Wass botaba el balón parado para que Maxi Gómez atropellara el esférico cual tren de mercancías para anotar el gol del empate, este equipo lleva demostrando mucho tiempo que no baja los brazos.

Tan solo quedaban diez minutos de partido cuando el Valencia tuvo una triple ocasión que no materializó, primero Vezo de cabeza se encontró a Sergio, el rechace lo impactó Kondogbia contra el cuerpo de Lóbotka, lo mismo que hizo Soler pero con Hernández como barrera, el Celta se libraba de milagro.

Aún tuvieron tiempo los visitantes para rozar el segundo con la punta de los dedos, tras una buena jugada colectiva el balón le caía a Ferran en el área pequeña, el jovencísimo canterano no lograba sobrepasar al guardameta, el Valencia volvía a perdonar.

Undiano pitó el final y el partido terminó en tablas, repartiendo un punto que sabe poco a ambos para sus objetivos, los vigueses parece que pierden definitivamente su tren hacía la Europa League y el conjunto de Mestalla sigue sin ratificar su pase a la Liga de Campeones, la próxima jornada tendrán otra oportunidad.

Con la tecnología de Blogger.