Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

El City da un martillazo en casa del West Ham (1-4)

Los de Guardiola pasaron por encima de un West Ham que no tardó en verse superado en todos los aspectos

Foto. Invictos


Premier League-Jornada 36

West Ham1
Man. City4
Ficha técnica
West Ham:Adrián (P), Zabaleta, Rice, Ogbonna, Evra (Masuaku. 65’), Cresswell, Kouyaté, Noble, Fernandes (Joao Mario. 65’), Lanzini (Chicharito. 65’), Arnautovic.

Man. City. Ederson (P), Walker (Danilo. 60’), Otamendi, Laporte, Delph, De Bruyne, Fernandinho, Gündogan (Touré Yaya. 70’), Sterling, Sané, Gabriel Jesús (Nmecha. 80’).

Goles1-0Sané (12’). 2-0 Zabaleta (P.P) (26’). 2-1 Cresswell (41’) 3-1 Gabriel Jesús (52’) 4-1 Fernandinho (63’)

Árbitro: Neil Swarbrick

Incidencias: Asistentes: 56.904
El West Ham, con el único objetivo de sacar los tres puntos para asegurar la permanencia, recibía a un Manchester City ya campeón y con el récord de la Liga de los 103 goles del Chelsea de 2010 a tiro.

Tras unos primeros minutos de tanteo, se empezaba a ver la dinámica que iba a llevar el partido: el City moviendo el balón con mucha calma y el West Ham recogido atrás, esperando su momento.

A los doce minutos de juego, Sané desde la esquina del área se sacaba un tiro seco y plano que se colaba en la portería defendida por el español Adrián San Miguel. El disparo tocó en Evra y engañó al meta.

Tan solo tres minutos más tarde, el West Ham desaprovechó una de las ocasiones más claras que tuvo: Ederson le quitaba el balón de los pies a Cresswell justo cuando este se disponía a rematar para poner el empate en el marcador. 

El City ponía tierra de por medio con el 2-0 tras una buena jugada entre Gündogan y De Bruyne. Adrián despejaba el centro raso del belga a la frontal del área pequeña, pero el rebote cae en Rice y posteriormente en Zabaleta. El argentino desviaba el balón al interior de su propia portería y hacía el partido aún más cuesta arriba para los hammers.
Los de David Moyes parecían reaccionar a partir del segundo gol y empezaron a acercarse con peligro a la portería de Ederson. A los 38 minutos de juego, el City se lleva un buen susto: Otamendi cede atrás para su portero, que se confía con el balón en los pies y sucumbe ante la presión de Arnautovic. El delantero le arrebataba el balón y anotaba, pero el árbitro invalidó la jugada por falta del austriaco.

Tres minutos después, llegaría la primera acción polémica. El árbitro sacaba fuera del área un penalti cometido por Otamendi. Sin embargo, Cresswell convertía la falta en el 1-2 con un gran lanzamiento que se cuela perfecto por la izquierda de Ederson, que no pudo hacer nada. 

El partido se encaminaba al descanso y el West Ham necesitaba que la primera parte durase unos minutos más: había sabido poner en serios problemas a Ederson.  Eso sumado al escaso acierto de Sterling en la toma de decisiones en ataque parecía acercar el empate. 
Tras el descanso, quedó demostrado que esos últimos minutos del West Ham no habían sido más que un espejismo. A los pocos minutos del pitido inicial, llegaba el tercero del City y se acababa el partido para los hammers. Gabriel Jesús metía un gran pase interior para la carrera de Sterling. El inglés cazaba el balón en el interior del área, aguantaba el tiempo justo y lo ponía a los pies de Gabriel Jesús. El brasileño entraba al área como una exhalación y, tras un primer amago para deshacerse de Rice, batía sin problemas a Adrián.
Cinco minutos después, llegaba la otra gran jugada polémica del partido: el árbitro perdonaba un claro penalti sobre Sterling. El City se tomó la revancha cinco minutos más tarde para terminar de matar al conjunto londinense. Fernandinho recuperaba un balón en el centro del campo y cedía a la derecha para Sterling, quien se la devuelve al brasileño para que desde el punto de penalti pusiera el 1-4 final.

En ese momento se acabó el partido para ambos: el City había aplastado al West Ham jugando a medio gas. El City se marchaba del Estadio Olímpico de Londres con la espinita de no haber batido el récord de los 103 goles, aunque con la confianza de conseguirlo en los dos partidos que quedan. El West Ham, por su parte, tiene que cambiar muchas cosas en poco tiempo si quiere mantener la categoría.

Con la tecnología de Blogger.