Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Familia, hemos vuelto (103-130)

Liderados por Redick (28) y Belinelli (25), los Sixers firman una maravillosa manera de empezar la senda de los Play-off imponiéndose a Miami Heat 

Foto: Sixers

Philadelphia 76ers, histórica franquicia. Casa de Moses, Julius, Charles, Allen, Dikembe. Casa de Joel, Ben, Dario, Robert, JJ, TJ, Marco, Markelle; y a la cabeza: Brett.

Estos 'baby Sixers' han llegado a la cabeza de la mejor competición de baloncesto mundial, y de qué manera: 103-130 a la que ha sido una de las mejores defensas de toda la temporada. Miami Heat, esperanzada ante la falta del estandarte Joel Embiid por el momento a esta eliminatoria, comenzó en el Wells Fargo Center la primera ronda cayendo ante el tercer mejor equipo de la Conferencia Este. Tercer mejor equipo del Este, los Sixers del tanking, sí.

Una diferencia de 27 puntos para comenzar los Play-off después de estar 6 años sin alcanzarlos. El equipo de Brett Brown y compañía mantuvo su racha de 16 victorias seguidas para sumar así la decimoséptima y comenzar esta travesía muy orgullosos de lo que pueden llegar a alcanzar este joven y prometedor equipo que ya es más que una realidad.

Ante la baja del camerunés salió una solución: velocidad y triple (65%). Esta fue la tónica de un partido donde el freno no existía, al menos para los locales que con JJ Redick (28 p., 4/6 T3) y su gemelo en el viejo continente, Marco Belinelli (25 p., 4/7 T3), demolieron a la defensa de los de Florida. Miami no existió en los últimos 24 minutos de partido, en los que Simmons (17p-9r-14a), a un rebote de conseguir triple-doble en su primer partido de Play-off, e Ilyasova (17p-14r y 3/4 T3) dejaron patente que se entienden de perlas.

Bien secundados por un excelente e inmejorable Dario Saric (20p-6r y 4/6 T3), que nunca defrauda, y Robert Covington con su incansable labor en ambos lados de la pista (9p-7r-3 tapones).

Sin una referencia clara en el juego interior, obligaron a Spoelstra a quitar a Hassan Whiteside ante el tsunami ofensivo en el que se convirtieron estos fast Philly. Solo Dragic (15p. y 3/4 T3) y Kelly Olynyk (26p.-7r. y 4/5 T3) pudieron poner en algún aprieto a los Sixers, aunque la llamarada del dragón y los mazazos de la melena de Sansón no pasaron más allá de la primera parte ya que el resto de compañeros no hacía ni media sombra al nivel con el que los locales han empezado a mostrar la realidad que son como equipo.

Primera victoria en la eliminatoria y la moral rozando las nubes, tanto por los jugadores como por los que disfrutamos viendo este deporte de la forma que lo hacen en Philadelphia.

Con la tecnología de Blogger.