Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Deportivo 1-1 Málaga: Combate nulo en Riazor

N'Diaye adelantó a los costasoleños al principio de la segunda parte y Carlos Fernández puso la igualada definitiva

Foto: RC Deportivo


LaLiga 1|2|3-Jornada 8

Deportivo1
Málaga1
Ficha técnica
RC Deportivo: Dani Giménez; David Simón, Domingos Duarte, Marí, Saúl; Moreno (Expósito, min.71), Bergantiños, Carles Gil (Santos, min.63), Krohn-Dehli; Quique González, Carlos Fernández (Bóveda, min.44).

Málaga CF: Munir; Iván, Luis Hernández, Pau, Ricca; Juanpi (Pacheco, min.46), N`Diaye, Adrián, Ontiveros (Hicham, min.72); Blanco Leschuk, Harper (Héctor, min.87).

Goles: 1-0, min.53: N’Diaye. 1-1, min.75: Carlos Fernández

Árbitro: Díaz de Mera Escuderos, comité castellano-manchego. Expulsó a Quique González con roja directa y amonestó a Christian Santos en el Dépor y a Juanpi, Harper, Ontiveros, Iván y Adrián en el Málaga.

Incidencias: Estadio de Riazor. Partido correspondiente a la jornada 8 de Segunda División. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por Rivas, jugador blanquiazul en los 70.
De vez en cuando la segunda división de nuestro fútbol nos regala duelos preciosos, propios de la máxima categoría. Cosa que no debe sorprender a ningún aficionado, puesto que es un hecho que que la Liga 123 es una de las más potentes de la esfera futbolística  internacional. El encuentro de esta tarde en Riazor fue uno de ellos, no sólo por el nombre de los dos equipos, sino también por la temporada que han protagonizado hasta el momento. Y es que los entre los dos suman un total de 23 ascensos a primera y nueve primeros puestos en la segunda división. Ahí quedan esos datos. 

Los primeros minutos fueron muy entretenidos para el espectador, con alternancias en prácticamente cada jugada. Se veía que los dos ansiaban la victoria. El primer aviso serio fue de Quique González (nombre de rockero de los buenos), que no aprovechó un centro de David Simón tras una buena internada. Si bien los de Muñiz no sufrían en exceso sobre el verde, con el paso de los minutos el dominio del Depor se hizo cada vez más evidente. El Málaga no podía imponer la dominación que protagonizó en los siete anteriores choques. Pasado el ecuador de la primera mitad, el Málaga no vislumbraba la meta de Dani Giménez. Aunque Munir tampoco tuvo que emplearse a fondo, tampoco nos engañemos. Al fin y al cabo, los dos conjuntos se tenían mucho respeto, más allá de las típicas deambulaciones en área contraria. 

Asís se llegó a los últimos minutos de los primeros 45 minutos, con un Málaga ahogado, que no pasaba del campo propio. Y, por si fuera poco, los de Muñiz concedían mucho en segunda jugada, permitiendo al equipo que hoy vestía de blanquiazul sumar más tiros a puerta a las estadísticas. Por eso, por los visto en la primera mitad, el 0-0 al descanso era lo mejor  que le podría haber ocurrido al Málaga. 

Tras el descanso, Muñiz optó por meter a Dani Pacheco en detrimento de Juanpi, que había visto una tarjeta amarilla con anterioridad. Si bien parecía que los hombres que hoy vestían de negro contaban con más ganas y ansia para sacar algo positivo de A Coruña, el empate sobrevolaba la idea de que el empate no era un mal botín. Pero, ay, el fútbol. Qué bonito es por cosas como ocurrieron en el minuto. Un saque de banda de Luis Hernández propició que la pelota llegase a Adrián, que se atrevió a chutar. El rechace de Dani Giménez le llegó a N' Diaye, que también buscó introducir el esférico en las mallas. Lo logró, en parte, gracias a que pegó en Pablo en semifallo. Al cuadro de Natxo González le empezaron a entrar las prisas. 

Restaba media hora de partido y el Depor se veía atrás en el marcador. Incomprensible, pensarían algunos. Por su parte, el gol fue oxígeno puro para el club de Martiricos. Y claro, poco a poco fue ganando más confianza. Hicham ingresó en el terreno de juego sustituyendo a Ontiveros. Dos piernas frescas para buscar la contra que asegurase la victoria. No obstante, el Málaga seguía jugando con fuego. Y al final se acabó quemando. Carlos Fernández se apoderó de la bola y disparó fuerte desde el lado derecho de la portería. Todo comenzaba de nuevo. Los últimos compases fueron de locura absoluta y fruto de ello, el partido se fue calentando cada vez más. El colegiado expulsó a Quique González tras un intento de chilena e impactar su bota en la cabeza de Luis Hernández. Expulsión discutible que dejaba al equipo gallego con diez hombres sobre el terreno de juego. De esta manera, y en un ambiente claramente hostil, el Málaga se lo empezó a creer. Y también se lo creía el técnico asturiano, al meter en el campo al delantero Héctor. Pero la última ocasión clara fue para los gallegos, con un córner en el minuto 93. Blocó Munir para el respiro de los seguidores malaguistas. Por lo tanto, 19 puntos y una nueva jornada gobernando la clasificación de la categoría de plata del fútbol español. Un punto que supo a gloria para el Málaga, de esos que pueden valer un ascenso. 

Con la tecnología de Blogger.