Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Alavés 2-1 Valencia CF: El Alavés regala ilusión histórica

El Glorioso firma la mejor primera vuelta de su historia tras remontar con dos goles a balón parado

Foto vía Twitter Valencia CF


LaLiga Santander-Jornada 18

Alavés2
Valencia1
Ficha técnica
Alavés: Pacheco; Navarro, Laguardia, Maripan, Aguirregabiria; Iba Gómez (Sobrino, 85'), Pina, García, Jony (Guidetti, 90+4); Calleri y Bastón (Brasanac, 73').

Valencia CF: Neto; Paulista, Garay, Diakhaby, Lato (Batshuayi, 69'); Piccini, Parejo, Wass (Ferran, 62'), Cherysev; Rodrigo y Mina.

Goles: 0-1 Parejo (14'), 1-1 Bastón (21'), 2-1  Pina (45'+2)

Arbitro: David Medié Jiménez amonestó a Laguardia (13'), Wass (22'), Navarro (25'), Diakhaby (46'), Ferran (80'), Pacheco (82')

Incidencias: Partido disputado en el el estadio de Mendizorroza con capacidad para 19.840 espectadores.
El Deportivo Alavés se sitúa momentáneamente en posiciones Champions tras remontar ante un Valencia que había demostrado signos de mejoría en las últimas jornadas. El equipo de Marcelino se adelantó en el marcador con un gol de Parejo que posteriormente sería contrarrestado con los tantos de Bastón y Pina.

De entrada las alineaciones llamaban la atención, sobre todo la visitante, Marcelino presentaba un 11 más que defensivo, donde Paulista ocupaba el lateral derecho y Piccini actuaba de extremo, el asturiano buscaba blindar esa banda. Mientras que el conjunto vasco hacía cambios en los laterales por problemas gripales de Marín, onces bastante novedosos. 

Con el balón ya en juego se vio el auténtico planteamiento de los che, 1-3-5-2 poblando el centro del campo de muchos jugadores y con las incorporaciones de Lato y Piccini como carrileros, ya en los primeros minutos dejó clara sus intenciones, Parejo a distribuir y juego por el medio, el balón estaba en el tejado de Abelardo. 

Pero si hay situaciones en las que el fútbol no entiende ni de formaciones ni de planteamientos es en el balón parado, es ahí donde se igualan las fuerzas, aunque el que tiene a Parejo de lanzador juegue con cierta ventaja, y es que al cuarto de hora el capitán pateaba una falta que se colaba por la escuadra de Pacheco dejándole como el clima en Vitoria, helado, 0-1 y los che por delante. 

El gol fue como una inyección anímica para un Valencia que protagonizo buenas jugadas y que ya buscaba el segundo, pero tan solo cinco minutos después de adelantarse los del Túria probaban de su propia medicina, balón botado desde el córner por el Alavés, mal despeje de Diakhaby y Borja Bastón con la caña para empujarla y poner las tablas en el marcador

Ambos equipos estaban teniendo un gran acierto de cara a puerta, un gol para cada uno a pesar de las pocas ocasiones que se habían generado, la mayor actividad que habían tenido Pacheco y Neto fue ir a recoger el balón del fondo de la red, poca producción ofensiva de los equipos en un partido intenso que no estaba dejando indiferente a nadie. 

Medié Jiménez añadía uno de añadido y aún así en el 47' permitía a los locales botar dos saques de esquina fuera de tiempo, el primero se estrelló en el larguero para que después Neto sacara bajo palos, y el segundo cayó en los pies de Pina que fusiló al brasileño para poner el segundo y darle la vuelta al resultado en el momento que se señalaba el descanso. 

Y como si de una continuación se tratase la segunda mitad arrancó como terminó la primera, balón centrado de los locales, paró Neto en primera instancia y en segunda Laguardia no acertó a marcar un gol que habría dejado al Valencia totalmente tirado en la lona, gran arranque vasco. 

Los minutos pasaban y en el partido pasaban pocas cosas, así que Marcelino trató de agitarlo con los cambios, dando entrada a Ferran, dejando solo a Parejo como medio centro puro, y a Batshuayi por Lato, una decisión más bien kamikaze que ponía de manifiesto la delicada situación del club y la extrema necesidad de lograr puntos. 

Ni los cambios ni las estrategias sirvieron para mucho, el segundo tiempo fue más bien como un tramite que tenía que pasar, sin que sucediera nada, el escenario ideal para un Alavés que hizo los deberes remontando y después solo se tuvo que limitar a contener a un Valencia inofensivo y desquiciado. 

El pitido final echó el telón a una función a la que le sobro la segunda parte, los de Abelardo lograban una victoria en partido que tuvo que remontar y que le sirve para lograr una clasificación histórica protagonizando la mejor primera vuelta del club con 31 puntos y que representaba la cara de una moneda donde la cruz vestía de blanquinegre, cuarta derrota, los problemas de siempre y de nuevo al zona media-baja de la tabla.

Con la tecnología de Blogger.