Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Houston no puede con LeBron James en “modo playoffs

Los Rockets, con los cinco titulares en pista por primera vez en mucho tiempo, son incapaces de lograr la victoria en el primer partido después del All-Star

Foto: SferaDeportes
LeBron ya lo advirtió. Activó el “modo playoffs” antes de tiempo y ante eso no hay mucho que hacer. Volvió la NBA después del fin de semana de las estrellas y volvieron los Rockets con los cinco titulares de la opening night (solo entró Gordon por el 76er Ennis). El Stapples fue el escenario elegido para el regreso de Clint Capela, que se había perdido los últimos 15 partidos de la temporada. Fue también, por lo tanto, la noche en la que los hombres fuertes de Houston volvían a compartir cancha desde hace mucho tiempo. El viento soplaba a favor de los visitantes, que tenían en frente a unos Lakers que atravesaban un mal momento después de todo lo sucedido con Anthony Davis. Pero cuando LeBron quiere, LeBron gana. Ya lo demostró el año pasado con los Cavaliers.

Houston abrió el marcador, como no podía ser de otra forma, con dos triples. El regreso de Capela supone tanto un plus a nivel defensivo como un cebo en la zona en ataque para aclarar el perímetro a jugadores como Harden, Gordon o Paul. Incluso Kenneth Faried entrando desde el banquillo se atrevió con un triple. Por su parte, los Lakers optaron por atacar el aro ante la pasividad en la pintura de Houston. Tanto LeBron como Kuzma o Ingram anotaron dentro con bastante facilidad en el primer cuarto, sacando incluso algún dos más uno que impedía que los visitantes se distanciasen en el marcador.

Ya en el segundo período, los angelinos fueron poco a poco reduciendo la ventaja de los texanos. Con Rondo dirigiendo los ataques de forma muy acertada -terminó el partido con siete asistencias, el que más de su equipo-, Reggie Bullock muy eficaz desde el perímetro -cuatro de ocho en triples al final del encuentro- e Ingram moviéndose a sus anchas por todo el ataque con y sin balón; los Lakers llegaron al descanso perdiendo de seis.

Tras la reanudación, Chris Paul y James Harden decidieron ponerse serios y eso provocó que los Rockets manejasen en el ecuador del tercer período una ventaja de hasta 18 puntos. Sin embargo, la debilidad que muestran los de Mike D’Antoni en la defensa interior se hizo muy patente de ahí en adelante. Tanto “King James” como Brandon Ingram siguieron llegando con extremada facilidad a posiciones cercanas al aro, y eso es un regalo para jugadores de su poderío físico y su capacidad anotadora.

El último cuarto se iniciaba con una ventaja de siete para los Rockets, pero dos triples back to back de Caldwell-Pope la reducían a uno con algo más de ocho minutos para el final. Harden, a pesar de alcanzar de nuevo los 30 puntos, volvió a tener una noche aciaga desde el perímetro (20% en triples) que se materializó en forma de air ball en un momento importantísimo del partido. Entonces LeBron encendió el “modo playoffs”. Anotó un triple, asistió a Josh Hart y realizó un par de penetraciones para poner a los suyos por delante, con la inestimable colaboración de un Ingram que parecía estar también en “modo playoffs”. Un triple de Reggie Bullock, que tenía la muñeca caliente, seguido de la eliminación por faltas de “La Barba”, dejó definitivamente a los de Houston sin opciones, seis abajo en el marcador a falta de un minuto de encuentro.

El partido en el Stapples terminó con victoria angelina, 111-106. LeBron James y Brandon Ingram amargaron el regreso a las pistas de Clint Capela. 56 puntos y 24 rebotes sumaron entre los dos, que les sirvieron a su equipo para pasar por encima de unos Rockets algo blandos en zona y poco acertados en lo que es normalmente su arma principal, el tiro exterior. La cara positiva del encuentro para los texanos es el partidazo de Chris Paul, que se quedó a una asistencia de hacer un triple doble con más de 20 puntos. En cuanto las tres estrellas de los Houston Rockets alcancen su máximo nivel, los resultados llegarán de nuevo. Por su parte, un equipo en el que esté LeBron James no se puede descartar nunca de la lucha por los playoffs. Los Angeles Lakers son, con “King James” a este nivel, aspirantes a todo hasta que se demuestre lo contrario.

Con la tecnología de Blogger.