Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

El equipo revelación de Inglaterra elimina en cuartos de la FA Cup a un gris United (2-1)

Los de Solskjaer dominaron con balón pero no crearon sensación de peligro ante un efectivo Wolverhampton

Foto: Wolves

FA Cup-Cuartos de final

Wolves2
Man.Utd1
Ficha técnica
Wolves: Ruddy; Doherty, Saïss, Coady, Boly, Jonny; Dendoncker, Rubén Neves, Moutinho; Raúl Jiménez (Costa, 94'), Diogo Jota (Traoré, 87')

ManU: Romero; Dalot, Smalling, Lindelöf, Shaw; Matic (Mctominay, 87'), Pogba, Herrera (Pereira, 71'); Martial, Lingard (Mata, 87'), Rashford

Goles: 1-0, 70': Jiménez; 2-0, 76': Jota; 2-1, 95': Rashford

Árbitro: Martin Atkinson Tarjetas: Boly (41', amarilla), Neves (44', amarilla), Matic (45', amarilla), Rashford (51', amarilla), Ander Herrera (63', amarilla), Lindelof (84', amarilla), Coady (86', amarilla), Dalot (93', amarilla)
Tras llegar milagrosamente a cuartos de final de la Champions League, el Manchester United pareció relajarse ante un equipo que está demostrando ser la revelación de la temporada tanto en la Premier como, tras este encuentro, en la FA Cup. En liga ocupan una meritoria séptima plaza y hoy superaron a los “Red Devils” para meterse en semifinales de la FA Cup. El United no reservó a nadie -excepto a De Gea, que no es titular en esta competición- y aún así no fue suficiente. Por su parte, los Wolves hicieron un partido muy completo, con Neves y Moutinho dirigiendo perfectamente al equipo desde el centro del campo y ejecutando con precisión las jugadas de estrategia y con Jiménez y Jota creando peligro en numerosas ocasiones sobre el marco defendido por Romero.

La primera mitad fue muy monótona. El Manchester United tuvo la posesión del esférico pero no logró profundizar con claridad. Gran parte del mérito de esto lo tiene Nuno Espirito Santo, que dispuso una defensa de cinco sobre el terreno de juego muy ordenada y con los dos pivotes, Neves y Dendoncker, muy cerca para robar e impedir progresiones por dentro. Los de Solskjaer, como siempre, intentaron estirar mucho sus líneas por medio de Pogba y Ander Herrera para dejar un mayor espacio en zona de construcción a Lindelof, Smalling y Matic y para acumular más gente cerca del área, lo cual no terminó de ser efectivo. La presión inicial de los visitantes fue dispersándose paulatinamente y los Wolves consiguieron salir de su campo tras unos primeros veinte minutos algo asfixiados. Como muestra de ello está la ocasión más clara de la primera parte -por no decir la única-, en un mano a mano de Diogo Jota que salvó Romero en el minuto 43.

Ya en la segunda mitad, el Manchester United salió con decisión de los vestuarios y Rashford tuvo una buena oportunidad tras una gran carrera por la derecha. Sin embargo, a partir de ahí los Wolves comenzaron a dominar, ya no solo la situación, sino el juego también con balón. Rubén Neves, que confía mucho en su disparo lejano -con razón- lo intentó varias veces. Aunque con poca fortuna, el mediocentro lograba de esta forma evitar cualquier tipo de contraataque, una de las armas principales de los “Red Devils”. El más activo de los visitantes seguramente fue Pogba, aunque tampoco consiguió crear espacios o llegar con peligro. Muestra de la pérdida de control del United fue la progresiva modificación de la posición del francés, que empezó estirando mucho las líneas de su equipo para acabar viniendo a recibir cerca de Matic para construir.

Poco que destacar hasta que llegaron los goles, más allá de un par de buenas intervenciones de Romero ante Jiménez y Moutinho. Precisamente ellos dos, en pleno éxtasis de juego de su equipo, conectaron dentro del área para que el mexicano, a la media vuelta, pusiese el 1-0 en el minuto 70. El gol, lejos de provocar una reacción en los visitantes, motivó a los Wolves que, en una contra cinco minutos después, anotaron el 2-0 por medio de Diogo Jota. Luego, de forma muy inteligente, el Wolverhampton frenó totalmente el ritmo del encuentro y consiguió que no pasase nada más hasta el descuento. Rashford acortó distancias en el último de los cinco minutos que añadió Atkinson, pero no hubo tiempo para repetir el milagro de París.

De esta forma, el Manchester United se queda fuera de la competición más antigua de la historia del fútbol ante el equipo, sin duda, más sorprendente de la temporada en Inglaterra. Sólidos y ordenados en defensa, con calidad para organizar y llegar en el centro de campo, con numerosas jugadas de estrategia y con un efectivo Jiménez en punta, el Wolverhampton es el mejor equipo de la Premier después de los seis grandes de siempre. Por su parte, el United deberá mejorar mucho si quiere tener alguna posibilidad de hacerle frente al Barcelona en Champions y, sobre todo, si quiere volver a clasificarse para la máxima competición europea para la temporada que viene. El efecto Solskjaer no iba a durar toda la temporada, eso estaba claro. Ahora les toca centrarse en la Premier.

Con la tecnología de Blogger.