Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Liverpool 2-0 Chelsea: El Liverpool sigue soñando

Un cabezazo de Mané y una maravilla de Salah hacen que los de Klopp sigan líderes

Salah celebrando el definitivo 2-0 (Foto: @PremierLeague)


Premier League-Jornada 34

Liverpool2
Chelsea0
Ficha técnica
Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson; Henderson (Milner, min 77), Fabinho, Keita (Wijnaldum, min 66); Salah (Shaqiri, min 90), Firmino, Mané.

Chelsea: Kepa; Azpilicueta, Rudiger (Christensen, min 40), David Luiz, Emerson; Kanté, Jorginho, Loftus-Cheek (Barkley, min 75); Hudson-Odoi (Higuaín, min 56), Hazard, Willian.

Goles: 1-0 Mané (min 51), 2-0 Salah (min 53)

Árbitro: Michael Oliver
Amonestó a: Azpilicueta (min 44)

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de la Premier League disputado en Anfield, Liverpool, ante 53.279 espectadores.
El Liverpool sigue líder en solitario tras imponerse al Chelsea por 2-0 en el partido de la jornada de la Premier League. Dos minutos fueron suficientes para que Mané y Salah hicieran los goles que les mantienen líderes con dos puntos y un partido más que el Manchester City.

El partidazo del fin de semana se jugaba en tierras inglesas, más concretamente en Liverpool. Anfield acogía la jornada trigésimo cuarta de la Premier League con el encuentro entre Liverpool y Chelsea. Un duelo de altos vuelos sobretodo por lo que había en juego entre ambos conjuntos. Los locales buscaban la victoria ante su afición para seguir soñando despiertos y volver a ser campeones de esta Premier League. Y más sabiendo que el Manchester City hizo los deberes en Selhurst Park. Los de Sarri, por su parte, querían los tres puntos para disputar la Champions League la temporada que viene. Por todo esto el partido que se jugaba a orillas del río Marsey era de especial importancia con la liga y la clasificación de Champions en juego. 

Los reds llegaban a este partido tras ganar sus últimos cinco partidos de liga, y tras encarrilar su eliminatoria de Champions ante el Porto por 2-0. Pese a volver a enfrentarse a los portugueses entre semana, Klopp, consciente de que se jugaba la liga, decidió apostar por su once de gala y no hacer rotaciones. 
Por su parte, los visitantes venían en una dinámica positiva tras ganar tres de sus últimos cinco partidos de liga, y llevarse a Londres un resultado muy positivo de su eliminatoria de Europa League ante el Slavia Praga. Sarri, al igual que Klopp, decidió no rotar pese a tener competición europea entre semana. Los blues sacaron el once de gala con la novedad de Willian en banda y Hazard como falso nueve.

El partido comenzó con el Liverpool apretando como vienen siendo costumbre desde que Klopp está en el banquillo de Anfield. Los reds dominaban en los primeros minutos y el Chelsea esperaba atrás para intentar aprovechar alguna contra. A los cinco minutos de partido, el Liverpool ya avisaba de sus intenciones con un tiro de Salah a centro de Mané que detuvo Kepa sin problemas. El Liverpool poco a poco imponía su altísimo ritmo para tratar de ahogar al Chelsea pero sin crear ocasiones de peligro. Con el paso de los minutos el Chelsea, con más posesión de balón, quería equilibrar el partido. Hazard tuvo una oportunidad para los suyos pero su disparo flojo lo detuvo Alisson. Sin embargo, el Liverpool no tardó en poner una marcha más y encerrar a los de Sarri. Mané tuvo en sus botas la primera oportunidad clara para adelantar a los reds. Fabinho recuperó un balón en el medio campo, el balón fue para Salah que se sacó un centro raso hacia el senegalés y este disparó desviado rozando el palo de la portería de Kepa. El Chelsea tuvo que hacer un cambio obligado antes de acabar el primer tiempo. Christensen sustituyó a Rudiger que cayó lesionado. Antes del descanso, los locales iban a tener una última ocasión en botas de Firmino tras una falta lanzada por Arnold pero el colegiado la anuló por fuera de juego. De esta forma llegaba el descanso. Con un Liverpool que lo intentaba sin ocasionar peligro y con un Chelsea que apenas incomodó a los de Klopp.

Todo cambió en el segundo tiempo. Tras la reanudación el Liverpool subió las revoluciones y el Chelsea desapareció del partido. Cosa que el Liverpool aprovechó y en apenas dos minutos se puso 2-0 en el luminoso. Mané consiguió deshacer las tablas con un gol de cabeza tras un centro medido de Henderson. A los pocos segundos, Salah hizo el definitivo. Van Dijk se la puso a Salah, este cogió el balón desde la derecha se metió por dentro y se sacó un misil con la zurda que poco pudo hacer Kepa para detenerlo. Dos minutos maléficos para los blues que vieron como el partido se les ponía muy cuesta arriba. Firmino pudo hacer el tercero con un chut desde fuera del área pero su disparo se marchó desviado. El Liverpool bajó las pulsaciones y el Chelsea se creció. David Luiz mandó un balón en largo hacia Hazard que se quedaba solo ante Alisson pero el disparo del belga se estrelló en el palo. A los pocos minutos, otra vez el belga tuvo otra ocasión en la que Alisson sacó su tiro desde el área pequeña. El Chelsea no aprovechó sus oportunidades y fue cuando Sarri introdujo a Higuaín y a Barkley en el campo para buscar el empate. Sin embargo, era el Liverpool el que podía incrementar su renta. Primero con un disparo de Salah desde dentro del área que detuvo Kepa, y posteriormente, con un chut de Mané al que el portero español mandó a saque de esquina.

Así concluyo el partido de la jornada en Inglaterra. El Liverpool sigue soñando despierto con un espectacular inicio de la segunda parte en el que consiguieron hacer los dos goles. Los de Klopp han superado su mayor examen en lo que les queda de temporada y mantienen el pulso al Manchester City. Por su parte, el Chelsea da un nuevo paso atrás en su lucha por jugar Champions League la temporada que viene.


Con la tecnología de Blogger.