Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

R.Betis 1-1 RCD Espanyol: Partió el tren

Betis y Espanyol dicen adiós a sus aspiraciones europeas bajo un clima de auténtica crispación

Foto: Twitter Real Betis

LaLiga Santander-Jornada 35

Betis1
Espanyol1
Ficha técnica
Real Betis: Joel; Joaquín, Mandi (Laínez, m.76), Bartra, Feddal, Júnior; Kaptoum, Guardado, Canales (Loren, m.65); Lo Celso y Jesé (Tello, m.56).

RCD Espanyol: Diego López; Pedrosa, Hermoso, Lluís López, Duarte, Javi López; Marc Roca, Darder (Álex López, m.86), Víctor Sánchez; Melendo (Wu Lei, m.73) y Borja Iglesias (Ferreyra, m.79).

Goles: 0-1: M.37 Darder; 1-1: M.94 Feddal.


Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño). Amonestó a Aissa Mandi (m.58), Feddal (65), Júnior (78) y Bartra (96), del Betis; y a Melendo (67), del Espanyol.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 35 de la Liga Santander, disputado en el estadio Benito Villamarín (Sevilla) ante 30.561 espectadores.
Béticos y pericos firman un empate que nada les vale a ambos para disputar la próxima edición de la Europa League. El Espanyol, como ante el Celta, fue incapaz de hacer valer el tanto de Darder en la primera parte de la forma más amarga posible: el gol de Feddal en el 94 no evitará el cese inminente de Quique Setién como técnico del Betis. 

Horario y situación incómoda la que vivió el RCD Espanyol este lunes por la noche durante el partido que le enfrentaba al Real Betis en el Benito Villamarín: 21:00 h de un día laborable en un estadio que tiende a albergar jornada tras jornada más de 40.000 almas pero que en esta ocasión presentaba un aspecto anómalo;  con la ausencia de la grada de animación "Gol Sur 1907" en la primera parte como protesta por la actual dinámica del equipo y los inumerables silbidos de los aficionados béticos, hartos ya de la pobre imagen mostrada y clamando una vez más la destitución de Quique Setién.

Un caldo de cultivo en estado de ebullición después de la bochornosa derrota en el Ciutat de València y de conocer la decisión de la directiva de ratificar al propio entrenador. Con todos estos ingredientes y con la utopía de la séptima plaza, se presentaba el Betis ante su afición con el firme objetivo de parchear una herida que día tras día presentaba un peor aspecto. En el aspecto deportivo, el conjunto local tomaba aire en la previa al poder contar con su mejor hombre, Giovanni Lo Celso, que cumplía su partido de sanción contra el Levante; quién no estaba disponible era William Carvalho, aún resentido de sus molestias en el aductor. El míster santanderino sorprendió con su apuesta inicial: el meta Joel Robles era el defensor de la portería en detrimento de un Pau López nada acertado en las últimas jornadas. No obstante, la gran sorpresa llegó con la alineación del joven Kaptoum como pareja de baile de Guardado en el centro del campo. Lo que sí no variaba era la típica defensa de 3 centrales verdiblancos, una técnica adoptada también por el técnico visitante, que ya la utilizó contra el Barça en el Camp Nou; Lluís López, de líbero por delante de Duarte y Hermoso, dejando los carriles libres para la velocidad de Javi López y Adrià Pedrosa.

El partido estuvo condicionado por las protestas de los 30.561 espectadores que no dejaron de criticar la imagen que estaba mostrando su equipo sobre el campo, ni más ni menos que el de un conjunto apático y en estado de depresión, cuyos jugadores no eran capaces de lucir el control del esférico. "Quique, vete ya" y "Serra, échalo" era la banda sonora de un duelo dominado en sus primeros cuarenta y cinco minutos por los hombres de Rubi, cómodos con la pelota en los pies y siendo su dueño en todo momento a pesar de no crear excesivo peligro. Pero he aquí que el gol llegó de la manera más inesperada y trágica para los intereses locales: una mala cesión de Canales la aprovecha Borja Iglesias que después de intentar anotar, cede el esférico a Sergi Darder para embocarla en el minuto 37. Mala suerte la del jugador cántabro, uno de los pocos jugadores que mejor ha rendido en esta temporada tan irregular en el Villamarín. En la segunda parte y como viene siendo tónica habitual, el Espanyol se iba conformando poco a poco con el 0-1 y fue aculándose dejando crecer a su rival; "dicen que nunca se rinde" (o así lo hacen saber los vecinos de la capital) y en el cuarto minuto del añadido un centro medido de Lo Celso lo consigue enganchar en área pequeña el central Zou Feddal, que remata de manera acrobática el balón introduciéndolo en la portería de Diego López. 

Un empate que sólo sirvió para que la sonata de viento fuera lo último que escuchasen unos alicaídos jugadores verdiblancos, a los que estos últimos tres partidos se les harán más que difíciles. Y es que el único aliciente que le queda al Betis de aquí al final de campaña es saber si el proyecto de Quique Setién es ya historia o se perpetúa tres semanas más.

Con la tecnología de Blogger.