Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Liverpool 2-0 Wolves: El Liverpool muere en la orilla

El Liverpool hace los deberes gracias a un doblete de Mané, pero la Premier se tiñe de celeste por segundo año consecutivo 

Foto: @PremierLeague


Premier League-Jornada 38

Liverpool2
Wolves0
Ficha técnica
Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson (Joe Gomez, min 84); Henderson, Fabinho, Wijnaldum (Oxlade-Chamberlain, min 88); Salah, Origi (Milner, min 64), Mané.

Wolves: Rui Patricio; Boly, Coady, Bennett; Jonny, Moutinho (Gibbs-White, min 84), Neves, Dendoncker, Doherty (Traoré, min 80); Diogo Jota (Vinagre, min 84, Raúl Jiménez.

Goles: 1-0 Mané (min 17), 2-0 Mané (min 81)

Árbitro: Martin Atkinson
Amonestó a: Bennett (min 49), Diogo Jota (min 50)

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo octava jornada de la Premier League disputado en Anfiled, Liverpool, ante 53.331 espectadores.
El Liverpool se llevó los tres puntos ante los Wolves de Nuno con dos goles de Sadio Mané. El conjunto de Anfield hizo los deberes para intentar proclamarse campeón de una igualadísima Premier League, pero los citizens no pincharon en Brighton y se proclamaron campeones por segundo año consecutivo.

Liverpool y Wolverhampton se citaban en la última jornada de la Premier League. En la liga inglesa estaba todo decidido menos lo más importante, el campeón de liga. Un punto es lo que le separa al Liverpool del Manchester City. El Liverpool necesitaba los tres puntos para meter presión al Manchester City que jugaba en Brighton. Por su parte, los Wolves, no se jugaban nada ya que consiguieron consolidarse en la séptima plaza lo que podría darles opción de jugar en Europa la próxima temporada si los de Guardiola ganan la FA Cup ante el Watford el próximo sábado.

Los reds llegaban en un buen estado de forma tras conseguir una épica remontada en semifinales de Champions League ante el Barcelona y clasificarse para la final de Madrid ante el Tottenham. En liga llevaban ocho victorias consecutivas. Para conseguir los tres puntos e intentar que sucediese un milagro en Brighton, Klopp apostó por su once de gala con la excepción de Origi por el lesionado Firmino.
Por su parte, el conjunto de Nuno llegaba tras tres victorias consecutivas en liga y conseguir la séptima plaza que puede darles la opción de jugar Europa League el siguiente curso. Pese a tener el objetivo cumplido, el portugués sacó su ya habitual once del 3-5-2 sin ninguna novedad.

El partido comenzó con posesión del conjunto local sin dejar alguna opción a los Wolves. Poco a poco los reds apretaban, y en el minuto 17 iba a llegar el primero del partido. Alexander-Arnold, con una buena pared con Henderson, se sacó un gran centro raso hacia Mané y el senegalés consiguió hacer el primer gol y creer en el milagro de ganar el título liguero. En estos momentos el conjunto de Anfield era campeón. El partido tenía un ritmo bajo y las ocasiones apenas se producían. Robertson lo intentó con un tiro lejano desde la izquierda, pero Rui Patricio consiguió despejar el balón. Los visitantes se animaban en el encuentro con posesiones largas y acercándose al área del Liverpool. Tanto es así que, antes del descanso, estrellaron el balón en el travesaño con un gran cañonazo de Doherty. De esta forma se llegó al descanso con un Liverpool que no debía de dar por cerrado el partido y esperar el milagro del Brighton, ya que los Wolves se acercaban con peligro.

El segundo tiempo empezó con el Liverpool intentando hacer el segundo tanto. Alexander-Arnold envió el balón al lateral de la red tras una falta lejana. Lo Wolves intentaban la igualda. Raúl Jiménez disparó algo escorado dentro del área y su tiro se marchó al lateral de la portería de Alisson. Uno de los héroes de la remontada como fue Origi tuvo el 2-o tras una jugada entre Mané y Salah, sin embargo su disparo se marchó muy alto. Seguía intentándolo el Liverpool para cerrar cuanto antes el partido y esperar lo que hiciera el Manchester City. Esta vez fue Wijnaldum quien pudo sentenciar tras un pase picado de Robertson pero el holandés remató muy forzado y su disparó se fue desviado. A falta de diez minutos para el final, los reds consiguieron hacer el definitivo 2-0. Alexander-Arnold puso un magnífico centro desde la derecha y Mané remató de cabeza logrando el segundo del partido. A la siguiente jugada, Van Dijk pudo hacer el tercero de cabeza con un buen testarazo que acabó con el balón en el poste. 

Así concluyó el partido y la Premier League. Los Wolves se quedan séptimos con la esperanza de jugar competición europea la próxima temporada, ya que si el Manchester City logra la FA Cup, los de Nuno jugarán Europa League. Por su parte, el Liverpool murió en la orilla. Los de Klopp hicieron los deberes pero el milagro no llegó ya que los skyblues consiguieron la victoria en Brighton y se proclamaron campeones de liga.

Con la tecnología de Blogger.