Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Tenerife 2-1 Real Oviedo: El Heliodoro vuelve a decidir

El Tenerife encarrila la permanencia a costa de un Oviedo que ve mermadas sus opciones de play off

Foto: CD Tenerife


LaLiga 1|2|3-Jornada 40

Tenerife2
Real Oviedo1
Ficha técnica
CD Tenerife: Dani Hernández; Luis Pérez, Jorge Sáenz, Carlos Ruiz, Héctor; Suso (Coniglio, min. 83), Alberto, Luis Milla, Malbasic (Isma López, min. 76); Nano (Montañés, min. 64) y Naranjo.

Real Oviedo: Champagne; Johannesson, Carlos Hernández, Alanís, Mossa; Tejera (Ibra, min. 46), Jimmy; Viti (Steven, min. 81), Folch, Bárcenas (Omar Ramos, min. 58); y Joselu.

Goles: 1-0, min. 40: Suso, de penalti. 2-0, min. 64: Carlos Ruiz, de cabeza. 2-1, min. 76: Joselu, de penalti.

Árbitro: César Soto Grado (Comité de La Rioja). Amonestó a Jorge Sáenz y Suso, por parte local, y por la visitante a Jimmy, Tejera y Joselu.

Incidencias: encuentro correspondiente a la cuadragésima jornada de la Liga 123, disputado en Heliodoro Rodríguez López, de Santa Cruz de Tenerife, ante unos 16.488 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Onésimo Díaz, masajista del CD Tenerife durante más de dos décadas.
Tienen los finales de Liga algo que transforma a los equipos, que esconde las carencias o sepulta las virtudes. Una energía propia que hace que, durante 90 minutos, las rachas o la clasificación no sean más que estadísticas vacías. Hoy tuvo el Heliodoro esa magia, reservada antaño a tardes más laureadas, que empujó al equipo local y deslució a un Real Oviedo que ha sido, durante el resto de la temporada, un conjunto mucho más sólido que el chicharrero.  

El Tenerife, espoleado por la grada y la necesidad (puede que también por el amor propio), salió a ocupar el campo rival, mediante el uso de una posesión que buscaba abrir el campo mediante los extremos Suso y Malbasic, para generar centros al área y espacios interiores que pudieran aprovechar tanto Nano (infructuosamente) como Naranjo. 

Sin embargo, las ocasiones no acababan de llegar, pese a jugar el Tenerife en campo rival, situación que aprovechó un Real Oviedo muy agresivo para, mediante el buen criterio de Sergio Tejera, servir de balones a la espalda de los laterales canarios, principalmente la derecha, donde la gran proyección ofensiva de Johanneson propició varias situaciones de dos para uno. Así llegó la primera ocasión en el minuto 23, tras un disparo de Bárcenas que se marchó por encima del larguero. Un cabezazo de Alanís y un balón al espacio que enfrentó cara a cara a Johanneson frente al arquero tinerfeño, Dani Hernández, pusieron el miedo en el cuerpo en la afición local. 

Pero el juego seguía muy igualado, y el Tenerife, valiéndose del buen juego entre líneas de Naranjo, que cuajó, sin duda, su mejor partido como blanquiazul, daba la impresión de guardar más balas de las que hasta ese momento había mostrado. Y así encontró el premio a su intensidad, mediante un claro penalti cometido por Carlos sobre Jorge Saénz, que culminó en gol el capitán Suso Santana. Era el minuto 40, y ya nada se movió hasta el descanso. 

Tras el receso, Sergio Ejea dio entrada a Ibra y luego a un entonado Omar Ramos, recuperando el esquema con dos delanteros, propiciando los mejores minutos de un Real Oviedo que, pese a no acercarse con peligro a la meta tinerfeña, sí consiguió robarle a su rival la sensación de control y dominio del choque. Las dudas reaparecían en la escuadra chicharrera, pues, al fin y al cabo, su peligrosa situación clasificatoria no invitaba precisamente a la tranquilidad, y el equipo carbayón parecía dispuesto a hacer sangre. Pero un centro de Milla en el minuto 64, enviado a la red por Carlos Ruiz (erigido como héroe de la afición tras su actuación ante Las Palmas), lo cambio todo. El delirio llegó a las gradas y el Oviedo, rendido ante la adversidad, pareció entregar la cuchara.   

Y así era hasta que, en el minuto 76, Alberto Jiménez volvía a cometer otro penalti infantil, alzando de manera incomprensible las manos sobre su cabeza, otorgándole al equipo asturiano la oportunidad de acortar ventaja. Fue Joselu el encargado de lanzarlo y anotarlo, dando lugar a unos quince minutos finales de infarto, durante los cuales se sucedieron dos buenas oportunidades de Ibra y Omar, que hicieron temblar los cimientos del estadio santacrucero. Pudo, a su vez, firmar la sentencia Naranjo, con un gran derechazo repelido por Champagne mediante una espectacular palomita, pero el marcador no volvió a moverse, certificando una victoria local que complica sobremanera las opciones de play off del Oviedo y sitúa muy cerca de la permanencia al Tenerife.

Con la tecnología de Blogger.