Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Girona Huesca Leganés Levante Rayo Vallecano Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Una victoria en la prórroga mete a los Rockets de nuevo en la serie (126-121)

El partido estelar de Harden y los 30 puntos de Gordon le valen a Houston para superar a Golden State en el regreso al Toyota Center

Foto: Tiro Libre
No iba a ser tan sencillo para los Warriors. Muchos consideraban antes de los Playoffs a estos Rockets como el rival más capacitado para destronar a los actuales campeones, y es por algo. Harden no estaba siendo el MVP que vimos en la temporada regular, y quizás fuese ese el motivo principal por el que la serie estaba 2-0 para los de Steve Kerr. Pero esta noche el angelino se volvió a echar el equipo a la espalda y sus 41 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias sirvieron para que Houston evitase una derrota casi definitiva.

Empezaron claramente mejor los Warriors, llegando a tener una ventaja de 8 puntos en los primeros 6 minutos de encuentro. Durant lideró el ataque de los suyos y Curry no estuvo muy acertado, como en los dos encuentros anteriores. La efectividad tanto de Harden como de un Gordon que se fue hasta los 7 triples con un 50% de acierto mantuvieron siempre a los Rockets en el partido. Un parcial de 10-2 cerca del final del primer cuarto acercó definitivamente a los locales en el marcador, sobre todo gracias a los rebotes ofensivos de Capela. El africano fue el protagonista de una de las mejores jugadas de la serie, un tapón a dos manos a un mate de Iguodala.

El segundo cuarto comenzó con Eric Gordon dirigiendo a los suyos en ausencia de Harden. Un par de buenas circulaciones de balón, un robo terminado en dos puntos al contraataque y un triple desde su casa le dieron a su equipo una ventaja de 9 puntos en los primeros 4 minutos. Sin embargo, Draymond Green fue el acompañante ideal para Kevin Durant en el otro lado. La gran movilidad sin balón que caracteriza a los Warriors propició varias situaciones de corte hacia canasta sin oposición, y Green es una pieza fundamental en ese tipo de acciones, ya sea como asistente o como ejecutor. A pesar de todo, el ingreso de Harden en pista neutralizó ese empujón de los visitantes y el partido llegó al descanso con un 58-49 en el marcador para los Houston Rockets.

En la segunda mitad siguió el show de Harden y Durant. En Oklahoma se estarán tirando de los pelos. Por su parte, Green continuó siendo capital para Golden State por sus movimientos sin balón y su visión de juego. Pese a su discreto partido, Curry y Thompson ayudaron en este tercer cuarto a que los locales no se alejasen demasiado. Dos triples consecutivos de Shumpert dieron una ventaja de 10 a los Rockets, que terminó siendo de 7 al final del período. Un Chris Paul regular en el plano anotador dirigió bien los ataques de su equipo y se fue hasta las 7 asistencias.

Durant (46 puntos) estuvo imparable durante todo el encuentro. Ni Capela suponía una amenaza a la hora de puntear sus tiros. Él solo asumió todo el peso ofensivo de su equipo en el último período y comenzó anotando todos sus tiros para remontar los 7 puntos que los Warriors tenían de desventaja. Pero Harden, Gordon y un luchador PJ Tucker en la pintura (12 rebotes, 5 ofensivos) no se pusieron nerviosos y fueron capaces de mantener a su equipo ligeramente por delante. Klay Thompson, a pesar de tirar un “air ball” y de no estar cuajando su mejor partido, no se desanimó y contribuyó con varias acciones muy buenas en los dos lados de la pista. De hecho, consiguió frenar la penetración de Chris Paul que les podía dar a los Rockets la victoria antes de la prórroga.

Ya en la prórroga, no hubo mucha historia. Harden estuvo perfecto, tanto en las penetraciones como en los tiros de tres, y Gordon fue su escudero como en el resto del partido. Lo más destacado fue, sin duda, el intento de mate fallado por Curry que los podía poner a 3 puntos a falta de 18 segundos para el final. Ahí se acabó el encuentro. Los Rockets se vuelven a meter así en la serie y tendrán la oportunidad de empatar en casa. Lo que está claro es que si quieren tener alguna posibilidad de colarse en las finales de Conferencia dependen de la inspiración de Harden, la superioridad en la pintura de Capela y la efectividad de Gordon. Todo les tiene que salir perfecto de ahora en adelante para poder pasar por encima de los Warriors, que cuentan además con un Kevin Durant que está demostrando ser el anotador definitivo.

Con la tecnología de Blogger.