Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Toronto asalta el Oracle y consigue dos puntos de partido (105-92)

Kawhi Leonard e  Ibaka pasaron por encima de unos Warriors muy mermados sin Kevin Durant

Foto: Toronto Raptors


A estas alturas de las Finales, el debate sobre si la presencia de Kevin Durant beneficia o perjudica a los Warriors debería estar totalmente cerrado. Sin el ex de Oklahoma, Golden State pierde mucho caudal ofensivo y eso se está viendo reflejado en los marcadores. Y si Curry no está a un nivel estratosférico, las esperanzas se reducen todavía más. Por si fuera poco, en frente está, si Durant no vuelve para remediarlo, el MVP de las Finales: Kawhi Leonard. Sus 36 puntos, 12 rebotes y 4 robos, con un 50% en tiros de campo y un 55% en triples, fueron más que suficiente para liderar a su equipo -como lleva haciendo durante toda la temporada y, sobre todo, durante los Playoffs- en un nuevo asalto al Oracle.

Recuperados Klay Thompson y Kevon Looney para este cuarto partido de la serie, los dos fueron muy importantes en su equipo. Los inicios de partido fueron durante los encuentros anteriores dominados por los Raptors, que sabían que necesitaban esa intensidad desde el principio para poder derrotar a los vigentes campeones. Sin embargo, en este cuarto enfrentamiento fueron los locales los que imprimieron un ritmo mayor al juego, con movimientos muy rápidos y numerosos intercambios de posición en ataque. Orquestados por los “Splash Brothers”, con la ayuda de un acertado Kevon Looney, los Warriors se fueron al final del primer cuarto con una ventaja de 8 puntos, que si no fue mayor fue gracias a Kawhi Leonard, desatado en el aspecto anotador.

Ya en el segundo cuarto, Golden State seguía circulando el balón rápidamente y con mucho criterio y manteniendo de esta forma la ventaja. Fueron Siakam (19 puntos) e Ibaka (20 puntos desde el banquillo) los que lideraron a los Raptors en el segundo cuarto, dominando el rebote y anotando en la pintura. Thompson estuvo muy acertado en este segundo período y fue el faro al que los de Oakland se agarraron para seguir por delante.

La segunda mitad empezó con dos triples seguidos de Kawhi Leonard que sirvieron para poner a los canadienses por delante. Las 10 pérdidas de los locales por las 4 de los visitantes a esas alturas fueron clave para el devenir del encuentro. Toronto sabe desde el inicio de las Finales que no se puede permitir perder muchos balones, porque sus rivales son mortales a campo abierto. Draymond Green -que sumó 12 asistencias, el que más del encuentro- dirigió el juego de los suyos durante este tercer cuarto, habilitando a los tiradores, sobre todo a Thompson, que acabó el partido con un 61% en tiros de campo. No obstante, la zona fue dominada en todo momento por Ibaka y Siakam, inconmensurables en defensa y también en ataque, tanto que incluso desquiciaron a Green y lograron sacarle una técnica. Mientras tanto, Leonard seguía a lo suyo, anotando sin parar para poner a los Raptors 12 arriba al final del tercer cuarto.

El último período empezó con VanVleet en los vestuarios tras un duro codazo de Livingston. La paciencia de los Raptors en ataque, con Kawhi e Ibaka castigando en cada tiro, aumentó las prisas de los Warriors, que ya buscaban anotar cuanto antes y no perder el tiempo. Las prisas llevaron a Thompson, el mejor jugador de los suyos en este encuentro, a lanzar un “air ball” a pesar de estar en un 60% de acierto en triples. El estado anímico de ambos equipos era totalmente contrario a estas alturas del partido. Incluso Danny Green, que había fallado todos sus intentos desde el perímetro, anotó un triple importante a falta de 7 minutos para mantener la ventaja de los suyos en dobles dígitos. Doblar el marcaje de Leonard no sirvió para mucho teniendo en cuenta el momento de forma de Serge Ibaka y de Pascal Siakam y la rápida circulación de balón facilitada por Lowry -acabó con 7 asistencias-.

El resultado final fue de 105-92 para los Toronto Raptors, que están a un paso de la gloria. Ya hicieron historia metiéndose por primera vez en las Finales desde la creación de la franquicia hace algo más de veinte años, pero ahora solo necesitan una victoria en casa para ser campeones de la NBA. Kawhi Leonard, que ya tiene un anillo y un MVP de las Finales con los San Antonio Spurs, demostró que es capaz de liderar un proyecto siendo la estrella de los Raptors y el mejor jugador, con toda seguridad, de la postemporada. Los canadienses tienen ahora dos puntos de partido. Sin embargo, las declaraciones de Green después del partido todavía demuestran esperanza: “Ya estuvimos en el lado malo del 3-1 en contra. ¿Por qué no hacer nuestra propia historia?”. Si Kevin Durant regresa para el siguiente partido, todo es posible.

Con la tecnología de Blogger.