Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Real Madrid 2-0 FC Barcelona: Mariano y Vinicius devuelven el liderato al Madrid

Un mal segundo tiempo de los de Setién condena a un Barca que perdonó en la primera parte 

Foto: Real Madrid

LaLiga Santander-Jornada 26

Real Madrid2
Barcelona0
Ficha técnica
Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Valverde (Lucas Vázquez, 86'), Isco (Modric, 79'), Kroos, Vinícius; Benzema (Mariano, 90+1').

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Vidal (Braithwaite, 69'), Arthur (Rakitic, 81'), De Jong; Messi, Griezmann (Ansu Fati, 81').

Goles: 1-0 Vinícius (71'), 2-0 Mariano (90+2').

Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz (comité valenciano). Amonestó a Vinícius (10'), Carvajal (19'), Jordi Alba (19'), Messi (85').

Incidencias: Estadio Santiago Bernabéu (78.357 espectadores).
En el fútbol no puedes perdonar. Hay que aprovechar las ocasiones que tienes, porque sino finiquitas el partido cuanto antes, el rival se crece, y es cuando aparecen los problemas. Y ante un rival como el Real Madrid, perdonar es sinónimo de derrota. Esto es lo que le ha sucedido Barcelona en el Santiago Bernabéu. Tras realizar un gran primer tiempo, controlando el partido y teniendo varias ocasiones que el cuadro de Setién no supo aprovechar, el Barça se vio superado en la segunda parte por un Real Madrid que tiró de casta y corazón para meterse de lleno en la lucha por La Liga. Vinícius en primera instancia, criticado día si y día también por su falta de puntería, y Mariano, que llevaba toda la temporada en el ostracismo hasta el día de hoy, le dieron la victoria al conjunto blanco que vuelve a liderar el campeonato. 

El Barça saltaba al césped con Vidal en el once inicial, acompañando a De Jong, Arthur y Busquets en la medular. Umtiti hacia pareja con Piqué en el eje de la zaga, y Griezmann y Messi completaban la línea de ataque. Zidane, por su parte, le devolvió la titularidad a Kroos tras su suplencia ante el City. 

El primer tiempo fue un claro dominio azulgrana. Tras las primeras internadas del Real Madrid, los de Setién se hicieron con el control del partido. Semedo cortaba cualquier contrataque blanco, y el Barça empezaba a sentirse cómodo y a acercarse a la meta de Courtois. Messi tuvo una gran ocasión que el meta del Madrid desbarató, y pocos minutos después, Arthur se plantó en el área rival tras una conducción portentosa. Pero la portería se le hizo pequeña y Courtois desvió el balón a córner. 

Se gustaba el Barça, con combinaciones y ocasiones, dejando buenas sensaciones de cara a la segunda parte. Pero el paso por vestuarios le sentó bien al Madrid, que salió con una marcha más al rectángulo de juego. Isco se sacó una rosca de la manga que 9 de cada 10 veces hubiera ido directa a la escuadra. Pero el malagueño se encontró con Ter Stegen que sacó una mano prodigiosa. 

Daba la sensación que los de Setién se habían quedado en el vestuario. El Barça de la primera mitad parecía un equipo totalmente distinto. Piqué sostenía al equipo en defensa yendo al suelo, despejando por arriba, saliendo al corte en el momento adecuado y salvando goles en la línea. El Madrid se venía arriba y el gol local era cuestión de minutos. 

Setién dio entrada a Braithwaite para cambiar la dinámica culé, y el danés tuvo la oportunidad para amortizar su fichaje y callar a los críticos en apenas un minuto. Sentó a Marcelo, pero su disparo fue rechazado en Varane. Un minuto después, perdió la espalda a Vinicius y el brasileño puso el primer gol después de que el balón tocara en Piqué

El Barça se veía contra las cuerdas y se estiró en busca del empate. Messi pudo igualar la contienda, pero Marcelo le rebañó el balón en el momento exacto para evitar el tanto culé

En plena avalancha culé, Zidane daba entrada a Mariano. Sorprendía la convocatoria del delantero de Premià, ya que siempre era el primer descarte del técnico francés en todos los partidos. Saltó al campo con tres minutos por delante para demostrar que Zidane había estado equivocado todo este tiempo. En la primera pelota que tocó el delantero, dejó atrás a Umtiti y, tras llegar al área pequeña, resbaló con la fortuna de chutar y colar el esférico por el único hueco que había. El Madrid recupera el liderato, juntamente con un chute de confianza necesario para el momento más importante de la temporada. 

Con la tecnología de Blogger.