Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

El vendaval blanco destroza al FC Barcelona (62-100)

El Real Madrid derrotó al FC Barcelona, por 62-100, en un partido que los blancos rompieron en el tercer cuarto y en el que los culés apenas pusieron resistencia. Ahora el Real Madrid se enfrentará al Maccabi en la final del domingo para decidir quién es el nuevo rey del baloncesto europeo






El plato fuerte de este primer día de la Final Four estaba en el enfrentamiento entre el FC Barcelona y el Real Madrid. Un partido que se esperaba fuese muy igualado y que se decidiría en los últimos instantes. Los blaugranas llegaban con la moral alta tras la victoria del pasado sábado contra los blancos, su primer triunfo ante su eterno rival en esta temporada. Barcelonistas y madridistas se habían visto las caras en cuatro ocasiones en lo que llevamos de campaña, con una victoria para el Barça y tres para el Real Madrid. Para muchos, el favorito para llevarse el partido era el Madrid, pero en la Final Four todo puede ocurrir.

Euroliga

FC Barcelona62
Real Madrid100
Ficha técnica
FC Barcelona 62: Pullen (-); Dorsey (5); Sada (-); Huertas (7); Abrines (2); Navarro (3); Papanikolaou (6); Oleson (8); Lorbek (8); Lampe (-); Nachbar (7) y Tomic (16).

Real Madrid 100: Fernández (12); Reyes (11); Díez (-); Mirotic (19); Rodríguez (21); Carroll (7); Darden (6); Llull (11); Bourousis (7); Slaughter (4) y Mejri (2).

Incidencias: Mediolanun Forum, Milán. 11.843 espectadores.
Los de Xavi Pascual salieron con la lección aprendida, intensos en defensa y con un ritmo lento de juego para frenar los ataques rápidos de los blancos. Tomic y Lorbek dominaban la pintura en los primeros minutos del choque, ante un Madrid en el que solo Rudy parecía estar centrado en el encuentro. La entrada de Sergio Rodríguez y de Slaughter le dio más intensidad al conjunto blanco, que empezó a desarrollar su juego y a controlar los rebotes. Al final del primer cuarto se llegó con empate en el marcador, 20-20.

En el inicio del segundo periodo los de Laso comenzaron a marcar diferencias, siempre bajo la batuta del Chacho. El canario dio todo un recital de cómo se dirige un partido y le dio más mordiente a su equipo. Mirotic, que iba entrando poco a poco en el partido, y Rudy, seguían llevando la voz cantante del Madrid en el aspecto anotador. El capitán de los blancos, Felipe Reyes fue pieza clave en este segundo cuarto, aportando rebotes y anotando varias canastas importantes para su equipo. Los fallos desde la línea de personal condenaron al Barça, que poco a poco fue viendo como el Madrid imponía su juego. Los de Laso llegaron con ventaja al descanso, 37-45, una renta escasa según lo que se estaba viendo en el parquet.

Tras la reanudación el vendaval ofensivo de los blancos comenzó a hacer mella en el bando blaugrana; dos triples de Rudy y Mirotic y la excelsa dirección del Chacho, le dieron al Madrid una ventaja que ya sería insalvable para los culés. Los de Laso se comenzaron a gustar, olieron sangre y se lanzaron a masacrar a su rival. Reyes, Llull y Carroll también se quisieron unir a la fiesta, ante un Barça que arrojó la toalla mediado el tercer cuarto y que no pudo contrarrestar el festival anotador de los blancos. El parcial de 11-28, favorable a los madridistas, del tercer cuarto lo dice todo. Un Madrid lanzado y un Barça que agonizaba y que no veía el momento de que acabase la pesadilla.

La afición blanca que se había desplazado a Milán disfrutaba con el juego de su equipo y coreaba cada jugada de ataque de sus ídolos. El Chacho fue de los jugadores más vitoreados, a gritos de “MVP, MVP” se retiró del choque para disfrutar de un más que merecido descanso. En los últimos minutos del encuentro el Madrid amplió aún más la diferencia, que llegó a rozar los 40 puntos de ventaja, y disfrutaba ante los oles de sus aficionados.

Como ocurrió en la pasada edición, el FC Barcelona vuelve a quedarse a mitad de camino de la gran final, y de nuevo ante su eterno rival, el Real Madrid. Un Madrid que tendrá que medirse al Maccabi de Tel Aviv, que derrotó al CSKA de Moscú en la otra semifinal, en la gran final del domingo, donde sabremos cuál es el nuevo dominador del baloncesto europeo y si los blancos son capaces de alzarse con su novena copa de Europa.

@Mieressanmartin


Con la tecnología de Blogger.