Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Tyrese Rice lleva al Maccabi a la gloria (86-98)

El Maccabi Tel Aviv se ha alzado con su sexta Euroliga tras ganar, en la prórroga, al Real Madrid, 86-98. El base Tyrese Rice se hizo con el premio a MVP del partido. La novena copa de Europa tendrá que esperar para los blancos




Euroliga

Real Madrid86
Maccabi98
Ficha técnica
Real Madrid 86: Llull (-); Carroll (5); Darden (7); Reyes (12); Mirotic (12); Rodríguez (21); Fernández (15); Díez (-); Bourousis (12); Slaughter (2) y Mejri (-).

Maccabi Tel Aviv 98: Ohayon (4); Rice (26); Blu (14); Ingles (-); Tyus (12); Smith (15); Hickman (18); Pnini (-); Landesberg (-); Schortsianitis (9); Zizic (-) y Altit (-).

Incidencias: Mediolanun Forum, Milán. 11.843 espectadores.
Después de más de siete meses de competición la Euroliga llegaba a su fin. Real Madrid y Maccabi Tel Aviv eran los encargados de poner el broche final. Los blancos en busca de su novena copa de Europa, competición que no ganan desde la temporada 1994-95, y los israelís, que llegaban como el tapado a la Final Four, a la búsqueda de una copa que hacía nueve años que no conseguían.

El Maccabi ya comenzó con un tanto a favor, la afición. Más de nueve mil israelís ocuparon el Mediolanun Forum de Milán para alentar a su equipo. Una afición que animó sin descanso durante todo el partido y que llevó a sus jugadores en volandas. El Madrid no salió muy enchufado al choque, con varios errores en ataque y poca concentración en defensa que hicieron que los “amarillos” se escaparan ligeramente en el marcador. La entrada del Chacho le dio más intensidad a los blancos que rápido reaccionaron y se volvieron a poner por delante.

En el segundo cuarto los de Laso fueron, poco a poco, encontrado su juego, donde Chacho, Rudy y Felipe Reyes llevaron la voz cantante en ataque. El parcial de 19-2, favorable a los blancos, que se llegaron a poner con once puntos de ventaja, 33-22, no desarboló al Maccabi, que a base de entrega y defensa volvieron a acercarse en el marcador y llegaron al descanso vivos, 35-33.

Tras la reanudación los israelís salieron igual que como acabaron el segundo cuarto, con entrega, lucha y una gran defensa lograron maniatar al mejor equipo de Europa en la actualidad. En los blancos, el Chacho se echó el equipo a la espalda, ante el flojo partido de Llull y Rydy, que jugó con un dedo roto. Este tercer asalto transcurrió sin muchas novedades, con el Maccabi dominando el rebote y anotando con un cien por cien de acierto desde la línea de tiros libres. Todo quedaba para el último cuarto, ambos equipos se jugarían su temporada europea en los diez minutos finales, a los que llegaba el Madrid con dos puntos de ventaja, 55-53.

Desde los primeros compases de este último acto se vio que el Maccabi llegaba más fresco y con la ideas más claras a este final del partido. Tan solo la magia del MVP de la competición, Sergio Rodríguez, mantenía al Madrid en el partido. En los “amarillos”, Rice lideraba las operaciones ofensivas y la defensa cumplía con las órdenes de Blatt, intensos y rápidos, con continuos cambios en la marca. Los blancos vieron el partido cuesta arriba, 69-73 a falta de 58 segundos, pero los tiros libres anotados por Mirotic y Bourousis y la gran defensa blanca, mandaban el partido a la prórroga. Rice tuvo la oportunidad de dar la victoria a los suyos a tan solo tres segundos del final, pero su tiro no entró. Habría cinco minutos más de juego. Cinco minutos más de espectáculo y buen baloncesto.

Ya en la prórroga los de Laso no dieron ninguna sensación de que podían ganar el partido y, unido al gran acierto de Rice, acabaron de poner el choque del lado israelí. Los blancos vivían de los tiros libres, ya que la defensa de Blatt les impedía anotar canastas fáciles, mientras que el Maccabi conseguía tener un juego fluido en ataque. A falta de dos minutos para el final, con 79-85 en el marcador, favorable a los de Tel Aviv, el Madrid se dio cuenta de que la final estaba perdida y bajó, aún más, la intensidad defensiva. Un gran Maccabi, liderado por Rice y dirigido magistralmente desde el banquillo por David Blatt, se alzaba con su sexta copa de Europa.

Un final muy cruel para los de Pablo Laso, un equipo que enamoró a Europa con su juego durante toda la temporada y que puso el peor broche final a su campaña europea. Por segundo año consecutivo, los blancos se iban de la Final Four de la Euroliga con las manos vacías. El proyecto madridista sigue buscando la guinda de la copa de Europa, guinda que no acaba de llegar por más que la buscan y la merezcan. Quizás en el año 2015, con la Final Four celebrándose en Madrid, puede ser al año en el que los blancos logren la ansiada novena copa de Europa.


Con la tecnología de Blogger.