Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Paul, hace de ángel y de demonio en el duelo entre Clippers y Memphis (90-87)

El base del conjunto angelino, fue el mejor de su equipo y ejerció como líder hasta la última jugada del partido, perdiendo el balón que se convirtió en la jugada de la victoria para los visitantes


NBA

Grizzlies90
Clippers87
Ficha técnica
Memphis Grizzlies (21+17+28+24): Conley (14), Lee (9), Green (16), Randolph (7), Gasol (18) -cinco inicial-, Koufos (4), Allen (10), Udrih (4), Leuer (4) y Calathes (4).

Los Angeles Clippers (22+22+24+19): Paul (30), Redick (8), Barnes (8), Hawes (9), Jordan (9) -cinco inicial-, Crawford (15), Davis (4), Rivers (-) y Turkoglu (4).

Árbitros: Richardson, Lindsay y Mauer. Sin eliminados.

Incidencias: Partido de temporada regular disputado en el Staples Center, de Los Ángeles, ante 19.161 espectadores. Lleno.
En un momento de la temporada en el que cada enfrentamiento entre los equipos que encabezan la clasificación de sus respectivas divisiones se convierte en un partido de postemporada, cada fallo empieza a contar. Eso sucedió anoche en el Staples Center de Los Ángeles. Todo se puede resumir en la jugada final. Pérdida de balón de Grizzlies y recuperación para Clippers. Paul sube el balón y al apoyarse en el jugador rival, lo pierde, recuperación de Conley y falta. Dos tiros libres que decidieron el encuentro a favor de los visitantes.

Es injusto, pero así es el baloncesto. Puedes haber sido el santo y seña de tu conjunto durante todo el partido y convertirte en el enemigo número uno con sólo un fallo; ¡pero qué fallo! Hasta esa fatídica jugada, Paul llevaba 30 puntos y 10 asistencias, casi nada. Y eso que en los últimos dos minutos, tuvieron que remontar 8 puntos de desventaja para tener esa última canasta ganadora. Asumió el rol de líder con la baja de Griffin pero no fue suficiente. Este partido debe contarse como uno más, un tropiezo que no debe sentirse como una gran derrota, pues todo se decidió al final por ese error.

De parte del equipo de Memphis, es otra cosa. Sin duda, han dejado de ser un equipo asentado en PO pero sin continuidad a tener unas claras opciones de ser campeones este año. Ante la falta de un gran jugador referente que destaque entre los demás al más puro estilo Cavaliers, Thunders, Wizards, etc… suplen esa carencia con la fuerza del bloque. Pero, ¡qué bloque! Basta con que uno no tenga un buen día, como Randolph (7 puntos), para que sus compañeros sigan en pie de guerra y suplan esa falta. Gasol es el líder de un equipo que juega como uno solo y con la seguridad de que cada balón y cada partido son el último. Ahí casa nada. Sin duda, son el digno ejemplo de lo que debe ser un equipo por encima de las individualidades. Lucha, sacrificio, seriedad y valor.


@AntonioPueyo


Con la tecnología de Blogger.