Alavs Athletic Atltico Alavs Betis Celta Eibar Espanyol Getafe Granada Leganés Levante Mallorca Osasuna Real Madrid Real Sociedad Sevilla FC Valencia Real Valladolid Villarreal

Sabadell 2-2 Osasuna: Osasuna nunca se rinde

Salvación in extremis del equipo navarro gracias a un gol apoteósico de Javier Flaño en el descuento que pasará a la historia de Osasuna

La plantilla posa con camisetas en las que se leía ‘Gracias afición’, junto al exrojillo Walter Pandiani

Liga Adelante-J42

CESabadell2
CA Osasuna2
Ficha técnica
Sabadell: De Navas; Cristian, Carlos Hernández, Kiko Olivas (Kiko Olivas, m.42), Clerc; Yeray; Pol Roigé (Marcos García, m.80), Collantes, Eguaras (Longás, 70'), Gato; y Aníbal.

Osasuna: Riesgo; Miguel Flaño, David García, Vujadinovic (Cedrick, m.19); Echaide (Merino, m.55), Raoul Loé, Javier Flaño; Sisi, Roberto Torres (Álex Berenguer, m.73), Merino; y Nino.

Goles:
1-0, 5': Collantes, 2-0, 16': Aníbal, 2-1, 76': David García, 2-2, 91': Javier Flaño.

Árbitro:
Eiriz Mata (Colegio gallego). Amonestó a los locales Pol Roigé (m.36) y Longás (m.70), y a los visitantes Nino (m.48), Roberto Torres (m.48), Cedrick (m.100) y Riesgo (m.101). Expulsó por doble amonestación a Aníbal (m.77 y m.85).

Incidencias:
Partido de la 42ª jornada de Liga de Segunda División disputado en el estadio de la Nova Creu Alta ante 4.490 espectadores.
Osasuna no se rinde. Jamás. No lo ha hecho nunca en toda su historia y tampoco lo hizo en el partido más importante de los últimos años. El equipo de Pamplona se jugaba en la Nova Creu Alta ni más ni menos que la permanencia en la Liga Adelante, y lo hacía con el apoyo de más de 2.500 aficionados de Osasuna que llenaron el fondo sur del estadio y que animaron al equipo durante todo el partido. Una vez más, la grada no falló y logró que Osasuna se sintiese como en El Sadar. 

Sin embargo, lejos de lo que uno podía esperar en un principio, el equipo de Pamplona no empezó con buen pie el partido. Cuando tan sólo se habían cumplido cinco minutos de partido, el Sabadell aprovechó un desbarajuste defensivo, propio de un equipo de alevines e impropio de un equipo que se está jugando la permanencia, para marcar el primer gol del partido. Collantes recogió un buen balón dentro del área y definió por la izquierda de Riesgo. El equipo de Martín, que ha obrado el milagro por segunda vez en su carrera rescatando a Osasuna en la recta final de un descenso inminente, salió con poca tensión, algo que desconcertó a todos los allí presentes. La situación empeoró cuando uno de los héroes de Osasuna esta temporada, el serbio Vujadinovic cayó lesionado y tuvo que abandonar el terreno de juego con dos costillas rotas. Cuando nada podía ir peor, el equipo navarro encajó el segundo tanto, obra de Aníbal, que acabaría el partido expulsado por doble amarilla en el 85’. El segundo gol fue un auténtico mazazo, pero los rojillos no bajaron los brazos y, arropados por una afición que este año se ha sacado un máster en paciencia, gozaron de grandes ocasiones que no consiguieron transformar puesto que David de Navas, el hombre más destacado de la primera parte, protagonizó numerosas intervenciones de mérito. La peor de las pesadillas se confirmaba, el Racing marcaba y Osasuna era equipo de Segunda División B. 

No era el día de Osasuna. Desorganizados en defensa, con un medio del campo desparecido y sin acierto en ataque, las caras largas de desánimo e impotencia en el intermedio con el 2-0 en el electrónico reflejaban el estado de ánimo de un Osasuna moribundo. En la segunda parte, los rojillos siguieron intentando meterse en el partido, pero la falta de acierto siguió siendo la nota dominante. Mikel Merino tuvo la primera gran ocasión, pero de nuevo De Navas evitó el primer gol del equipo navarro.

El Osasuna nunca se rinde sonaba con fuerza y por fin la fortuna sonrió a Osasuna por primera vez en toda la tarde. David García, a falta de 15 minutos para el final, anotaba con la cabeza el gol de la esperanza, el ansiado gol que ponía la salvación a un solo tanto de distancia. Con el gol de David García, los aficionados rojillos empezaron a despertar de una pesadilla escalofriante.

Osasuna se volcó en busca del segundo gol y el Sabadell, al contragolpe, pudo matar el sueño rojillo en varias ocasiones. Asier Riesgo con la ayuda milagrosa de San Fermín, invocado por todos los seguidores rojillos, realizó dos paradas espectaculares que mantenían viva la esperanza.

En el descuento, Javier Flaño y todos los seguidores rojillos remataron con el alma un centro de Álex Berenguer para poner el empate y conseguir la permanencia en la categoría de plata del fútbol español. El milagro se había producido. El gol de Javier Flaño desató la euforia más absoluta en la grada rojilla y una parte de los aficionados del club navarro saltó al campo, lo que obligó al árbitro del encuentro a detenerlo durante varios minutos.

El milagro se había hecho realidad y Osasuna, gracias al gol in extremis de Javier Flaño, conseguía la permanencia en la Liga Adelante en detrimento del Racing de Santander, que perdía la categoría. El Sabadell cierra una etapa de cuatro años en Segunda División y el año que viene intentará de nuevo el ascenso. Dicen que Osasuna nunca se rinde, hoy, cuando todo estaba perdido, tampoco se rindió.



 
Con la tecnología de Blogger.